En súplica

Puigdemont vuelve a intentar apartar a Arnaldo y Espejel con un nuevo recurso ante el TC

  • Considera que hay "animadversión" hacia sus pretensiones y no espera ni a una aclaración del tribunal

Carles Puigdemont, en un acto junto al actual president de la Generalitat, Pere Aragonés.

Carles Puigdemont, en un acto junto al actual president de la Generalitat, Pere Aragonés.

2
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

Al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont no le ha gustado el auto del Tribunal Constitucional que rechazaba de plano su intento de apartar de sus recursos a los magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel. Por eso, sin siquiera esperar a recibir respuesta a una aclaración que pidió este mismo miércoles, ha recurrido en súplica el rechazo de las 33 recusaciones interpuestas.

La defensa de Puigdemont, que ejerce el abogado Gonzalo Boye, ha presentado un escrito de 36 páginas, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, en el que atribuye al Constitucional "animadversión" hacia él y el resto de recusantes por no dar trámite a los incidentes con los que pretendían que Arnaldo y Espejel quedaran fuera de los asuntos pendientes del 'procés', entre los que aún figuran los recursos de Oriol Junqueras, Dolors Bassa y Joaquim Forn contra la sentencia del Supremo que les condenó.

Cambio de doctrina

El Constitucional las rechazó por entenderlas abusivas al buscar acabar con el quórum suficiente para poder pronunciarse en este asunto, ya que ya hay dos magistrados apartados por voluntad propia, Antonio Narváez y Cándido Conde-Pumpido, de tal forma que solo quedarían ocho jueces para resolverlo, el mínimo necesario para elo. A eso hay que sumar que Alfredo Montoya sigue de baja y que la recusación de Puigdemont pedía también que el presidente del tribunal, Pedro González-Trevijano, no participara en la de Arnaldo por amistad entre ambos.

En su resolución el Constitucional defendió su cambio de doctrina y sostenía el perfil ideológico de los magistrados que lo forman como una característica connatural al propio tribunal, así como la trayectoria profesional por la que son elegidos, lo que les lleva a menudo a pronunciarse sobre asuntos de interés en artículos y publicaciones. De hecho, muchos de ellos no son jueces, sino catedráticos que han colaborado con distintos medios.

Participación de los recusados

Entre los argumentos utilizados por Boye figura que en la decisión de rechazar las recusaciones participaron tanto Narváez y Conde-Pumpido como Arnaldo y Espejel, cuando en la jurisdicción ordinaria, donde existe el recambio entre magistrados, se apartan de la resolución de los incidentes que les afectan directamente.

Noticias relacionadas

"La falta de previsión, en el ordenamiento jurídico español, de un mecanismo de sustitución de los magistrados del Tribunal Constitucional como el que existe, por ejemplo, en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en modo alguno puede justificar el sacrificio del derecho a un tribunal imparcial", sostiene la defensa.

El escrito insiste en que las condiciones de apariencia de imparcialidad que la justicia europea impone a los jueces son también aplicables a los magistrados del Constitucional, pese a lo que dice la última resolución del tribunal.