Junts no se sentará

Seguridad y Cultura irrumpen en la mesa de diálogo

  • La cita es a las 10 h este miércoles en la Moncloa y por el Gobierno acuden Bolaños, Díaz, Rodríguez e Iceta. Por el Govern, Vilagrà, Torrent, Elena y Garriga

  • Ambas partes sostienen que habrá acuerdos concretos. La sedición está fuera del radar del Ejecutivo, que no quiere sufrir más desgaste tras los indultos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), recibe en la Moncloa al ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, el pasado 15 de julio de 2022.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), recibe en la Moncloa al ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, el pasado 15 de julio de 2022. / DAVID CASTRO

6
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Tras varios días de mutismo y de discretas conversaciones entre ambos ejecutivos, finalmente este miércoles, 27 de julio, a las 10 de la mañana, se reúne la mesa de diálogo entre Gobierno central y Govern catalán en la Moncloa. Una cita con una novedad: la incorporación en la delegación del Govern, de los titulares de Interior, Joan Ignasi Elena, y de Cultura, Natàlia Garriga, sin que previamente haya trascendido si se abordarán o no cuestiones relacionadas con seguridad o el ámbito cultural.

La reunión de este miércoles llega diez meses después de la anterior (que se celebró en Barcelona), con escasas expectativas de acuerdos de peso y con el rechazo frontal de Junts, socio minoritario de Pere Aragonès. Sin embargo, ambos gobiernos sostienen, sin dar detalles, que habrá frutos concretos. Es muy probable, según las fuentes consultadas, que uno de los acuerdos gire en torno a cuestiones "identitarias", sin mayor precisión.

Para el Gobierno de Pedro Sánchez, la sola convocatoria, que sigue al encuentro de los dos presidentes del pasado 15 de julio también en la Moncloa, supone un éxito, una muestra de la "normalidad" retornada, de que la crisis por el 'caso Pegasus' se ha superado. Pero subrayan que no habrá, ni es posible, ningún acercamiento en torno a las dos cuestiones medulares que plantea el independentismo: amnistía y referéndum. Las dos partes sellarán un acuerdo que ya han trabajado sus respectivos equipos en los últimos meses y, con más intensidad, en estas semanas previas. De hecho, según indicaban fuentes del Ejecutivo, ya hay un documento prácticamente cerrado, que bendecirán las dos delegaciones este miércoles.

Es probable que un acuerdo gire en torno a cuestiones "identitarias", según las fuentes consultadas, que no aportan mayor precisión

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, leyó este martes en positivo la convocatoria de la reunión y respondió implícitamente a las críticas de Junts. Para Vilalta, la mesa "es el único camino para avanzar en la resolución del conflicto político", frente a los que "tampoco proponen nada, tampoco nos quieren acompañar. "Lo lamentamos, pero esto no nos frena para sentarnos ante el Estado para negociar y para poder fijar unas garantías y metodología necesarias para desjudicializar el conflicto", sostuvo.

A la cita de este miércoles no acudirán por primera vez los presidentes. Por parte del Gobierno, el jefe de la delegación será el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. Con él se sentarán la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz —en representación de Unidas Podemos—; la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, y el ministro de Cultura, Miquel Iceta. Es decir, que se mantienen los interlocutores, sin cambio alguno. Ya lo avanzó el pasado domingo este diario, igual que el miércoles como la fecha más segura de la convocatoria, que finalmente se confirmó.

Por la parte catalana, acudirán a la cita la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà; el titular de Empresa y Trabajo, Roger Torrent —ya participaron ambos en la cita del pasado septiembre—, junto a los citados Elena y Garriga. Así lo decidió Aragonès en el seno de la reunión del Consell Executiu. Los cuatro son 'consellers' de ERC y ninguno de Junts, que considera "agotada" esta mesa y pide "pasar página" y "pasar a la acción".

Sedición: no más desgaste

ERC presiona para una reforma del delito de sedición, pero ni Rodríguez ni la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, avanzaron los temas a debate. La ministra remarcó en rueda de prensa tras la reunión del Gabinete que el Ejecutivo valora "positivamente" que el delito de sedición pueda modificarse y "acercarse" al que se contempla en otros países del entorno, pero insistió en que el Gobierno es "muy consciente" de que para una modificación del Código Penal se necesitan unas mayorías parlamentarias muy amplias. El bipartito podría construir una mayoría absoluta con sus socios, pero el PSOE no quiere tocar la legislación sin el PP. La razón, según reconocen desde la Moncloa, es que no quiere sufrir más desgaste político después de la erosión que le provocó la concesión de los indultos a los líderes del 'procés', el año pasado.

En Hacienda se muestran optimistas respecto a que ERC apoye los Presupuestos de 2023, y la mesa es "un buen comienzo". Ya accedió a esas dos décimas de margen de déficit a petición suya

Para los socialistas, que pondrán en marcha a la vuelta del verano la maquinaria electoral, son prioritarias las autonómicas y municipales de mayo, y después las generales, y quieren evitarse más focos de tensión. Y asumen que los acuerdos deberán ser magros por las posiciones de partida tan distantes de Gobierno y Generalitat.

En el Ejecutivo sí se remarca que la distensión con ERC ayudará a sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2023. Fuentes de Hacienda señalan que las dos décimas de margen de déficit que el Gobierno concederá a las comunidades autónomas y que tendrá que absorber el Estado ha sido pactado con los republicanos. "Las opciones de que aprobemos las cuentas del próximo año son las mismas que teníamos hace 12 meses. No creemos que ahora haya elementos de tensión añadidos. Sí los hubo con Pegasus. Y no vemos un ambiente preelectoral que haga difícil los acuerdos porque queda más de un año para las generales. Que se vuelva a reunir la mesa es un buen comienzo", apuntan.

El Govern persigue la desjudicialización

El objetivo, asume el Ejecutivo de Aragonès, es ir avanzando en la desjudicialización en próximos encuentros

Noticias relacionadas

Por su parte, el Govern ha insistido en que la reunión tendrá lugar porque hay acuerdos cerrados previamente entre ambas administraciones. El objetivo inmediato de la Generalitat es lograr la llamada desjudicialización del 'procés' mediante cambios legislativos que afecten al delito de sedición y al funcionamiento del Tribunal de Cuentas. Pero fuentes de Presidencia de la Generalitat ya subrayaban días atrás que el objetivo no se culminará en la reunión de este miércoles, sino que deberá seguir persiguiéndose en futuros encuentros. El siguiente, teóricamente, debe celebrarse a final de año, según pactaron Bolaños y Vilagrà. La meta final del Govern es lograr la amnistía y la autodeterminación, implanteables para el Gobierno.

Nada más confirmarse la convocatoria de la reunión, el exlíder de Junts y 'expresident' Carles Puigdemont, saltó a la yugular de ERC. En un tuit, afirmó que esta cita "blanquea al Gobierno español a ojos internacionales, sin ningún avance político, sino todo el contrario". Puigdemont afeó a ERC que sus integrantes en la Mesa del Parlament se abstuvieran en una votación sobre la posibilidad de que el 'exconseller' Lluís Puig, huido en Bélgica, pueda seguir votando de forma delegada en las comisiones parlamentarias.