26 oct 2020

Ir a contenido

Siniestro con 13 estudiantes muertos

El conductor del autocar de Freginals estaba cansado, pero no cometió ningún delito

El juzgado de Amposta archiva por tercera vez la causa por el accidente en el que fallecieron 13 estudiantes

El juez sostiene que el siniestro se produjo a causa del cansancio del investigado, pero no a por una imprudencia

J. G. Albalat

Autocar accidentado en Freginals, en marzo del 2016.

Autocar accidentado en Freginals, en marzo del 2016. / EFE / JAUME SELLART

El juzgado de Amposta que investigaba el accidente de un autocar en Freginals (Montsià, Tarragona), ocurrido el 20 de marzo del 2016 en la AP-7 y en el que fallecieron 13 estudiantes de Erasmus, no ha hallado pruebas que permitan demostrar que el conductor de este vehículo, S. R. J.,  cometiera un delito de homicidio imprudente. La jueza Gloria Granell atribuye el siniestro al "cansancio" del imputado, tal y como apuntaron en su día los Mossos, por lo que ha archivado por tercera vez el proceso judicial.  

El auto detalla que el conductor del autocar conducía a la velocidad máxima permitida (100 kilómetros por hora), lo hacía sin la influencia de bebidas alcohólicas y no se distrajo en al no haber utilizado los teléfonos móviles de que disponía. La resolución puntualiza que "la causa del accidente ya vino determinada por el informe pericial suscrito por Mossos d'Esquadra, del que se desprende que fue el cansancio del investigado. Si bien, el día de los hechos se respetaron los tiempos de conducción y de descanso diario que se establece normativamente". La policía de la Generalitat determinó en su día que la causa del accidente fue el "sueño" y el "cansancio", según el atestado al que tuvo acceso EL PERIÓDICO.

Desviaciones en la trayectoria

El cansancio se acredita, precisa la jueza de Amposta, por "las desviaciones de trayectoria del autobus" a tan solo 300 metros del lugar donde se produjo el accidente, de tal manera que "no puede atribuirse a la conducta del investigado una gravedad de tal entidad como la que se exige por el Código Penal", sin perjuicio de las responsabilidades civiles en que hubierse incurrido". La investigación también ha descartado errores en la electrónica de control del sistema de frenos o del motor.

El accidente ocurrió a las 5.51 horas de ese 20 de marzo, cuando el autocar viajaba por la AP-7 sentido La Junquera. En el kilómetro 333,2, a la altura de Freginals, se salió de la vía. Primero por el margen derecho y después por el izquierdo, invadiendo la mediana que separa ambos sentidos de la circulación y volcando en el carril contrario. El autobús, finalmente, chocó con un turismo que circulaba en dirección Alicante.

Temas Catalunya