El laberinto catalán

El mito de la mayoría independentista del 52% en Catalunya

  • El escrutinio de las últimas elecciones autonómicas refuta la principal proclama del Govern y las formaciones secesionistas

El mito de la mayoría independentista del 52% en Catalunya
3
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

La agónica tramitación de los presupuestos de la Generalitat para 2022 ha dejado patente esta semana la fragilidad de la mayoría que aupó al 'president' Pere Aragonès y al Govern de ERC y Junts hace apenas seis meses. Pero también ha hecho tambalearse el porcentaje fetiche que los partidos independentistas agitan a modo de mantra: el 52%. Esa sería, según el Ejecutivo catalán y su socio renqueante de la CUP, la mayoría favorable a la independencia que las urnas depararon en febrero pasado, y a la que representarían las tres formaciones secesionistas del Parlament.

Sin embargo, la falta de unidad entre los tres socios y un vistazo a los resultados de las últimas elecciones autonómicas refutan la solidez de esa mayoría independentista. Estos son algunos datos que cuestionan la principal proclama de Esquerra, JxCat y la CUP.

En el Parlament, solo el 48%

La suma de los tres partidos independentistas con representación en el Parlament (ERC, Junts y CUP) no supera el 50% de los votos. Se queda en el 48,05%, una cota que tan solo mejoró en medio punto el 47,5% que sumaron en las elecciones de 2017, las que se celebraron bajo el mandato del artículo 155 de la Constitución y tras el encarcelamiento de los líderes del 1-O. En los otros dos comicios autonómicos del 'procés', los de 2012 y los 'plebiscitarios' de 2015, estas tres formaciones alcanzaron el 47,8% de los sufragios. Por lo tanto, cualquier iniciativa parlamentaria sobre la independencia representaría, en realidad, al 48,05% del electorado, que es la suma de las fuerzas con presencia en la Cámara catalana.

Redondeo con extraparlamentarios

Para que el independentismo pueda sostener que rebasó el 50% de las papeletas, a Esquerra, JxCat y CUP hay que sumar, al menos, el 2,72% de los votos que obtuvo el extraparlamentario PDECat. Añadiendo ese porcentaje se llega al 50,77%, que redondeado sería un 51%. Lo que faltaría para arañar el manido 52% habría que buscarlo en otras dos marcas que concurrieron a las elecciones con resultados ínfimos: Primàries per la Independència (0,21%) y el Partit Nacionalista de Catalunya (0,16%). En total, un 51,14%, al que aún se le debería aplicar un exagerado redondeo para alcanzar el 52%. Otra opción, para que este redondeo no sea tan extremo, sería computar el 0,18% del ultraderechista Front Nacional de Catalunya. Así se consigue un 51,32%.

El 'procés' gana pero no crece

Para el independentismo, las autonómicas de febrero siguieron la tendencia de las anteriores convocatorias electorales: ganó pero no creció. De hecho, perdió gran cantidad de adeptos debido, en gran medida, al hundimiento de la participación. En números absolutos, ERC, Junts, CUP y PDECat sumaron 1.443.273 votos, lo que representó su peor registro en unas autonómicas. Respecto a las de 2017, en las que se batió el récord de participación y de voto independentista (2.079.764 sufragios), supuso un retroceso de unas 636.491 papeletas. Pero no solo rebajaron la cota en unos comicios catalanes. En las europeas de 2019 hubo 1.720.550 votos secesionistas; en las generales, 1.642.063; y en las municipales, 1.583.469.

Solo una cuarta parte del censo

Para valorar mejor la representatividad social del voto independentista, hay que medirlo en relación al conjunto del censo electoral, que es la base social que algunos partidos, como ERC, defienden que debe "ensancharse". En la convocatoria de febrero, el censo de votantes era de 5.624.067 electores, por lo que el porcentaje de apoyo a fuerzas secesionistas tan solo atrajo al 25,66% del censo, uno de cada cuatro electores. Esta representatividad independentista fue creciendo desde 2012 a medida que avanzaba el 'procés', pero con registros que nunca han llegado al 40%. En los comicios autonómicos de 2017, en los que se alcanzó el mejor dato de papeletas independentistas, estas supusieron el 37,4% del censo, 12 puntos más que en febrero pasado.

Noticias relacionadas