PIDE MÁS AYUDAS

El Govern responsabiliza al Estado de que hayan abierto los bares

Vergés y Sàmper siembran dudas sobre la desescalada: "Si llegaran los recursos, la restauración estaría cerrada"

Catalunya mejora sus datos, pero sigue teniendo unos 20 nuevos ingresos en ucis cada día

La ’consellera’ Alba Vergés y el ’conseller’ Miquel Sàmper. 

La ’consellera’ Alba Vergés y el ’conseller’ Miquel Sàmper.  / EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO / ANNA MAS

Se lee en minutos

Las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina, el 14 de febrero. Y la política impregna todo, también las decisiones (o restricciones) que se toman (o deciden levantar) en una crisis sanitaria. El Govern ha vuelto a responsabilizar al Estado de la gestión que hace la propia Generalitat de la pandemia de coronavirus. Ya lo hizo en abril, cuando la portavoz del Govern y 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó, culpó al Estado de los muertos de covid-19 en Catalunya.

Y, como si de un mantra se tratara, lo han vuelto a hacer este jueves los 'consellers' de Salut y Interior, Alba Vergés y Miquel Sàmper, al asegurar, en rueda de prensa que, en Catalunya han tenido que abrir los bares y restaurantes porque las "ayudas directas" del Estado no llegan. De manera implícita, han lanzado el mensaje de que Catalunya no estaba preparada para el levantamiento de restricciones que inició el pasado lunes. Y, de manera colateral, han sembrado dudas sobre la seguridad y efectividad de las medidas que se están tomando en Catalunya para llevar a cabo la desescalada.

"Si tuviéramos dinero, seguramente no hubiéramos abierto la restauración y hostelería. Lo que tenemos es este plan de desescalada de cuatro fases. El Estado no nos está haciendo llegar los recursos, como ocurre en Francia y Alemania [donde bares y restaurantes siguen cerrados]", ha asegurado Sàmper. Por eso, ha dicho, Catalunya ha tenido que plantear un plan de desescalada de cuatro fases, porque este sector no puede seguir cerrado por riesgo de hundimiento económico. "Si tuviéramos los recursos económicos, las recomendaciones serían lo más restrictivas posibles. La OMS aconseja que vayan en esta línea. Como no los tenemos, tendremos que jugar con este equilibrio entre la cuestión sanitaria y la económica", ha añadido Sàmper.

En Alemania, los bares, autónomos y pymes recibirán el 75% de lo facturado en noviembre del 2019. Pero no hace falta irse tan lejos. El Gobierno de Navarra anunció hace dos semanas que las ayudas para el sector de la hostelería contarán con un montante global de 20 millones de euros y tendrán un importe máximo de 25.000 euros por establecimiento.

Por su parte, Alba Vergés ha reprochado al Gobierno que sea "el único" del entorno europeo que no haya ofrecido más ayudas a Catalunya y ha indicado que el Govern pedirá una mayor implicación a todas las administraciones, la del Estado "la primera".

A su juicio, Catalunya ha conseguido parar la segunda oleada de la pandemia "en tiempo récord" y ahora, los datos epidemiológicos indican que se va a la baja y "en el buen camino", aunque la mejor manera de consolidar el plan de reapertura diseñado es con la implicación de todo el mundo, ha considerado. "Administraciones locales y del Estado, del Govern, de salud y de la sociedad en general" deberían participar en la consecución del plan de desescalada, en opinión de la 'consellera'

Unos 20 ingresos al día en ucis

Te puede interesar

Pero aunque la pandemia está a la baja en Catalunya, las cifras indican que está todavía en una situación peligrosa. El director del Servei Català de la Salut (CatSalut), Adrià Comella, ha advertido de que cada día siguen entrando unas 20 personas en las unidades de cuidados intensivos (ucis) de los hospitales del territorio. En junio, en la desescalada de la primera oleada, entraban "unas seis o siete al día".

"Esta desescalada comienza en unas condiciones muy diferentes a la de la primera oleada. El 23 de junio había 60 personas en ucis. El 23 de noviembre teníamos 609", ha dicho Comella, quien ha insistido en que, "desde el punto de vista de la presión asistencial", ambas desescaladas "no tienen nada que ver". Y ha alertado de que, estas Navidades, habrá "transmisión" entre familias que se reunirán.