23 oct 2020

Ir a contenido

SEGUNDA OLEADA DE CORONAVIRUS

Catalunya cerrará bares y restaurantes hasta fin de mes

El Govern anunciará este miércoles esta drástica medida, que busca reducir la interacción social

Los expertos sanitarios advierten de que son necesarias nuevas restricciones para evitar otro confinamiento

Beatriz Pérez Fidel Masreal

Un bar en la calle de Tallers, en Barcelona.

Un bar en la calle de Tallers, en Barcelona. / ELISENDA PONS

El Govern cerrará bares y restaurantes durante 15 días, hasta que acabe este octubre. Lo anunciará este miércoles en una rueda de prensa conjunta de Vicepresidència, Salut e Interior, según confirman fuentes del Govern a EL PERIÓDICO. El objetivo es "aplanar la curva" y "avanzarse a los acontecimientos antes de que sea el Gobierno español el que imponga medidas", indican estas fuentes.

No hay tiempo que perder. La pandemia de coronavirus está en una fase de fuerte expansión en Catalunya. Las voces de los expertos sanitarios son claras al respecto y lo expresan sin ambages: las próximas dos semanas son clave para evitar un segundo confinamiento domiciliario. Hay que reducir al máximo la interacción social. 

La hostelería, donde tiene lugar la mayor parte de los encuentros sociales y en los que no hay un registro de las personas que entran y salen, será el sector más afectado por estas las nuevas restricciones. Quizás habrá más. Países como Francia o Reino Unido están también cerrando bares y restaurantes en las ciudades más golpeadas por el virus. Catalunya da ahora un paso atrás y todas las opciones vuelven a estar encima de la mesa: incluso pedir el estado de alarma.

La Unió de Federacions Esportives Catalanes (Ufec) ya ha comunicado que este fin de semana se detendrán, durante 15 días, las competiciones federadas, escolares o privadas de ámbito catalán para contener los brotes. Mañana lo anunciará el Procicat. Y hospitales como Vall d'Hebron, en Barcelona, han anunciado que vuelven a restringir a partir de este miércoles la entrada al centro a familiares y acompañantes de pacientes debido al "empeoramiento de la situación epidemiológica".

La Comunidad de Madrid, que se acabó cerrando mal y tarde, sirve hoy como ejemplo a otros muchos territorios de lo que no se debe hacer. La evolución del covid-19 en Catalunya es hoy preocupante, pero dista de aquella. No obstante, son necesarias nuevas medidas para evitar que, en los 15 días venideros, se produzca una situación como la madrileña. Los datos, objetivamente, empujan a ello: en Catalunya, el riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la pandemia, ha subido este martes nada menos que unos 30 puntos y se ha situado en los 338,49 (371,54 en Barcelona). Por encima de 200, se considera que el crecimiento de la pandemia es "muy alto".

El riesgo de rebrote alcanza los 338 puntos,
lo cual indica que el crecimiento de la pandemia es muy alto

Más índices preocupantes: la tasa de reproducción (o Rt) ha alcanzado el 1,33. Por encima de 1, se considera que la epidemia está en expansión porque indica que un infectado del virus contagia a más de una persona. "Catalunya se halla al inicio de la segunda ola de covid-19", ha dicho la portavoz del Govern, Meritxell Budó. Y aunque ha explicado que el Executiu no lo ve necesario, la también 'consellera' de Presidència ha insistido en que "el Govern no tendrá ningún problema en solicitar el estado de alarma" al Gobierno de Pedro Sánchez.

A todas las medidas que se anunciarán a lo largo de esta semana, se suman las ya existentes, como la vuelta al teletrabajo y a las clases universitarias 'online' durante 15 días. Catalunya también anunció el lunes restricciones en 15 municipios del Vallès Occidental, que parecen ser la avanzadilla de lo que ocurrirá en todo el territorio muy próximamente: reducción del aforo de bares y restaurantes, cierre de los mismos a la 1 de la madrugada y recomendaciones de no salir de casa, entre otras.

Reducir los encuentros

"Catalunya está peor de lo que debería. Estábamos mal y ahora estamos peor", señala Daniel López Codina, investigador del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Catalunya ha registrado este martes 1.280 nuevos contagios de coronavirus y 14 muertes. Desde que comenzó la pandemia, han fallecido 13.513 personas y se han infectado 187.574.

"Tenemos unos mil casos diarios y eso hace muy difícil seguir toda la epidemia a través del estudio de contactos. Hay que hacer un esfuerzo para reducir la movilidad y el contacto social. Si no, la situación es muy poco sostenible", añade López Codina, quien considera que los próximos 15 días serán clave en Catalunya. "Si con las medidas de restricción no conseguimos parar el crecimiento de la pandemia, acabaremos confinados domiciliariamente. La voluntad de todos los gobernantes de todas las administraciones es no llegar a esta situación. Pero hace falta un esfuerzo para no llegar", asegura este experto.

La presión hospitalaria "aún no es preocupante", pero crece proporcionalmente
con la epidemia: "Hace falta frenar"

Para él, la presión hospitalaria en Catalunya (donde, a fecha de hoy, hay 984 pacientes ingresados, de los cuales 172 están en ucis) "aún no es preocupante", si bien "crece proporcionalmente a la incidencia". "Por tanto, hace falta frenar, "insiste. Según López Codina, el territorio catalán no se encuentra en la "dinámica" de Madrid porque la incidencia del virus "está lejos" de ser como la madrileña (en Catalunya, hay 183 casos por cada 100.000 habitantes; en Madrid, unos 500) y porque "hay voluntad de actuar para no llegar" a ese punto. Recuerda que economía y salud "van de la mano" y que España cometió un "error" al reabrir tan rápido el país tras el estado de alarma, algo que le ha salido "caro".

El perfil del contagiado en esta segunda oleada de coronavirus es de una persona joven, algo con sentido si se tiene en cuenta que este colectivo es el que más relaciones sociales tiene y que las personas de riesgo, como los mayores de 65 años, suelen exponerse menos debido a la experiencia de lo vivido los pasados marzo y abril. "Aun así, tenemos personas mayores que sufren. Pero la gente susceptible de sufrir un covid-19 grave se está protegiendo. Por ejemplo, hay algún brote en residencias, pero ni mucho menos lo que vivimos meses atrás. Es la gente joven, con más actividad laboral y académica, la que más probabilidades tiene de infectarse", concluye este investigador.