Ir a contenido

Dos soñadores multitarea

Justin Benson y Aaron Moorhead concursan en Sitges con la aplaudida 'The endless', que han dirigido, producido, escrito, montado, fotografiado y protagonizado

Juan Manuel Freire

Los directores y actores Aaaron Moorhead y Justin Benson, coautores de la película ’The Endless’.

Los directores y actores Aaaron Moorhead y Justin Benson, coautores de la película ’The Endless’. / PAU MARTI MORENO

Cuando parecía que ya no podían hacer más en sus propias películas, Justin Benson (también guionista y montador) y Aaron Moorhead (también director de fotografía) se decidieron a coprotagonizar 'The endless', aventura semicómica sobrenatural que llega a Sitges precedida por su gran acogida en festivales como Tribeca, Fantasia y Fantastic Fest. (El domingo, día 8, hay un último pase para madrugadores en el Retiro, a las 8.15 h.).

Si decidieron dar ese paso no fue tanto por vanidad como por necesidad. Explica Moorhead: "La idea era hacer una película que nadie pudiera impedirnos hacer. Problemas con exigencias monetarias de actores, con sus agendas… Todo eso desaparecía si éramos nosotros los protagonistas. ¡Siempre íbamos a estar disponibles!".

'The endless' no se resume en una línea, pero esta era la que usaban Justin y Aaron cuando presentaban el proyecto a distribuidoras: "Dos hermanos regresan a la secta de la que huyeron y descubren que podría haber algo de verdad en sus creencias sobre otros mundos". Cuando una misteriosa cinta de la comuna Arcadia llega a su puerta, Aaron incita a su hermano mayor, Justin (así es, no han buscado otros nombres), a volver allí y rendir cuentas con el pasado.

El tiempo es una materia fracturada en esta continuación-expansión de 'Resolución', su ópera prima del 2012, en la que ya usaban tecnologías obsoletas como fuente de escalofríos. (Aaron): "Yo crecí con el VHS, fue el punto de partida de mi carrera; es curioso que ahora pueda usarlo para tensar al espectador. El 4K nunca será macabro; es demasiado perfecto. Lo mejor del 8mm y el VHS era su imperfección".

El humor y el lenguaje

"Nuestra distribuidora en EEUU quiere vender 'The endless' como un 'thriller' sobrenatural de sectas. Es raro, aunque, bueno, no deje de ser verdad”, dice Aaron. ¿Por qué tratar de ocultar lo deliciosamente cómica que puede ser 'The endless'? (Aaron): “Durante la fase de escritura del guion y después en el montaje, seguimos un precepto: cada vez que las cosas se pusieran un poco demasiado tensas, íbamos a meter una broma. Eso humaniza el momento. Frente a la tristeza, o la tragedia, o la tensión, al ser humano solo le queda el humor… Es parte de la receta Aaron-Justin”.

Otro ingrediente esencial para ellos: la conversación. 'Resolución', la romántica 'Spring' (mención especial del jurado en Sitges-14) y 'The endless' son raros casos de películas fantásticas en las que el diálogo no solo sirve para hacer avanzar la acción. (Justin): "Voy a sonar ridículo, pero ¡me encanta el lenguaje! Hay algunos directores de los que la gente espera gran lenguaje, como Quentin Tarantino, por ejemplo. Pero son pocos”. (Aaron): "A mí la descripción del cine como medio visual me parece una gilipollez. El cine es un medio humano. Y me alegra que Justin sea tan bueno escribiendo a los humanos y su lenguaje, sea verbal o no verbal".

Hermanos antes que amigos

En las producciones Aaron-Justin, una cotidianeidad establecida con paciencia resulta sacudida finalmente por lo sobrenatural. No es de extrañar que les uniera la pasión por Stephen King. "Era enero del 2009 –recuerda Aaron–, mi primer día como becario en la productora RSA de Ridley Scott. Y el último de Justin. Recuerdo llegar a un gran 'lobby' con mesas a la hora de comer y verle sentado solo. Yo necesitaba amigos. Él parecía que también. Enseguida empezamos a hablar de libros, películas… King salió mucho en la conversación".

"Los dos queríamos dirigir", explica Justin, "pero no sabíamos muy bien cómo ponernos con ello. Descubrimos pronto que éramos más resolutivos, más imaginativos, cuando hacíamos las cosas juntos". Tras algunos pequeños proyectos -propuestas creativas publicitarias y cortometrajes- que se veían obligados a combinar con otros trabajos, decidieron usar sus ahorros en la barata pero conceptualmente ambiciosa 'Resolución'.

Hasta la llegada de la vieja soñada película con mayor presupuesto, el dúo seguirá actuando por libre. "Ahora mismo estamos moviendo tres películas y tres series. Una de las películas es barata. Si no sale adelante ningún proyecto, nosotros mismos haremos realidad esa idea más económicas. Y así seguiremos haciendo películas hasta el fin". ¿Siempre juntos, como los Coen o los Duplass? ¿Como hermanos de verdad? “Hermanos de verdad”, confirma Aaron. "Tu dolor es mi dolor. Tu felicidad es la mía. Toda esa idea de los hermanos".