"No hay nada que no puedas hacer en Nueva York”, canta Alicia Keys en Empire State of Mind, la famosa canción que le dedicó a la Gran Manzana, junto a Jay Z. Y, ciertamente, en Nueva York hay todo tipo de planes sugerentes a tu alcance. Siendo, como es, una de las grandes mecas turísticas, hay museos y hay monumentos y hay perritos calientes para dar y tomar. Pero eso va a estar siempre. Y siempre estaremos a tiempo de disfrutarlo. 

Ahora bien, existen una serie de instalaciones interactivas, a caballo entre el arte y el espectáculo, que te permitirán alucinar en colores durante un rato sin necesidad de ingerir sustancia alguna. Y, además, podrás hacerte fotos de recuerdo. El problema es que esas instalaciones solo durarán unas cuantas semanas y luego se esfumarán como espejismos. Así que nos urge decirte cuáles son, para que te des prisa y, si andas por Nueva York, te pases a verlas. El Empire State puede esperar.

 

1 Ocean Cube

Gracias a sus tonos azules y a sus luces bio-luminiscentes, meternos en este Ocean Cube viene a ser como practicar el submarinismo sin mojarnos ni un pelo. Sobre todo, resultan interesantes el Túnel de Coral y la Jellyfish Station, con ballenas y medusas gigantes. Y todo esto, con una agradable coartada ecologista, implícita en la intención de los creadores. La instalación podrá visitarse hasta el 23 de octubre.

 

2 The Nautilus

 

 

En el antiguo puerto de Nueva York, en el corazón del Pier 17, tenemos esta singular atracción interactiva que permanecerá hasta el 10 de septiembre. Se trata de una especie de bosque con casi un centenar de postes luminosos dotados con tecnología inteligente, que reaccionarán a tus caricias, toques y pasos. Así, puedes convertir tu paseo por el puerto en toda una explosión de luces, ruiditos y colores.

 

3 The Color Factory NYC

Más de 20.000 metros cuadrados mide la fábrica donde se encuentra esta curiosa instalación. Una fábrica del Soho que un puñado de artistas neoyorquinos –como Jason Polan, Tamara Shopsin o Andrew Kuo– han transformado en 16 salas interactivas llenas de luz, color y diversión, que durarán hasta el 31 de agosto. Lo pasarás pipa en su profunda piscina de bolas o en su pista de círculos luminosos.

 

4 Lost and Found

En Hudson Yards, el nuevo barrio que hay junto al río, existe un centro comercial que alberga el Snark Park, un espacio artístico polivalente que está en permanente mutación. Ahora mismo, y hasta el mes de septiembre, puedes disfrutar de la instalación Lost and Found, un laberinto de columnas blancas lleno de sorpresas, espejismos y otros retos que tendrás que descubrir en tu vagar. ¿Te atreves?

 

5 Museum of Illusions

Más que una instalación, un auténtico parque de atracciones virtual: dos inmensas plantas llenas de decenas de salas en las que puedes disfrutar de juegos interactivos e ilusiones ópticas a tutiplén. Por poner dos ejemplos, en la Rotated Room podrás «andar por el techo» y en la Infinity Room te observarás multiplicado hasta el infinito. Total: un museo en el que puedes saltar, correr y hasta gritar.