14 jul 2020

Ir a contenido

LA ALTERNATIVA A ADELSON

Enrique Bañuelos, uno de los máximos símbolos de la época dorada del boom inmobiliario español

El constructor valenciano es uno de los españoles más ricos por detrás de Amancio Ortega o las hermanas Koplowitz, según la lista Forbes

JOSEP MARIA URETA / Barcelona

Enrique Bañuelos (Sagunto, 1966) es uno de los máximos símbolos de la época dorada del boom inmobiliario español. Su campo de actuación fue la Comunidad Valenciana, en la época que se podía ser promotor sin poseer el solar donde se iba a edificar. En apenas cinco años pasó de ser un desconocido a convertir su empresa Astroc en un fenómeno especulativo bursátil sin precedentes: de 6 euros a 70 euros por título en menos de un año. Esto llevo a Bañuelos a ser uno de los españoles más ricos, hasta el punto de entrar en la lista Forbes por detrás de Amancio Ortega o las hermanas Koplowitz.

En el momento de máximo esplendor, llegó a entrar el nucleo de los principales accionistas del Banc Sabadell. En febrero del 2007 empezó su caída, siendo en esto también precursor de lo que iba a suceder con todo el sector inmobiliario español, que acabó arrastrando al financiero. No obstante, Bañuelos supo salvar su fortuna personal, abandonó Astroc y otras inversiones y emprendió una discreta retirada. De Valencia a Madrid y de allí a Nueva York, donde quiso levantar una Spanish Tower. De aquella época es su frase: “Me dejas desnudo en el Central Park y al dia siguiente paseo por Manhattan en limusina”.

Su siguiente objetivo fue Brasil, donde se instaló a parir del 2008 y con la oleada de la designación de Río de Janeiro como sede olímpica del 2016, volvió a crear inmobiliarias y promotoras (Amazon Group Real State). Sus inversiones se acercan a los 1.000 millones de euros. De regreso a España, y con una de sus empresas de inversión, Veremonte, entró de nuevo en las inversiones de bolsa española adquiriendo una participación de la tecnológica Amper.