Inaccesible desde 2021

La playa tóxica de Sant Adrià seguirá cerrada hasta 2024

CONTEXTO | Las playas de Badalona se han contaminado este año en cuatro ocasiones con aguas residuales

SANCIÓN | Sant Adrià estudia imponer una multa millonaria por la contaminación en su playa cancerígena

PROYECTO | La Generalitat acuerda con Endesa apropiarse ya de parte de las Tres Xemeneies

La playa del Litoral de Sant Adrià de Besòs, vallada y removida durante los trabajos de descontaminación.

La playa del Litoral de Sant Adrià de Besòs, vallada y removida durante los trabajos de descontaminación. / RICARD CUGAT

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La playa principal de Sant Adrià de Besòs, colindante a Barcelona, permanece atrapada en un bucle que la mantiene cerrada al público por la presencia de antiguos residuos industriales en la arena, calificados como potencialmente cancerígenos en caso de estar en contacto con ellos más de siete días y medio. Todos los plazos anunciados para reabrir la franja de costa, de unos 29.000 metros cuadrados, se han rebasado sin que se haya levantado la valla que envuelve el tramo desde mayo de 2021. Ha vuelto a ocurrir tras las recientes obras de descontaminación, promovidas por el Ministerio de Transición Ecológica casi dos años después del hallazgo de los restos insalubres, aflorados en unas excavaciones para extender unos cables submarinos de fibra óptica

Los análisis de la Agència de Residus de Catalunya, posteriores a los trabajos de limpieza que han costado 1,19 millones de euros, han seguido hallando metales pesados a escasa profundidad, atribuidos a los vertidos de fábricas que se afincaron cerca de la orilla durante décadas. El resultado lleva a la Generalitat a pronosticar que la playa del Litoral seguirá siendo inaccesible para lo que queda de año. Tras las comprobaciones, la Agència de Residus requirió a mediados de septiembre al ministerio que retome las tareas de saneamiento “en zonas concretas de la playa”, explica el órgano dependiente del Departament d’Acció Climàtica. “Esto puede suponer que la playa no se abra hasta dentro de cuatro a seis meses”, estima la conselleria.

Por su parte, el Ayuntamiento de Sant Adrià niega que se le haya comunicado esa previsión. De ser ajustado el cálculo de la Generalitat, la reja dejará al fin de parapetar la línea de costa entre enero y marzo de 2024. Implica un retraso más a los que ya acumula la recuperación de la franja marítima colindante a la antigua central térmica de las Tres Xemeneies, tótem de un futuro barrio pendiente de construir por completo, no exento de críticos: se edificarán 1.783 viviendas, a las que se quieren adherir plazas hoteleras, oficinas y un polo de empresas vinculadas al sector audiovisual, digital y del videojuego. 

Tres veranos sin baño

Hace cerca de un año, el Ministerio de Transición Ecológica aventuró que la playa estaría lista para reabrir antes de la última Semana Santa, hacia primeros de abril, coincidiendo con el inicio de la época de baño. Sin embargo, las obras no empezaron hasta el marzo pasado; por entonces, la meta era salvar una parte de la temporada estival y que la arena estuviera en condiciones para recibir a bañistas a finales de julio, según anunció la alcaldesa de la ciudad, Filo Cañete. Luego se habló de que la reapertura podría desencallarse más bien en agosto, pero tampoco sucedió. 

La Agència de Residus examinó 53 muestras de arena captadas a nivel superficial en toda la playa del Litoral. Se tomaron el 3 de agosto, al día siguiente de que la empresa pública Emgrisa comunicase que daba por finalizadas las labores para eliminar los residuos. El organismo de la Generalitat detalla que captó más tierra “en las zonas donde se ha dado un mayor tráfico de maquinaria durante las labores de descontaminación”.

Precisamente, la alcaldesa de Sant Adrià explicó la semana pasada en redes sociales que “la alteración” por presencia de restos tóxicos se ha localizado en “una pequeña superficie a nivel superficial”, que “coincide con el paso de la maquinaria” que trasladaba la arena retirada a un vertedero. El proyecto auguró que se extraerían 14.693 toneladas de arena, imposibles de regenerar, y se sustituirían por otras 13.078 toneladas. En su reciente declaración, Cañete afirmó que la localidad queda ahora a la espera de que llegue “la maquinaria necesaria” para reanudar los trabajos.

Vertidos al mar

Los vecinos de Sant Adrià han perdido ya tres veranos seguidos sin opción de pisar, tomar el sol ni zambullirse en la playa del Litoral. No obstante, no ha sido extraño ver a algunos bañistas dentro del espacio en que se prohíbe la entrada: pese a los carteles que advierten que continúa cerrado para “preservar la salud”, se cuelan por los puntos en que se ha tumbado el vallado, fácil de franquear. 

El municipio, con casi 37.000 habitantes y pegado a Barcelona, cuenta con otra playa, la del Fòrum. No obstante, suma cuatro suspensos consecutivos de la Unión Europea. Bruselas ha juzgado insuficiente la calidad de su agua, por la detección puntual de niveles altos de bacterias E.coli y enterecocos intestinales. 

El Ayuntamiento de Sant Adrià achaca los episodios de contaminación en la orilla a la falta de capacidad del alcantarillado que conecta Badalona con la de depuradora del Besòs. Suele desbordarse cuando caen fuertes lluvias y arroja aguas residuales al río Besòs y al mar. En caso de que el Fòrum reincidiera en la mala calificación este año, la directiva europea obligaría a cerrar el paso al agua o desaconsejar el baño en 2024.