26 oct 2020

Ir a contenido

La UB aprueba la fusión de sus facultades para reducir costes

Cuatro nuevas áreas organizarán los centros según la temática de estudio

La medida permite mantener la plantilla a costa de suprimir cargos académicos

EL PERIÓDICO
BARCELONA

El consejo de gobierno de la Universitat de Barcelona (UB) aprobó ayer definitivamente la reforma de sus estructuras académicas y administrativas, lo que implica la reducción de facultades y departamentos a casi la mitad, entre otras medidas pensadas para aligerar sus costes. La aprobación fue acompañada de la protesta de un grupo de estudiantes, que se encerraron en el rectorado, situado en el edificio histórico de la plaza Universitat de la capital catalana, lo que motivó que la firma del acuerdo se trasladara a la sede de la secretaría de Universitats i Recerca, para evitar incidentes.

El acuerdo, aprobado por 28 votos a favor, dos abstenciones y un voto en contra, supone pasar de 18 facultades y una escuela universitaria a 10 centros. Las nuevas áreas todavía no tienen nombre definitivo, sino que se decidirán durante el proceso de constitución, según la universidad.

Así, la nueva área de ciencias e ingenierías acogerá las facultades de Física, Geología, Matemáticas y Química. Una nueva unidad reunirá las facultades de Biblioteconomía y Documentación, Filología, Filosofía y Geografía e Historia, que hasta ahora estaban en Humanidades, más una parte de Ciencias Sociales y Comunicación. La también nueva facultad de Medicina y Ciencias de la Salud comprende Medicina, Odontología, Enfermería y la escuela de Podología. Y otro nuevo centro con un régimen especial, estará vinculado a la enseñanza de las artes.

Los departamentos que componen las facultades se reducirán también a la mitad, lo que según el órgano rector, «no es incompatible con la existencia de departamentos interfacultativos ni con la necesaria coordinación con los institutos de investigación».

MENOS COSTES 

La UB pretende, con este nuevo esquema, impulsado por el rector Dídac Ramírez, ahorrar costes gracias a la reducción de cargos y a la eliminación de duplicidades. También incidirá en las titulaciones, permitiendo licenciaturas más transversales y dinámicas. La universidad, la más grande de Catalunya, cuenta con más de 64.000 estudiantes, 5.000 profesores y 2.500 trabajadores en administración y servicios. Como oferta académica, imparte más de 60 grados, 140 másteres, 70 programas de doctorado y 400 de posgrado.

Ramírez justificó el pasado junio la reducción de cargos y departamentos para evitar despidos y mantener el número actual de trabajores y docentes. El acuerdo de este lunes del consejo de gobierno de la UB también aprobó más de 80 nuevos concursos de profesorado para estabilizar las plantillas, así como la creación de nuevas becas y ayudas, así como ofrecer más planes de movilidad internacional a profesores y estudiantes.