Ir a contenido

REACCIÓN EN EL HOSPITAL

Jefes de servicio de Vall d'Hebron defienden al gerente cesado por Salut

Responsables médicos del hospital reclaman en una carta "estabilidad" y "continuidad"

Efe

Vicens Martínez Ibáñez, en el 2017, con el entonces ’conseller’ Toni Comín y Oriol Junqueras.

Vicens Martínez Ibáñez, en el 2017, con el entonces ’conseller’ Toni Comín y Oriol Junqueras. / ALBERT BERTRAN

La mayoría de jefes de servicio del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona han reclamado por carta a la Conselleria de Salut "estabilidad" y "continuidad" en el trabajo realizado en los últimos años en este centro, tras el relevo del actual gerente, Vicenç Martínez Ibáñez.

El cese de Martínez Ibáñez se hará efectivo esta misma semana en el consejo de administración del Institut Català de la Salut, donde se nombrará como nuevo gerente a Albert Salazar, hasta ahora gerente del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

En declaraciones a la prensa, Vicenç Martínez Ibáñez ha indicado este martes que, por el momento, el departamento de Salut no le ha propuesto otro destino.

Según ha añadido, tras unos días de descanso después de su cese espera poder implicarse en algún proyecto público social y/o de salud que le atraiga.

Ha asegurado "agradecer muchísimo" la iniciativa de los jefes de Servicio y ha indicado que "confío en ellos para que el modelo" que se ha impulsado bajo su gerencia no se pierda.

Martínez Ibáñez ha hecho estas declaraciones tras participar en el que ha sido su último acto público como gerente de Vall d'Hebron, la inauguración de una Unidad de Terapias Celulares Avanzadas contra el cáncer, pionera en España, en la que se prevé tratar a unos 200 enfermos al año.

Elogios

Durante la inauguración, el jefe del Servicio de Hematología, Francesc Bosch, ha elogiado la visión de futuro de Martínez Ibáñez y le ha agradecido su predisposición en el proyecto de puesta en marcha de la nueva unidad.

También ha recibido el apoyo, en el mismo sentido, por parte de Josep Tabernero, jefe de Oncología de Vall d'Hebron, e incluso del presidente de la Fundación Vila Casas, Antonio Vila Casas, quien ha agradecido "el trato" dispensado por los profesionales del hospital a su persona como paciente durante los últimos 15 años.

Los jefes de Servicio de Vall d'Hebron han indicado en una carta al departamento de Salud que están satisfechos con la gestión de Martínez Ibáñez, que "ha hecho un gran cambio" en el hospital, especialmente a la hora de hacerles partícipes de decisiones de gobierno del centro, una situación que desean mantener.

Según ha indicado a la prensa el doctor Francesc Bosch, uno de los firmantes del escrito, "obviamente, aceptamos el relevo", pero "deseamos continuidad en el trabajo hecho" y "mucha estabilidad en los cambios".

Ha apuntado que "tenemos magníficas referencias" del que será el nuevo gerente, Albert Salazar, quien fue nombrado a mediados de junio por la consellera de Salud, Alba Vergés, porque "se requiere un nuevo liderazgo para un nuevo ciclo", según se informaba en el escueto comunicado de Salut cuando se anunció el cambio en la dirección de Vall d'Hebron.

Vicenç Martínez Ibáñez, que fue nombrado a principios de 2015 en sustitución de José Jerónimo Navas, ha desarrollado gran parte de su carrera como médico y gestor del propio Vall d'Hebron, donde ha sido jefe de sección y jefe de Cirugía Pediátrica, coordinador del Área Maternoinfantil y director de Procesos Quirúrgicos, entre otros cargos.

A lo largo de su etapa como gerente de este centro, que atiende a la población de los distritos de Nou Barris y Sant Andreu y patologías complejas de pacientes de toda Cataluña, ha debido afrontar la situación de colapso prácticamente permanente del servicio de urgencias del hospital general, además de obras pendientes, como la nueva entrada de urgencias del Hospital de Traumatología.