20 feb 2020

Ir a contenido

PLAN DE ACCIÓN MUNICIPAL

Santa Coloma peina las calles en busca de propuestas para la ciudad

Cinco jóvenes becarios recorren todos los barrios para captar las inquietudes de los vecinos

Parlon busca la opinión de "la mayoría silenciosa" para no quedarse solo con la de las entidades

Víctor Vargas Llamas

Marta Ortiz (izquierda) informa a dos vecinas sobre las formas de trasladar sus inquietudes al ayuntamiento.

Marta Ortiz (izquierda) informa a dos vecinas sobre las formas de trasladar sus inquietudes al ayuntamiento. / RICARD CUGAT

“No te preguntes qué puede hacer tu país por ti; pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”. El impacto de la frase del discurso de investidura de John F. Kennedy en 1961 fue de tal calado que hoy, 55 años después, mantiene plena vigencia en la otra punta del mundo. Lo hace en un lugar que ha decidido hacer suya la máxima pero dando un giro de tuerca a la filosofía 'kennediana', adaptando la efervescencia del sueño americano a las necesidades reales de toda una ciudad. Esa es la gran ambición del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet, que impulsa una iniciativa para conocer de primera mano las inquietudes de los colomenses y tratar de transformarlas en acciones que mejoren la realidad cotidiana de los vecinos. Un plan pensado por y para el ciudadano.

Bajo esa premisa, el consistorio ha abierto a la participación de todos los vecinos la elaboración del Plan de Acción Municipal (PAM), la hoja de ruta de la ciudad hasta el 2019. El objetivo choca con la obstinada realidad de ver cómo la inmensa mayoría de aportaciones se suelen limitar a las de las entidades, un diagnóstico excesivamente sesgado ante la habitual apatía del ciudadano para involucrarse en el proceso. Así que, si la montaña no va a Mahoma…

Cristina Rubiño

VECINA

Hace falta mucha pedagogía para concienciar a los dueños incívicos de los perros. Los niños no deberían hallar 'sorpresas' en los parques

Esa filosofía alumbra la figura de los 'cazadores de propuestas', una de las iniciativas novedosas para universalizar el PAM. La figura está integrada por cinco estudiantes de 18 a 34 años que se patean la ciudad para captar las sensibilidades que no trascienden a los despachos. “Buscamos romper con la participación organizada, dar voz a la mayoría silenciosa que no acostumbra a interactuar con el ayuntamiento; y lo hacemos a través de jóvenes becarios que sienten la ciudad como propia y que refuerzan esa voluntad de empatía con el ciudadano”, expone la alcaldesa, Núria Parlon.

INCIVISMO

A la captura del estado de la cuestión colomense se lanzan Marta Ortiz y Alfonso García, compañeros en Magisterio de 21 años, y Hasna Ajoulou, que acaba de estrenarse en la carrera de Economía. Sus armas son un bolígrafo, una carpetilla con material informativo y una sonrisa blindada ante todo tipo de sensibilidades. “Apenas ves la cara del encuestado ya sabes si te recibirán como si quisieras venderle una enciclopedia”, bromea Marta.

Y si hay una demanda recurrente que han constatado es la del incivismo en espacios frecuentados por mascotas y dueños de hábitos distraídos. Lo denuncia Cristina Rubiño, que no baja la guardia al dejar a su hija Vega dar sus primeros pasos por los parques de la ciudad. “El riesgo de encontrar una ‘sorpresa’ entre la tierra es muy alto incluso en la zona infantil”, explica. No es el despliegue de limpieza del ayuntamiento lo que censura, pero aboga por redoblar esfuerzos en “delimitar las zonas” no aptas para animales, amén de una labor de pedagogía con los dueños más irresponsables. También lo hace Jose Antonio Quintillà, que alaba esta “potenciación de la democracia participativa” y la aprovecha para pedir “elevar las tasas por animales y las multas” por deposiciones no recogidas, “un gran problema en el barrio de Fondo”.

URBANISMO Y COLORIDO

El urbanismo es otra de las reivindicaciones con más demandas, como corrobora Alfonso, en una ciudad “que creció de forma descontrolada medio siglo atrás”. A esa idea recurre Andrea González, vecina de la calle de Magallanes, para quejarse del “abandono” de su zona frente a "la prioridad del centro". Y también lo hace Antonio López, ahora vecino de Badalona, que no entiende por qué no se han reemplazado las baldosas que llevan más de 3 meses marcadas junto a la plaza del Rellotge porque se levantan. “Incluso se cayó un hombre, pero siguen sin cambiarse”, objeta.

Manuel Jiménez

VECINO

En general, la ciudad está bien, pero limitaría la velocidad a la que pasan los coches por la calle de Roma porque hay muchos niños cerca

Más satisfechos se muestran Paco Roldán y Manuel Jiménez, dos veteranos que no ven necesario emplear los buzones de propuestas que encontrarán en el ayuntamiento, las bibliotecas y los centros cívicos. “Si acaso, limitaría la velocidad a la que pasan los coches por la calle de Roma, porque están demasiado cerca de un parque con niños”, explica Manuel. Sin esa experiencia sobre el terreno, pero con la perspectiva que aporta el recién llegado, el marroquí Omar pide una mejor distribución de guarderías en todos los barrios, y la argelina Victoria echa en falta más espacios para socializar y "disfrutar en familia", como la ribera del Besòs, “un lugar ideal”. 

Con más o menos carga crítica, la mayoría sigue la estela de María Dolores Peláez, agradecida con poder expresar su voluntad. "Pero que pongan más flores y más jardines. ¡Que queremos más color en Santa Coloma!", expone. Del impacto cromático y de todas las propuestas que sean competencia del consistorio se hablará el 8 de abril, en un foro público al que Parlon anima a asistir apelando a cifras contundentes: "El 95% de las propuestas ciudadanas aprobadas en el anterior PAM son hoy realidad".