Ir a contenido

La guerra de los 'bous'

La agresión a dos animalistas crispa el inicio de la temporada taurina en las Terres de l'Ebre

Los defensores de la fiesta lamentan que actos así dan alas a la estrategia animalista

SÍLVIA BERBÍS / TORTOSA

Correbous en Les Cases dAlcanar.

Correbous en Les Cases dAlcanar. / XAVI MOLINER

En Catalunya, el rechazo animalista a los 'correbous' pasó a primera fila tras la prohibición de las corridas de toros, en el 2010. No fue casualidad que apenas dos meses después de la abolición de las funciones de lidia se blindaran los 'correbous' por ley. Un movimiento de fichas que buscaba las tablas en el tablero de la tauromaquia catalana. Pero solo temporalmente. La escalada de tensión ha ido en aumento desde entonces, y estalló el pasado 29 de abril con una agresión a dos animalistas en Mas de Barberans que despierta incertidumbre. Respecto a si las medidas acordadas por el Govern, ayuntamientos y entidades taurinas servirán para detener la confrontación. Y también respecto a si el objetivo de los animalistas está más cerca hoy que cuando lo anunciaron seis años atrás.

"Lo hemos conseguido [en referencia al veto de las corridas], ahora toca dedicar nuestros esfuerzos y energías a intentar acabar con espectáculos como los 'correbous'”, argumentó entonces Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis en España y una de las agredidas en Mas de Barberans, un incidente que ha hecho estallar la tensión entre taurinos y animalistas en las Terres de l’Ebre. Los defensores de los 'bous' reconocen que, muy a su pesar, ese suceso ha dado alas a la estrategia de los detractores de visibilizar estos festejos para ir construyendo una masa contraria. "Lo que ha pasado ha perjudicado a nuestra fiesta, hemos retrocedido", admite el presidente de la Agrupación de Peñas y Comisiones Taurinas, Joaquim Martí.

LLAMAMIENTOS A LA CALMA

Tras el estallido, el Govern, ayuntamientos y entidades taurinas han insistido en hacer llamamientos a la calma. En una reunión el viernes por la noche en la Delegación del Govern, acordaron como medida principal para detener nuevos incidentes poner a disposición de los animalistas, y también de todos quienes pretendan grabar o fotografiar el espectáculo, espacios públicos de seguridad ya existentes en las plazas, como los destinados a las autoridades. 

Los animalistas rechazan la propuesta de ser ubicados en espacios públicos de seguridad

Pese a ser voluntaria, la medida no ha tardado en ser rechazada por entidades animalistas como Actyma: "No acataremos una medida de sumisión dictatorial. Govern, peñas y consistorios pretenden obligar a grabar los 'correbous' desde donde se indique. Estos espectáculos son públicos y como tales cualquier ciudadano tiene el derecho de escoger el lugar que le plazca para sacar imágenes, sin ser identificado ni fiscalizado por nadie", defiende el presidente de esta organización, Lluís Altés. Según apunta, "la fórmula para evitar que se produzcan hechos de violencia entre partidarios y detractores es asignar patrullas policiales a todos los 'correbous' o que no se celebren dichos espectáculos".

SIN POLICÍA

La propuesta de reforzar la presencia policial, sin embargo, es rechazada por los taurinos: "La policía no tiene que estar en el recinto, no ha estado nunca y tampoco tiene que estar ahora; hay otras prioridades", afirmó el presidente de la Agrupación de Peñas tras una reunión que ha convocado este sábado en Santa Bàrbara (Montsià) a más de un centenar de aficionados.

Los contrarios a los 'correbous' han anunciado que piensan seguir acudiendo a los recintos donde se celebran festejos para realizar grabaciones con las que fundamentar sus denuncias. La ley de regulación de les fiestas tradicionales con 'bous' aprobada por el Parlament apenas dos meses después de la abolición de las corridas en Catalunya frena la mayoría de esas denuncias, pero está claro que no la confrontación. Eso sí, tras los sucesos en Mas de Barberans, las peñas y comisiones aseguran que "no volverá a ocurrir" y confían en que "el resto de la temporada sea tranquilo y festivo, como lo es siempre".

ACTITUD RESPONSABLE

Para responder a los insultos y amenazas continuos que, aseguran, reciben por parte de los animalistas en cada espectáculo, aconsejan "presentar las correspondientes denuncias antes de recurrir a una violencia que en ningún momento vemos justificada", señala Martí. "A partir de los hechos de Mas de Barberans tenemos que hacer la reflexión y tomar conciencia de que solo con una actitud responsable conseguiremos que los 'bous' se celebren con total normalidad", afirma Josep Caparrós, alcalde de La Ràpita.