Ir a contenido

La pobreza energética en Badalona sigue igual

Elisenda Colell

Un miembro del equipo de investigación de bomberos examinan el edificio del barrio de Sant Roc de Badalona donde el día 5 se produjo un incendio con tres personas muertas.

Un miembro del equipo de investigación de bomberos examinan el edificio del barrio de Sant Roc de Badalona donde el día 5 se produjo un incendio con tres personas muertas. / Ferran Nadeu

Badalona sigue igual. Porque nada ha cambiado. El 5 de enero de 2019 una familia pobre, muy pobre, provocó un incendio que se llevó la vida de tres personas e hirió a treinta más. Habían ocupado un piso, porque no tenian dinero para pagar un alquiler a precio de mercado, y las administraciones, conocedoras de su pobreza, no tenían donde reubicarles. Para tener luz y calefacción se pincharon al corriente, y una chispa causó la debacle. 

Hoy Agustín, un vecino del barrio de Sant Roc de 82 años, muestra a El Periódico algo que a él le preocupa. Es el cuarto de contadores de su bloque. Dos contadores estan empalmados de forma ilegal, "son ocupas y están pinchados", detalla el octogenario. Los cables están repelados y unidos con una pinza de madera, de esas de tender la ropa. Un tercer contador tiene otro empalme. "Almenos este está mejor hecho". Y en cuatro más una etiqueta de Endesa sustituye los contadores. "Se ha detectado una manipulación de la instalación eléctrica", se lee. 

Nada ha cambiado. Los ocupas se pinchan, y las eléctricas cortan todos los suministros fraudulentos para evitar males mayores. "Podemos hacer de nuevo el contador y el boletín si la familia es priopietaria o arrendataria, pero para los ocupas no hay solución aún", señala Manel Rivero,  fundador de la empresa de energías renovables y de eficiencia energética Intiam Ruai, que asesora algunos ayuntamientos en materia de pobreza energética. También ofrece inspecciones de eficiencia a los hogares de servicios sociales. "Cada día veo pinchazos, y no podemos hacer nada más que esperar que no pase nada". 

Solo Sant Andrà del Besós ha logrado dar algun paso, según detallan fuentes municipales. Los bloques Venus y Saturn del barrio de La Mina han conseguido regularizar algunos ocupas vulnerables, después de varios ultimátums de la companía de cortar la toma de corriente tras los numerosos pinchazos que dejaban sin luz a todo el vecindario por la sobrecarga de la red. Y en Badalona miran con detenimiento el caso de Terrassa, aunque los encuentros con la empresa de momento no han prosperado demasiado.

Agustín tiene miedo de volver a ser una víctima colateral del sistema. Las entidades sociales piden a las eléctricas que hagan como las empresas suminstradoras de agua. Que faciliten contadores sociales hasta que la administración pueda garantizar una vivienda social a todas las familias vulnerables que tratan de sobrevivir.