INFORME DE LOS MOSSOS SOBRE EL SINIESRO DE FREGINALS

El "sueño" del conductor provocó el accidente de la AP-7 en que murieron 13 estudiantes

El atestado recoge la declaración de un testigo que afirmó que vio como el conductor "bajaba la cabeza y se dormía"

La policía autonómica ha detectado disminuciones injustificadas de velocidad del autocar antes de la tragedia

Estado en que quedó el autocar accidentado en la AP-7, a la altura de Freginals.

Estado en que quedó el autocar accidentado en la AP-7, a la altura de Freginals. / JOAN REVILLAS

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Los Mossos d'Esquadra han concluido que la causa directa del accidente de autocar ocurrido en la madrugada del 20 de marzo del 2016 en la autopista AP-7, a la altura del término municipal de Freginals (Montsià, Tarragona), en el que fallecieron 13 estudiantes universitarias extrajeras de Erasmus y una cuarentena más resultaron heridas, fue el “sueño” y “cansancio” que padeció el conductor del vehículo, Santiago R. J., según el atestado policial al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. La policía ha elaborado el informe tras analizar el autocar, la vía por la que circulaba y la velocidad del vehículo. El juzgado de Amposta ha requerido a la Inspección de Trabajo que investigue las condiciones laborales del chófer y si se había respetado los periodos de descanso.

Los Mossos llegan a la conclusión de que la causa directa del accidente es el sueño y el cansancio del conductor, que todavía se está recuperando de las heridas y no se encuentra  en condiciones de declarar, a raíz de las manifestaciones de testigos y las "anormales" y no justificadas desaceleraciones del autocar durante el trayecto de Valencia, donde los estudiantes se habían trasladado para disfrutar de Las Fallas, a Barcelona. El autocar inició el viaje de vuelta a la capital catalana a las 4.03 horas y el accidente se produjo a las 5.51 horas.

REDUCCIONES Y ACELERACIONES  

En el minuto anterior al accidente, por ejemplo, el autocar pasó de una velocidad de 100 a 74 kilómetros por hora, para volver después a los 100, sin que hubieras causas en el tráfico o en la vía que lo justificara, según la policía autonómica. Del análisis del tacógrafo del vehículo siniestrado se desprende que hubo "variaciones en la velocidad significativas" desde el tramo comprendido entre el peaje de Sagunto y el lugar del accidente. En concreto, se han detectado 77 desaceleraciones superiores o igual a dos kilómetro por hora.

Los Mossos han comparado el comportamiento del vehículo accidentado con otros dos autobuses que componían el convoy de estudiantes y aseguran que estas desaceleraciones son "anómalas en cuanto a la falta de linealidad en la conducción". Diez minutos antes del siniestro se observan de forma más clara estas variaciones "relevantes" de velocidad, cuando el sistema automático de control se desactiva para actuar sobre el sistema de frenada o embrague. "Es como si el conductor hubiera ido dando cabezaditas porque se dormía", explicaron fuentes conocedoras de las pesquisas.

LAS EXPLICACIONES DE LOS TESTIGOS

El atestado también recoge la declaración de varios testigos que apuntan al cansancio del conductor y su estado de somnolencia durante el viaje. Una mujer relató que el autocar se movía "de manera suave" de derecha a izquierda en el carril de circulación y que, en más de una ocasión, sintió el ruido de las ruedas del vehículo por encima de la línea que marca el margen de la calzada. Otra pasajera explicó también esos vaivenes del vehículo de un lado al otro del carril, mientras que otro viajero relató que vio como el conductor del autocar de repente "bajaba la cabeza y se dormía".

El atestado policial detalla que primero el autocar se salió de la autopista por el lado derecho de forma suave, recorrió unos metros, e hizo un cambio de dirección hacia la izquierda para volver a la calzada por donde circulaba. Cuando ya se encontraba de nuevo en su carril y dado que el vehículo se dirigía a la medianera, el conductor realizó "una maniobra evasiva compleja de frenada de emergencia y de cambio de dirección a la derecha".

Noticias relacionadas

El chófer no pudo evitar salirse por segunda vez de la autopista y cruzar la medianera que separara de los dos sentidos de la circulación, chocando con todo lo que se encontraba por el camino. Como consecuencia de esta dinámica, el autocar volcó por el lateral izquierdo y se colocó en la calzada en sentido Alicante, recibiendo el impacto de un coche en la parte posterior del techo.

El atestado pone de relieve que el accidente se localiza en un tramo de vía caracterizado por un trazado con curva de un radio muy amplio hacia la derecha, en sentido a La Jonquera, "con visibilidad buena" y sin obstáculos. La calzada, agregan, está en buen estado de conservación y "limpia".

"Vaya semana que llevó"