Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

Bou ofrece a Valls y Collboni un pacto constitucionalista para frenar la deriva independentista en Barcelona

El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona ha participado en el coloquio Primera Plan@

Luis Benavides

Josep Bou ha participado en el coloquio Primera Plan@  / FERRAN NADEU / VÍDEO: ASLI YARIMOGLU

El empresario Josep Bou siempre dijo que su partido político ideal no existía y crearía uno con pedazos de aquí y de allí. “El Partido Popular es el partido que más encaja en mis principios y por eso estoy aquí”, ha puntualizado el ahora candidato del Partido Popular de Catalunya a la alcaldía de Barcelona, un candidato independiente y atípico, especialmente preocupado por reactivar la economía. “Crear empleo y pagar nóminas. Esto es lo que he hecho toda la vida”, ha dicho el alcaldable esta mañana durante el primero de los desayunos-coloquios Primera Plan@, que organizan EL PERIÓDICO y Banc Sabadell.

Bou se ha propuesto que vuelvan las inversiones y crezca el empleo. “De eso sé más que los otros seis candidatos”,  ha asegurada el propietario de una cadena de panaderías, la única opción de centro-derecha, ha dicho, en estas elecciones municipales. “Collboni y Valls se pasan todo el rato discutiendo, pero sobre quien es más socialista. Soy el único constitucionalista que no es socialista”, ha añadido el candidato popular, quien ofrece un pacto entre constitucionalistas a los candidatos del PSC y PP. Juntos, explica, deben acabar con “la calentura independentista” que “ha dividido la sociedad catalana en dos” y asegura que defenderá que se pueda “seguir siendo barceloneses, catalanes y españoles” al mismo tiempo.

Apuesta por el diálogo para reconstruir los puentes entre los catalanes y los españoles, pero siempre dentro del marco constitucional. “¿De qué hablaría con los independentistas? De fútbol”, ha bromeado Bou, porque el diálogo que quieren los secesionistas "es fuera del marco de la ley". En este sentido, el candidato popular ha recordado “la Barcelona de los amigos para siempre, la Barcelona del 92”.

El candidato popular ha aprovechado el turno de preguntas para matizar, una vez más, sus declaraciones en el debate de alcaldables de Betevé el pasado domingo. “Dije que para no hacer nada, no perdería el tiempo”, ha dicho. “Pero tendremos muy buenos resultados. Estoy seguro. Yo no me voy”, ha añadido, entre aplausos de los asistentes al desayuno en el hotel Fairmont Rey Juan Carlos I. En este sentido, Bou se ha mostrado muy satisfecho con los seis días que lleva de campaña, su primera campaña electoral, y en los que se ha dedicado principalmente "a hablar con la gente". Aunque las diferentes encuestas no observan en el Partido Popular de Catalunya precisamente un momento de crecimiento demoscópico, Bou es optimista. "Me gustaría que durase más esta campaña porque iría en nuestro favor", ha dicho.

Contra el populismo y la inseguridad

El empresario achaca los malos resultados de su formación en las últimas elecciones al que considera un “voto en caliente”, el de la gente harta de corrupción, pero esos votos a formaciones que considera populistas como Podemos y Barcelona en Comú “irá descendiendo”. A la Colau alcaldesa le ha recriminado que repita “las promesas populistas de hace cuatro años, promesas que luego no puede cumplir porque no dependen de ella y además son inviables”, ha apostillado.

La Barcelona de Colau, asegura el candidato del PP, “ha sido noticia por el incivismo, la fuga de empresas, el ‘top manta’, el frenazo a las inversiones y la delincuencia”. En este último aspecto, Bou ha tirado de estadísticas. El aumento de agresiones sexuales, robos con violencia, robos con fuerza en domicilios y locales preocupa y mucho al empresario, quien ridiculizó durante el desayuno la idea de Colau de crear una fiscalía para luchar contra los hurtos. La alcaldable de Barcelona en Comú defendió esta semana que es necesario que haya “un fiscal especial que encuentre la manera de que a los ladrones profesionales no les salga a cuenta” venir a robar a la capital catalana y también ha prometido durante la campaña incrementar el número de agentes de la Guardia Urbana a un ritmo de 100 al año en los próximos cuatro años. En esto coinciden, más o menos, la alcaldesa en funciones y el candidato popular, si bien el segundo sostiene que Colau ha menospreciado  a los agentes municipales en estos años.  Y es que Bou también quiere incrementar el número de agentes de la policía local, con una brigada especial para el barrio del Raval. “Si la Guardia Urbana hubiera llevado armas largas no habría pasado esto”, ha  añadido en referencia a la gestión de los atentados de Barcelona el pasado 17 de agosto del 2017.

“Haremos la vida imposible a los que no cumplen la ley”, ha prometido Bou. Preguntado por el papel de los Mossos d’Esquadra en este asunto, el candidato del Partido Popular ha dicho que la policía autonómica, un cuerpo “descohesionado”, todavía tiene que “arreglar problemas internos”. En este sentido, ha denunciado que todos los altos cargos entienden el cuerpo como una “policía política”.

No feminista y pro-coche

Con la alcaldable de Barcelona en Comú no comparte ni el feminismo ni su cruzada contra el vehículo privado. Ideologías como la feminista, ha proseguido, le "asustan". En este sentido, ha señalado que el 80 % de los trabajadores de su empresa son mujeres y que esa era la mejor respuesta a la pregunta. Merece la pena recordar que durante el 8-M un presunto piropo hacia las mujeres se volvió en su contra. De las mujeres dijo que eran “más simpáticas que los hombres” y que “por eso venden más que nosotros”.

Respecto a la movilidad sostenible y la lucha contra la contaminación, Bou apuesta por "la convivencia". “Las bicicletas han llegado par quedarse, pero se tienen que ordenar”, ha dicho, para justo después asegurar que muchos carriles bici deberían desaparecer por inútiles o infrautilizados. En lugar del tranvía, ha recordado, el prefiere unas buenas conexiones en autobús.

Preguntas de los lectores

En el turno de las preguntas, un lector le ha preguntado por los ‘menas’. Bou ha respondido que no existen “soluciones mágicas” y ha insistido en la idea de repatriar a estos menores inmigrantes argumentando que el papel de las familias es fundamental en la educación, que los progenitores deben hacerse cargo de ellos. “Si no es posible, porque no se puede localizar a sus familias, es necesario un censo y darle un contenido social, y eso lo que tiene que hacer el Ayuntamiento y puedo hacerlo”, ha asegurado el alcaldable popular, quien ha insinuado que actualmente los menores “se aburren  y eso es peligroso”. “Lo primero de todo es potenciarles y hacer algo que les llene. Necesitan un plan de recuperación moral y la cultura del deporte les puede ayudar”, ha opinado Bou, sin hacer referencia en ningún momento a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), el organismo de la Generalitat encargado de promover el bienestar de los menores en alto riesgo de marginación social.

Otro lector le ha preguntado por los políticos "sin experiencia ni ideales, que solo piensan en en el sueldo mensual y en la jubilación permanente". Bou ha sido tajante: sobran políticos, sobre todo en las diputaciones y autonomías, y eso supone un "despilfarro enorme". Ha lamentado que algunos políticos hayan llegado a la arena política pensando en hacer negocios, algo de lo que le acusó Saliente (CUP) en el debate de alcaldables de Betevé, el pasado domingo. Bou lo negó radicalmente. Los políticos deben tener "dedicación plena y estar bien pagados", ha concluido.