25-N

La violencia machista aumenta en un 30% el riesgo de infarto o ictus en las mujeres

Los feminicidios aumentan el 71% en Catalunya: en la mitad de casos los celos actúan como detonador

El Clínic alerta sobre el "dramático" aumento de violaciones cada vez más agresivas en Barcelona

MULTIMEDIA| Alerta roja: feminicidios sin freno

Un vestido rojo por cada mujer asesinada: "Da miedo sentirse reflejada en alguien que ya no está"

No pareces una guarra, ¿cuánto bebiste?": cuando la administración abandona a las víctimas de la violencia machista

Proyecto Vestits Vermells en Montcada i Reixac para denunciar la violencia machista. Cada vestido rojo colgado en diferentes puntos de la ciudad representa a una mujer asesinada víctima de violencia machista En la foto, vestido en el Club Rítmica Atlàntic para Laura, 41 años, Tarragona.

Proyecto Vestits Vermells en Montcada i Reixac para denunciar la violencia machista. Cada vestido rojo colgado en diferentes puntos de la ciudad representa a una mujer asesinada víctima de violencia machista En la foto, vestido en el Club Rítmica Atlàntic para Laura, 41 años, Tarragona. / Ferran Nadeu

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las mujeres que sufren violencia machista de manera constante corren más riesgo de enfermedad cardiovascular. Según algunos estudios, este riesgo podría ser hasta un 30% mayor que en el resto de mujeres. La violencia machista en el ámbito de la pareja lleva a la víctima a vivir en una "situación de alerta", algo que hace que el organismo secrete una serie de sustancias relacionadas con las hormonas del estrés, las cuales aumentan las posibilidades de sufrir un infarto o un ictus.

Lo explica la médica de familia Carolina Calero, que además es miembro del grupo de violencia machista de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic). Una de cada cuatro mujeres del mundo sufre algún tipo de violencia a lo largo de su vida y la enfermedad cardiovascular es la causa más frecuente de muerte en las mujeres. La prevalencia de infarto de miocardio en mujeres es del 2,1%. Además, la violencia machista también provoca lesiones cerebrales por los golpes o por haber sufrido estrangulamientos que las dejan sin oxígeno. "Muchas de estas mujeres pueden tener un deterioro cognitivo precoz", advierte.

Calero añade que hay estudios al respecto en revistas americanas, pero faltan estudios realizados en el Mediterráneo. "Nos preguntamos si nuestras mujeres también pueden correr esos riesgos y creemos que sí". Según esta médica, las mujeres víctimas de violencia machista pueden sufrir un mayor riesgo cardiovascular también por otros motivos, como su menor "compromiso" y "adherencia" a los tratamientos de enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión. Además, este colectivo también tiene más adicciones, como por ejemplo, consumo de tabaco. "Todo esto hace que no se cuiden tanto y que aumente el mal control de las enfermedades crónicas y los factores de riesgo", señala Calero. Esta médica de familia insiste en que sufrir violencia machista (sea de manera continua o no, como por ejemplo una agresión sexual) tiene consecuencias tanto en la salud mental como física de las víctimas.

"Falta investigación"

"Hace falta mucha investigación. Cuando tenemos un paciente en la consulta, calculamos siempre el riesgo cardiovascular, pero nunca consideramos que la violencia puede intervenir en ese riesgo. Necesitamos datos objetivos e introducir este parámetro podría cambiar cosas", señala Calero. Según un estudio publicado en 2020 en la revista americana 'Journal of American Health', la violencia machista podría aumentar en un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular. Además, otros estudios en la misma revista en 2021 apuntaban a que la violencia machista provoca un aumento de las placas de ateroma en las arterias carótidas que, en caso de desprenderse, pueden provocar ictus.

"Muchos estudios están enfocados en las dificultades que tenemos los profesionales para detectar la violencia machista, pero no tienen en cuenta las consecuencias que tiene en la salud de las mujeres y en los niños. Porque los niños también son víctimas", reflexiona Calero. De hecho, los niños y adolescentes que sufren violencia machista, ya sea de manera directa o indirecta, tendrán más riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular en la edad adulta, como refleja otro estudio de la revista 'Circulation' de 2018. "El problema es que estos estudios son aislados, singulares. No hay muchos al respecto. Sin embargo, van dando pistas", dice esta médica de familia.

La primaria, clave

La atención primaria, la puerta de entrada al sistema sanitario, es "fundamental" a la hora de detectar violencias machistas. Una mujer que ha sufrido este tipo de violencia irá, al menos una vez en su vida, a visitar a su médica de familia. Sin embargo, como recuerda Calero, hay "muchos factores" que hacen que la violencia machista no se pueda detectar en las consultas. "El más fundamental es la formación. Muchos médicos no están formados para detectar y acompañar. No se puede preguntar en una consulta si te maltratan. Tiene que ser una entrevista con sensibilidad, y hacer una buena entrevista es algo que se aprende".

Como explica Calero, "no existe una formación obligatoria" para los médicos a la hora de detectar la violencia machista. En los centros de atención a la salud sexual y reproductiva (los ASSIR), las comadronas sí que tienen la obligación de hacer un cribado de violencia de machista a las mujeres, mediante una serie de preguntas. "La violencia machista no es solo estrés postraumático o depresión. También hay consecuencias para la salud física que te afectarán toda tu vida", explica la médica.

'Vestits Vermells', un vestido rojo por cada mujer asesinada

FOTOS Y VIDEO: FERRAN NADEU