02 dic 2020

Ir a contenido

El drama de las residencias de ancianos

La Generalitat evita el Ejército para desinfectar residencias

El Govern desatiende la petición de dos centros de Torroella, pero se apresura a encontrar una solución al conocer que querían pedir ayuda en la UME

Una empresa «civil» desinfecta el geriátrico de Olot cuando el Ejército ya se preparaba para intervenir en la limpieza

Albert Soler

La Unidad Militar de Emergencias (UME) en Mataró.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) en Mataró. / AYUNTAMIENTO DE MATARÓ

No parece que guste mucho, ni en la Generalitat ni en los ayuntamientos de su mismo color político, que el Ejército lleve a cabo tareas de desinfección en residencias geriátricas catalanas. Según ha podido saber Diari de Girona, en las últimas horas la Generalitat se ha apresurado a enviar efectivos a desinfectar residencias en Olot y en Torroella de Montgrí, justo después de saber que se habían iniciado contactos con los efectivos militares.

Se diría que la «amenaza» de la presencia militar sirve como mínimo para meter prisa al Govern, que si ya está siendo cada vez más criticado por su gestión del coronavirus en residencias de abuelos, quiere evitar en todo el posible las imágenes de soldados del Ejército español teniéndose que hacer cargo de la situación.

En Torroella de Montgrí, los responsables de la fundación Hospital-Asil de pobres y enfermos, que gestiona dos geriátricos de los tres que hay en la población, estaban preocupados. No es que la situación fuera grave, a día de ayer tenían solo un residente diagnosticado con coronavirus, pero por prevención querían que la Generalitat desinfectara el interior de los dos geriátricos. De la parte exterior -jardines, etc.- se hace cargo el mismo Ayuntamiento.

Según ha podido saber Diari de Girona, después de varios intentos, los responsables de la Generalitat no daban respuesta, por lo que se dirigieron al Ayuntamiento para que hiciera llegar una petición al Ejército, y que enviara la Unidad Militar de Emergencias (UME). Los responsables municipales así lo hicieron, obteniendo inmediata respuesta de la Subdelegación del Gobierno. Tal era el grado de necesidad de las residencias, que mientras tanto también utilizaron algún contacto privado para hacer llegar la petición a la base militar de Sant Climent Sescebes.

En los pueblos pequeños todo se sabe y al cabo de pocas horas las redes sociales sacaban fuego ante la posibilidad que el Ejército fuera a los geriátricos de Torroella a sacar las castañas del fuego a la Generalitat, con un encendido debate entre los favorables y los detractores. Inmediatamente después, la Generalitat -ahora sí- dio señales de vida y ayer [por el martes] mismo envió una empresa de desinfección. En el pueblo se da por hecho que tanta diligencia repentina solo tenía como objetivo evitar que el Ejército les pasara una vez más por delante.

Algo parecido pasó en Olot, a pesar de que la situación a la residencia de Santa Maria del Tura es mucho más grave, con al menos 17 personas muertas a causa de la pandemia. La semana pasada Diari de Girona explicaba que los mismos trabajadores del centro habían hecho llegar una petición a la Subdelegación del Gobierno para que enviara a la UME a desinfectar las instalaciones, cosa que finalmente no se llevó a cabo. Según algunas informaciones, efectivos del Ejército ya estaban preparados para presentarse el martes en Olot y desinfectar el geriátrico, pero a última hora realizó el trabajo una empresa privada contratada por el Ayuntamiento, de JxCat.

Una vez más se pudieron evitar en el último momento las imágenes de los soldados de la UME trabajando en las residencias de ancianos, competencia del Gobierno catalán.