Creado en 2003 por Britt Moran y Emiliano Salci, el equipo de diseño de interiores milanés DIMORESTUDIO ha recorrido un largo camino desde que presntó por vez primera sus creaciones en el Salón del Mueble de Milán hace ahora 16 años. En todo ese tiempo, el dúo ha trabajado en numerosas casas privadas, tiendas conceptuales para la marca australiana de cuidado de la piel Aesop, muebles especialmente diseñados para la sede del Museo Delacroix y, más recientemente, el Hotel Saint-Marc en París.

Construido en 1791, el Saint-Marc fue el hogar del duque de Choiseul y más tarde la sede del periódico Le National, una publicación que tuvo un papel fundamental en la Revolución Francesa de 1830. En 2013, Nadia Murano y Denis Nourry compraron el hotel y le encargaron a DIMORESTUDIO que supervisara un proceso de renovación del edificio tan respetuoso con su esencia como revolucionario. En loos meses siguientes, Moran y Salci le dieron un muy atractivo y peculiar aire Art Déco al vetusto edificio y rediseñaron cada una de las 25 habitaciones para que parezcan apartamentos privados. Hablamos con el dúo de diseñadores sobre el reto que supone siempre reconciliar la modernidad con el legado y la tradición, uniendo pasado y presente en un equilibrio fértil.

© Philippe Servent I hanslucas

 

¿Cómo comenzó su relación laboral?
Nos conocimos en Milán en 2000. Nos presentaron amigos comunes que conocían nuestra pasión por el diseño y la decoración de interiores, y luego nos convertimos en socios comerciales. Emiliano está a cargo del equipo creativo, mientras que yo estoy involucrado en las relaciones con los clientes y la administración. Para cada proyecto, intercambiamos puntos de vista e ideas, y trabajamos de manera complementaria.

 

¿Qué os decidió a crear DIMORESTUDIO?
Queríamos crear un marco de trabajo adecuado para nuestra pasión y nuestras habilidades. Nuestra primera presentación en Salone del Mobile fue un momento crucial, ya que el interés generado condujo a nuestros primeros trabajos por encargo, tanto en propuestas de interiorismo para residencias particulares y hoteles como en diseño de muebles.

 

 

¿Cómo definirías la estética DIMORESTUDIO?
El estilo característico de nuestra marca es una práctica cotidiana que se mueve constantemente entre el diseño, el arte, la arquitectura y la moda. Eso nos permite integrar con naturalidad todo tipo de materiales, conceptos y estilos, incluso referencias estéticas de distintos periodos. Diría que nuestro sello es un diálogo constante entre el pasado y el presente, la tradición y la contemporaneidad, para crear y dar forma a una atmósfera específica a cada proyecto.

 

Tienen ustedes un listado de proyectos impresionante. ¿Qué cree que atrae hacia su marca a clientes tan distintos entre sí?
Supongo que se valora nuestra capacidad para dotar de una personalidad diferenciada a cada espacio o ambiente que creamos. Siempre tratamos de infundirle un sabor único mediante el uso de colores inusuales e inesperados, utilizando diferentes materiales y mezclando pasado y presente con tradición y contemporaneidad. Esto es lo que atrae a nuestros clientes. 

 

¿Qué le interesó más de rediseñar el interior del Hotel Saint Marc?
Sobre todo, nos estimuló que el cliente tuviese claro el enorme valor histórico y cultural ese y quisieses preservarlo, que no perdiese su esencia. Eso supone todo un reto: tienes que ser respetuoso y, a la vez, valiente y creativo. La voluntad de partir de una coexistencia equilibrada entre el pasado y el presente se nota sobre todo en cómo objetos icónicos diseñados por profesionales contemporáneos comparten espacio con piezas máas antiguas y ligadas al pasado del hotel.

© Philippe Servent I hanslucas

 

¿Cuáles han sido sus principales influencias en este proyecto?
Sobre todo, en el Art Déco con un toque genuinamente francés. Nos planteamos crear un espacio que fuese algo así como uno de los clubs de jazz parisinos en los que actuó Josephine Baker en los años 20.

 

¿En qué proyectos están trabajando ustedes ahora?
Estamos centrados en una serie de proyectos residenciales en Nueva York, Londres, Viena, Turín y Florencia, así como en nuevas tiendas en París, Tokio y Londres.