En el ya muy nutrido catálogo de Prime Video son cada vez más frecuentes las series clásicas, ficciones que forman parte por derecho propio de la historia de la televisión. Sin embargo, no tiene demasiado sentido que tratemos de descubrirte alguna de ellas, sería absurdo y pretencioso.

Lo que sí podemos hacer por ti es compartir contigo la experiencia acumulada en cientos de horas de navegación por ese océano de series en que se está convirtiendo Amazon Prime. Apostamos por siete ficciones episódicas de los últimos años, de distintos géneros y formatos, aptas para todos los públicos o de vocación exquisita y minoritaria. Lo que tienen en común es que todas ellas nos parecen excelentes y creemos que vale mucho la pena que apuestes por ellas.

 

1 Fleabag

Phoebe Waller-Bridge ya ha dado el gran salto gracias a esa turbia y festiva atrocidad que es Killing Eve. Sin embargo, la actriz y guionista británica de 33 años ya había dado lo mejor de sí misma en Fleabag, tragicomedia ácida sobre una joven londinense gruñona, depresiva, enamoradiza y sexualmente voraz que narra su vida sin filtros, interpelando continuamente al espectador en busca de su comprensión y sus caracajadas cómplices.

En Fleabag hay mucho sexo, mucha desventura cotidiana, explotación laboral, desastres financieros, soledad, desconsuelo y psicoanálisis a raudales y quintales métricos de humor seco, inteligente y despiado. Una maravilla no apta para alérgicos a la excentricidad ni gente impresionable o meliflua.

 

2 The Tick

Creación de Ben Edlund, un dibujante y guionista de Massachussets que trabajó en su día para el gran Joss Whedon, The Tick es un superhéroe grotesco, con un disfraz bochornoso y un inquietante pasado como paciente de instituciones psiquiáticas. En las dos temporadas de la serie, creada por Amazon Video, este justiciero de pacotilla encuentra un aliado tan poco cualificado como él (Arthur, un joven contable en excedencia, hijo de una de las víctimas del supervillano The Terror) y se lanza a la odisea de restaurar el orden en un infierno urbano en que los criminales con superpoderes campan a sus anchas. La serie es tan rara, tan lisérgica, que Amazon Video no se decide, de momento, a producir una tercera temporada, de manera que Edlund está buscando ya “un nuevo hogar” para su extraña (y adictiva) criatura.

 

3 Good Omens

A Neil Gaiman habría que ir pensando en hacerle un monumento. El autor inglés derrocha creatividad desquiciada en proyectos como este, adaptación de una novela que el mismo escribió junto al ya fallecido Terry Pratchet, otro que tal bailaba. Good Omens reúne a dos actores superdotados, David Tennant y Michael Sheen, en un dúo de demonio y ámgel para la historia. Una sirve al infierno y el otro al cielo, pero entre ellos se forja una sólida amistad que les permite encadenar réplicas mordaces a velocidad de crucero mientras cooperan para salvar al mundo de un apocalipsis inminente. Ya que hablábamos de excentricidad, pocas series pueden presumir de un humor tan marciano y ezquizoide como el de esta.

 

4 The Night Manager

Amazon Prime también ha demostrado olfaro acudiendo al rescate de ficciones de otras cadenas que pasaron un tanto desapercibidas en su día en otras cadenas, como esta miniserie anglo-estadounidense basada en una novela de John le Carré y protagonizada por Hugh Laurie, Tom Hiddleston, Olivia Colman y Elizabeth Debicki.

Laurie rara vez ha conseguido alejarse tanto de la sombra del House como en el papel de traficante de armas seductor y despiadado que asume en esta ficción dirigida con tacto y mano maestra por la danesa Susanne Bier. Y Hiddleston está irresistible en la piel de uno de esos espías de Le Carré que no saben muy bien para quién trabajan, pero siguen adelante con su misión, aunque sea a citas, hasta el último aliento. Una ficción sobria, adictiva y con clase, de las que parecen acabarse en un santiamén porque dejan al espectador con ganas de más.

 

5 The Terror

Entramos en el terreno de las ficciones de época. Basada en una novela de Dan Simmos, esta serie lleva el terror claustrofóbico al aire libre. En concreto, al infierno ártico del paso del Noroeste en que se vio atrapada en 1847 la exposición polar del capitán Sir John Franklin. La historia real es un enigma, porque de Franklin y su tripulación nunca más se supo, pero en los 10 absorbentes capítulos de la primera temporada de esta serie producida por Ridley Scott, se especula con que no solo el frío, el hambre y la noche ártica se cebaron con ellos, sino qe también tuvieron que hacer frente a una amenaza sobrenatural. El éxito de esta primera tanda de episodios ha motivado que se diese luz verde a una segunda. Se estrena el 12 de agosto y estará ambientada en la Segunda Guerra Mundial.

 

6 Good Girls Revolt

Esta rebelión de las buenas chicas se vendió en su día como una especie de Mad Men feminista, pero lo cierto es que su impacto fue limitado y acabó siendo cancelada sin contemplaciones en 2016. Es evidente que la creación de la guinista y diseñadora Dana Calvo no acabó de encontrar su público, pero el cao es que tenía grandes virtudes que vale la pena redescubrir, ahora que la serie es un producto acabado y no se espera que continúe.

Basada en un libro de Lynn PovichGood Girls Revolt es la historia de cuatro reporteras de una revista de actualidad llamada News of the Week que se enfrentan al machismo y la desconsideración de sus jefes (por no hablar de la falta de solidaridad de sus colegas masculinos) en los Estados Unidos revolucionarios de 1969. Genevieve Angelson, Anna Camp, Erin Drake y Hunter Parrish protagonizan esta notable historia de insurrección laboral y cambios culturales durante la llamada edad de oro del periodismo estadounidense.