Estudio en neonatos

Si el llanto es agudo, su bebé está angustiado: el Clínic descubre por qué lloran los recién nacidos

Catalunya concentrará a todos los pediatras de primaria en el 20% de los CAP

Críticas al nuevo modelo de atención pediátrica: "Muchas familias se quedarán sin atención"

Un bebé llorando.

Un bebé llorando. / 123RF

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un estudio de la Unidad de Neonatología del Hospital Clínic de Barcelona ha analizado el llanto de los recién nacidos y, pese a su complejidad, ha logrado identificar las diferentes causas que hacen que los bebés lloren. Algo que, según los médicos, puede repercutir positivamente en la relación con sus madres y padres al conocer los motivos por los que lloran sus hijos. Durante los primeros meses de vida, el llanto es la manera que tienen los bebés de comunicarse, y este acostumbra a ser interpretado por sus progenitores como una señal de alerta o necesidad.

Según los investigadores del Clínic –que han trabajado en colaboración con la 'start-up' de tecnología sanitaria Zoundream AG (especializada en el análisis del llanto) y que ha analizado a 38 recién nacidos sanos, hay diferentes tipos de llantos. Así, por ejemplo, el lloro por hambre es constante, rítmico, de corta duración, intenso y ruidoso, pero no agudo, y puede provocar una variedad de expresiones faciales y movimientos corporales destinados a llamar la atención del cuidador.

Un estudio del Clínic identifica porqué lloran los recién nacidos y permite crear un algoritmo que interpreta el llanto automáticamente

FOTO Y VÍDEO: AINA MARTÍ / ACN

Sin embargo, el llanto de angustia tiene pocas pausas, es errático y más agudo. El lloro por gases es similar al de la angustia, pero es más ronco a causa de la tensión que se ejerce sobre las cuerdas vocales. Además, el llanto por sueño es de larga duración, con gritos prolongados y monótonos que presentan una clara melodía decadente, mientras que llorar por demanda de atención es muy similar, pese a que parezca que es más un lamento que un llanto real y su interpretación depende mucho del contexto en que se presente. Cada tipo de lloro se caracteriza, de esta manera, por diferentes patrones acústicos, neurofisiológicos y de comportamiento.

Llorar de 1,5 a tres horas al día

Según el Clínic, los bebés lloran una media de entre una hora y media y tres horas al día. El impacto del llanto en los padres puede llegar a desencadenar sensaciones de ansiedad, depresión, impotencia, ira y frustración, cosa que afecta negativamente al vínculo afectivo con el bebé. Esto, según los investigadores, podría comprometer su cuidado, así como su proceso de desarrollo neurológico. El estudio ahora realizado y publicado y 'Science Direct' ha permitido clasificar cada tipo de llanto y atribuirle unas características determinadas según la acústica, las señales de electroencefalografía (EEG), de saturación regional cerebral de oxígeno (NIRS), las expresiones faciales y los movimientos corporales, entre otros.

Los 38 bebés analizados fueron seleccionados en la Maternidad del Clínic de Barcelona. Los investigadores recopilaron datos de EEG, NIRS, audios y vídeos de cada recién nacido mientras lloraban de manera espontánea, que utilizaron para definir diferentes tipos de lloros generados por diferentes situaciones, como hambre, sueño, inquietud, gases y estrés. Esta recopilación de datos, además de tener implicaciones significativas en el vínculo entre el bebé y sus padres, puede mejorar también su atención médica a la hora de comprender el primer intento comunicativo de los bebés, insisten estos especialistas.

Este estudio "pionero multimodal" crea, según el Clínic, un "precedente" en la investigación del análisis del lloro y asegura que esta expresión desencadena un "proceso comunicativo complejo" en el bebé que involucra patrones neurofisiológicos y de comportamiento que ayudan a diferenciar los tipos de llanto asociados a diferentes necesidades o estados de ánimo en el neonato. Estas conclusiones, apuntan los médicos, servirán para "profundizar" en la interpretación del llanto.