Ir a contenido

El Defensor del Pueblo propone hacer seguimiento de las residencias de mayores para evitar casos de maltrato y tortura

EuropaPress

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha propuesto este martes en el Congreso realizar visitas de seguimiento a los centros de mayores para evitar situaciones que, a su juicio, "podrían considerarse maltrato o, incluso, tortura".

Durante su intervención en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las relaciones con el Defensor del Pueblo, Fernández Marugán ha mostrado su preocupación por la "situación de emergencia" que vive el país como consecuencia de "una sociedad envejecida" cuya situación "es, a veces, muy dificultosa".

"Estas personas sufren un deterioro físico y cognitivo y, cuando se produce esta decadencia, una de las cosas que ocurren es que su condición de vida termina afectada", ha denunciado el Defensor del Pueblo, quien ha indicado que el trato que deben recibir los mayores en esta situación requiere "una ponderación extraordinariamente cuidadosa".

Por ello, señala que existen centros que, bien por ausencia de esos tratos o bien por deficiencia en la aplicación de los mismos" pueden presentar casos que podrían calificarse de maltrato o, incluso tortura, según ha apuntado.

CONDICIONES "DIFICULTOSAS"

El responsable de la institución se ha referido al colectivo de personas mayores con motivo de la presentación del informe sobre los mecanismos de contención mecánica en los centros de privación de libertad que ha realizado el organismos.

"En realidad, los centros residenciales son abiertos y en principio las personas que allí permanecen no están privadas de libertad, pero su condición es, a veces, muy dificultosa", ha insistido el Defensor del Pueblo, quien ha indicado que estas personas viven a diario situaciones de cambios posturales o de pañales o su traslado con grúas.

Para Fernández Marugán, esta materia es preocupante y, por ello, ha declarado que le gustaría que el organismo dispusiera de esta información". "La compartiríamos con los gestores de los centros y se les diría de cuál es el estado de sus residencias y dónde están los indicadores que nos llevan a decir si es necesario llevar a cabo estas visitas y con qué periodicidad y frecuencia", ha propuesto.

"Nosotros vamos a trabajar en esa dirección que no quepa duda", ha señalado el Defensor del Pueblo, quien ha llamado a los diputados y senadores presentes en la comisión a "hacer su trabajo" y llevar los este tema a los plenos de ambas cámaras.