Ir a contenido

La NASA descubre que una luna de Saturno puede albergar vida

La sonda 'Cassini' ha hallado hidrógeno y dióxido de carbono en Encélado

MICHELE CATANZARO / BARCELONA

Encelado tomada por la sonda Cassini.

Encelado tomada por la sonda Cassini. / NASA

La sonda Cassini de la NASA detectó en 2015 en una luna de Saturno, Encélado, unos compuestos esenciales para las formas de vida más básicas: el hidrógeno y el dióxido de carbono. Así lo ha anunciado este jueves un estudio publicado este jueves en la revista Science.

Según el trabajo, estas sustancias son el resultado de la actividad hidrotermal que se produce en el fondo del océano que se halla bajo la superficie helada de la luna de Saturno. Si en ella existieran formas de vida primitivas, como por ejemplo bacterias, podrían sustentar su supervivencia en estos compuestos.

La luna Europa de Júpiter también tiene geyseres 

Europa, una luna del planeta Júpiter, también tiene geyseres, posiblemente parecidos a los de Encélado, Así lo revela un artículo publicado en The Astrophysical Journal Letters por investigadores de la NASA, a la vez que el de Science sobre Encélado. El trabajo se basa en datos del telescopio Hubble, según los cuales en el 2016 un geyser surgió de la superficie de Europa. Esa misma erupción se detectó en el 2014, lo que sugiere que el fenómeno es periódico, posiblemente por su origen hidrotermal.

En efecto, la combinación de hidrógeno y dióxido de carbono llevada a cabo por las bacterias (o "metanogénesis" porque su producto es el metano) es el proceso básico de la vida en la Tierra.

Con este hallazgo, Encélado pasa a ser el mejor candidado a sitio habitable fuera de la Tierra, según la NASA. Se ha demostrado que la luna dispone de todos los ingredientes esenciales para la vida, menos el fósforo y el azufre. Sin embargo, los científicos sospechan que la composición química de las rocas del planeta los contenga.

GEYSER EN EL POLO SUR

La sonda Cassini detectó los compuestos en una especie de geyser que emerge del polo sur de Encélado. En 2005, la sonda estaba midiendo la actividad de otra luna, Titan, cuando detectó esa expulsión de gases en Encelado. Por esto, los científicos orientaron los instrumentos hacia esta segunda luna. En 2015, la sonda llevó a cabo su inmersión más profunda en el geyser y obtuvo una muestra de su composición: 98% de agua, 1% de hidrógeno y 1% de otros gases, entre los cuales dióxido de carbono y metano.

"El hidrógeno encontrado tiene casi todos los ingredientes que necesitarías para soportar la vida en la Tierra", afirmó en una conferencia de prensa Linda Spilker, una de las científicas de la sonda espacial internacional Cassini, que orbita Saturno desde 2004 y que pronto pondrá fin a su misión estrellándose contra el planeta de los anillos.

La hipótesis que el geyser de Encélado tenga origen hidrotermal se basa en resultados de 2015, según los cuales hay agua caliente en el fondo del océano de esa luna, una situación parecida a las fuentes hidrotermales terrestres.

“Es la primera gran noticia astronómica del año”, comenta Salvador Ribas, director científico del Parc Astronòmic del Montsec. “El hallazgo pone de manifiesto que las condiciones de la vida no son tan raras en el Universo. Creo que Encélado va a ser un punto de interés para la comunidad científica: se habla incluso de enviar sondas para recoger muestras”, concluye.

0 Comentarios
cargando