Ir a contenido

DÍA MUNDIAL

La supervivencia en cáncer de mama aumenta un 1,4% cada año

Esta enfermedad afecta a una de cada ocho mujeres y es la principal causa de mortalidad en el colectivo

Sin embargo, el 86% de las enfermas sobreviven y los tratamientos son cada vez más específicos

Beatriz Pérez

Varios miles de personas en la carrera solidaria anual contra el cáncer de mama, el año pasado en Bilbao.

Varios miles de personas en la carrera solidaria anual contra el cáncer de mama, el año pasado en Bilbao. / JAVIER ZORRILLA (EFE)

Una de cada ocho españolas padecerán un cáncer de mama en algún momento de su vida. En Catalunya se diagnostican al año más de 4.000 casos nuevos y en España, más de 63.000. Este viernes 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, el tumor más frecuente en la mujer y, también, la primera causa de mortalidad en este colectivo. Bajo el lema 'Contigo, damos la cara', la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha puesto en marcha su campaña de prevención y captación de fondos para la investigación y ayudas a enfermos.

En Catalunya mueren cada año unas mil mujeres por esta dolencia. Pero el 86% de las pacientes viven más allá de los cinco años y la supervivencia aumenta un 1,4% anualmente, según la AECC. Son porcentajes que invitan al optimismo: el promedio de supervivencia a cinco años del cáncer en general es de un 56%. "La incidencia de los nuevos casos de cáncer de mama permanece estabilizada desde 1994. La mortalidad disminuye cada año un 2,6%. Esto es debido al cribaje, a las mejoras en el diagnóstico y a los nuevos tratamientos", explica Aleix Prat, jefe de Oncología del Hospital Clínic de Barcelona y vocal del Consell Provincial de la AECC. El médico no descarta que los casos de cáncer de mama aumenten en un futuro porque la gente vive más tiempo, envejece y, por tanto, tiene más posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama fue el primero en ser subclasificado biológicamente, lo que permite aplicar a la enferma una medicina mucho más personalizada y de precisión. Actualmente se están subclasificando también otros cánceres, como el de pulmón. Pero el de mama es, sin duda, uno de los que cuentan con una subclasificación biológica más avanzada. Así, existen cuatro tipos de cáncer de mama. En primer lugar los hormonosensibles o luminales (también llamados hormonodependientes), que son aquellos que dependen de las hormonas, especialmente de los estrógenos y que suponen el 70% de los cánceres de mama. Existen dos subtipos en los hormonosensibles: los de tipo A (con mejor pronóstico, pero poco sensibles a la quimioterapia) y los de tipo B (con un pronóstico algo peor, pero sensibles a la quimio).

El cáncer de mama tiene una subclasificación biológica muy avanzada, lo cual permite una medicina personalizada y precisa

En tercer lugar están los tumores HER2 positivo, que suponen entre el 15% y el 20% del cáncer de mama. Son aquellos que tienen la proteína HER2 muy elevada. Actualmente existen fármacos dirigidos específicamente contra esta proteína. Y, por último, está el tumor triple negativo, que no encaja en ninguna de las anteriores clasificaciones y que también representa un 15% del cáncer de mama. El triple negativo es un tumor muy agresivo que afecta sobre todo a mujeres jóvenes. De momento, no existen fármacos contra él, por lo que se combate solo con quimioterapia. Sin embargo, las recientes investigaciones apuntan a que la inmunoterapia podría ser efectiva en este tipo de cáncer de mama, como explica Joan Albanell, jefe de Oncología Médica del Hospital del Mar de Barcelona.

Avances en la investigación

Albanell destaca algunos de los recientes avances consolidados en la práctica clínica. "En los tumores hormonodependientes se ha comprobado que alargar la terapia hormonal de cinco a 10 años después de la operación reduce el número de recaídas en pacientes con mayor riesgo", asegura. "En mujeres jóvenes con más riesgo de recaída se ha demostrado también que es eficaz combinar las terapias hormonales con la supresión de la actividad ovárica", añade.

Albanell señala, además, la importancia del estudio 'Tailorx' en tumores hormonodependientes, que presenta un test genómico que permite seleccionar con una precisión sin precedentes a quién dar la quimioterapia tras la operación. "También hemos incorporado una nueva terapia: los inhibidores de ciclinas, que se suman a la eficacia de la terapia hormonal. Y en un futuro se podrá incorporar a la práctica clínica una terapia molecular dirigida contra una proteína llamada PI3K". 

Pronto se utilizará la biopsia líquida para analizar el ADN de la paciente y ver su carga tumoral

En los últimos años ha habido también avances importantes en el grupo de pacientes con tumores HER2 positivos, pues si hasta hace poco existían dos medicamentos que los atacaban, ahora hay cuatro fármacos que han supuesto nuevas mejoras. El doctor Prat, por su parte, señala que pronto llegará al cáncer de mama la biopsia líquida (la que se les hace a las embarazadas para saber el sexo del bebé), la cual permitirá analizar el ADN y ver la carga tumoral y qué tipo de mutaciones hay. "Esto nos permitirá monotorizar mejor a las pacientes".

Impacto psicológico

Entre un 20% y un 25% de las mujeres con cáncer de mama deben someterse a una mastectomía. A nivel psicológico, el diagnóstico se convierte en uno de los momentos de más angustia para una mujer porque, como advierte la AECC, a la gravedad de la enfermedad hay que sumarle el componente físico. El pecho tiene un factor emocional muy fuerte y juega un papel importante en la estética de la mujer.

A la hora de prevenir el cáncer, los médicos insisten en la importancia de llevar una vida saludable, realizar actividad física y consultar al médico en caso de que en la familia existan varios precedentes de cáncer de mama. Entre un 5% y un 10% de los cánceres de mama son hereditarios. Pero, aun así, advierten de que esta enfermedad aparece a veces sin que haya factores de riesgo.

Los expertos recuerdan la necesidad de realizar controles ginecológicos anuales, participar en los cribajes poblacionales (es decir, hacerse mamografías cada dos años a partir de los 50) y autopalparse regularmente los pechos "sin obsesionarse", puntualiza el doctor Prat.

Temas: Cáncer

0 Comentarios
cargando