Primer pleno

El TC rechaza de plano las 33 recusaciones presentadas contra los magistrados Arnaldo y Espejel

  • El Constitucional considera que los incidentes carecen de argumentos válidos y su tramitación paralizaría el tribunal

  • La resolución de los recursos del 'procés' debería esperar a que se recuperara el magistrado que se encuentra de baja

Primer pleno del Tribunal Constitucional bajo la presidencia de Pedro González-Trevijano.

Primer pleno del Tribunal Constitucional bajo la presidencia de Pedro González-Trevijano. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El Tribunal Constitucional ha rechazado de plano por unanimidad los 33 incidentes de recusación presentados, entre otros, por el presidente de ERC Oriol Junqueras y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, contra los magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel, para evitar que el TC quedara sin quórum suficiente para resolver estos recursos, informaron a EL PERIÓDICO fuentes del alto tribunal. El orden del día se tuvo que alterar para poder dar una respuesta adecuada al primer obstáculo que se le había presentado al tribunal durante la presidencia de Pedro González-Trevijano, que, no obstante, ha logrado que la decisión fuera adoptada de forma unánime, conforme al objetivo que se había marcado al asumir su nueva responsabilidad.

El pleno, que ha comenzado a celebrarse este miércoles y seguirá el jueves, ha respondido de forma contundente a la iniciativa de algunos de los condenados por el 'procés y de los declarados en rebeldía. El líder de ERC y Puigdemont alegaban que los dos magistrados propuestos por el PP para alcanzar el tribunal habían perdido la imparcialidad necesaria para poder pronunciarse sobre los recursos del 'procés' aún pendientes, entre los que se encuentran el del propio Junqueras, el de Dolors Bassa y el de Joaquim Forn contra la sentencia del Supremo, pero también varios contra otras resoluciones dictadas a partir de ella, algunas de los cuales iban a ser revisadas en esta sesión.

Salvar el quórum

En su resolución, el pleno pone de manifiesto la legitimidad de origen de los magistrados del tribunal, al ser elegidos por los tres poderes del Estado, lo que se proyecta en la pluralidad de perspectivas jurídicas que confluyen en las deliberaciones y decisiones del órgano colegiado, expresión del pluralismo político. Descarta la posibilidad de excluir a los dos magistrados recusados, porque el tribunal quedaría sin el quórum de ocho magistrados exigido para poder resolver los recursos del 'procés'.

Añade que “la salvaguarda del ejercicio de la jurisdicción constitucional reclama y justifica que no deba excluirse de la conformación del pleno a ninguno de sus magistrados presentes”, porque "a la defensa de la jurisdicción del tribunal todos sus magistrados están llamados, sin que quepa hacer distinciones entre los recusados y los abstenidos”.

El pleno, además, considera que los motivos de recusación están basados en meras afirmaciones “huérfanas de todo sustento en hechos concretos” y descarta “que pueda fundarse una duda legítima de imparcialidad, sea por la exteriorización jurisdiccional de un criterio jurídico al resolver un proceso o al discrepar de lo resuelto a través de la formulación de un voto particular, sea por las manifestaciones vertidas en publicaciones académicas o en artículos de opinión antes de haber adquirido la condición de magistrado”.

Como aviso a navegantes afirma que “no sólo el Constitucional sino también el resto de tribunales deben ser integrados por uueces que no tengan la mente vacía sobre los asuntos jurídicos sometidos a su consideración”.

Antes de otros recursos

Noticias relacionadas

La presentación de recusaciones nada más tomar posesión los nuevos magistrados obligaron a alterar la previsión original, porque de su resolución dependía cuántos de ellos participaran en la resolución de los recursos pendientes. La decisión de rechazar de plano se ha producido por unanimidad con el objetivo de evitar paralizar la actuación del propio tribunal por falta de quórum, ya que incluso e incidente de Puigdemont pedía expresamente que no participara el presidente González-Trevijano, por la amistad que le atribuye con el primero.

Si se hubieran tramitado los incidentes, se habrían tenido que paralizar todos los asuntos relacionados con el 'procés', ya que solo ocho de los 12 magistrados que componen el Constitucional puedan resolver los recursos contra la sentencia del Supremo aún pendientes, porque Cándido Conde-Pumpido y Antonio Narváez ya se habían apartado de las deliberaciones tras ser cuestionada su apariencia de imparcialidad por varios de los condenados en el 'procés' y el expresidente huido. Otro magistrado, Alfredo Montoya está de baja por enfermedad, por lo que no habría magistrados suficientes para pronunciarse.