Al albor de la protesta madrileña

La sanidad pública catalana se plantea ir a la huelga

Los sanitarios, entre los que hay "indignación y malestar", no descartan un paro como el de 2018, pero los sindicatos aún no han cerrado nada

Huelga de profesionales de la atención primaria de Catalunya en noviembre de 2018.

Huelga de profesionales de la atención primaria de Catalunya en noviembre de 2018. / David Zorrakino / Europa Press

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Los tambores de guerra suenan en la sanidad catalana. Al albor de la huelga de médicos de Madrid y de la manifestación en defensa del la sanidad pública del domingo (que concentró a 200.000 personas), los sanitarios de Catalunya están también estudiando movilizarse. Ahora mismo, aunque no hay nada cerrado, no se descarta una huelga. Este mismo miércoles, unos 80 médicos del Hospital de Mataró han empezado una serie de protestas para reclamar mejoras en las condiciones de descanso y retributivas de estas horas extra.

El problema "de fondo" en Catalunya (y el resto de España), dicen los sindicatos y colegios médicos, es el mismo que el de Madrid: sobrecarga asistencial (sobre todo en la atención primaria), malas condiciones laborales y una gran preocupación ante la próxima remesa de jubilaciones de 'baby boomers' que no podrá ser cubierta porque no hay médicos. Esto último ocurre también en otros países de Europa, como Francia y Alemania, a donde se van a trabajar muchos médicos españoles porque las condiciones son mejores.

El sindicato Metges de Catalunya (MC) está realizando, entre este mes y el próximo, una serie de asambleas en las que consultan a los facultativos sus inquietudes. Fuentes del sindicato dan por hecho que habrá movilizaciones, aunque de momento se ignora el formato (desconocen si serán manifestaciones, concentraciones o directamente una huelga) y la fecha de las mismas (se habla de enero o febrero). Ahora mismo, según estas fuentes, hay un 50% de posibilidades de que haya una huelga en enero. Pero, pese a este 'run run', no hay nada cerrado. El sindicato se reunió este lunes por primera vez con el nuevo 'conseller' de Salut, Manel Balcells. "Entre los sanitarios hay malestar, indignación y sensación de maltrato", asegura MC.

Enfado por la longitudinalidad

Balcells no ha entrado con buen pie en la 'conselleria'. El jueves pasado, en el Parlament de Catalunya, dijo que la longitudinalidad había quedado "antigua". La atención primaria se le echó encima vía redes sociales. La longitudinalidad es la relación estable y mantenida en el tiempo entre el mismo médico o enfermera y sus pacientes. Es característica del primer nivel de salud, esto es, de la primaria, y ha demostrado tener beneficios directos en la salud de los pacientes. La longitudinalidad se pierde si los sanitarios están rotando constantemente porque cubren bajas, como a menudo ocurre, y no se mantienen tiempo en el mismo centro de salud. Balcells volverá a comparecer en el Parlament este jueves y los sanitarios ya le han exigido una rectificación.

El vicepresidente del Col.legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB), Jaume Sellarès, reconoce que no le sorprendería que hubiera una huelga entre sanitarios, especialmente en la atención primaria, que ya vivió una de cinco días en noviembre de 2018. MC acordó entonces con el Institut Català de la Salut (ICS) fijar un máximo de 28 visitas por paciente y 12 minutos mínimos. Pero la cosa no ha mejorado, o no lo suficiente.

"La situación es durísima. Yo soy médico de familia. La situación de algunos CAP de Barcelona y de las afueras es muy complicada", asegura Sellarès. Un ejemplo: la presidenta de En Comú Podem en el Parlament, Jèssica Albiach, denunció este martes que ella misma había pedido cita con su médico de familia y el CAP no pudo programarle para los 30 días siguientes. Mostró un pantallazo de La Meva Salut con el aviso.

La media de espera para acceder al médico de cabecera en Catalunya no es de 30 días (es de 5,36 según Salut, aunque las sociedades médicas recomiendan un máximo de 48 horas), pero la situación que describe Albiach ilustra la situación que viven algunos CAP, sobre todo de Barcelona. A medida que se sale de la ciudad, la "accesibilidad mejora", admiten desde Metges de Catalunya.

Diferentes, pero no tanto

Noticias relacionadas

"La situación de Madrid no es igual que la de Catalunya. Pero hay puntos comunes", señala Sellarès desde el COMB. Por ejemplo, históricamente ha habido un "cierto maltrato" a la atención primaria (con un "asfixiante nivel de burocracia), a la que los presupuestos, dice, "nunca acompañan". La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda destinar a ella un 25% del presupuesto, pero en Catalunya recibe un 16,7% del total que recibe Salut (un 5% más que en 2019).

"Sobre este caldo de cultivo, en Madrid se han hecho más cosas [reabrir las urgencias extrahospitalarias, tras dos años cerradas, sin el personal suficiente] -prosigue Sellarès-. Y hay algo que hay que saber leer: cuando las cosas en sanidad no se hacen con cariño, los ciudadanos salen a la calle. Porque esa manifestación fue de ciudadanos". El vicepresidente del COMB, que no obstante llama a "no politizar" la sanidad, también reclama para los sanitarios "más autonomía" a la hora de tomar decisiones.