Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

El independentismo gana pero no crece

El secesionismo se mantiene por debajo del 50% tras la triple cita con las urnas

El voto soberanista rondó el 30% del censo, menos que en el 1-O y las catalanas

Jose Rico

Tres elecciones y un par de campañas electorales en un mes han vuelto a demostrar que al independentismo catalán se le resiste eso de "ensanchar la base" que tanto obsesiona a Esquerra. Los tres comicios los han ganado en Catalunya formaciones secesionistas, pero el zurrón de votos partidarios de la ruptura con España no se ha hecho más grande. Ni ha conseguido rebasar el psicológico listón del 50%, aunque en las europeas lo haya rozado con la yema de los dedos.

La suma de JxCat y ERC en las elecciones a la Eurocámara llegó al 49,7%, el porcentaje más alto de voto independentista logrado desde que Artur Mas diese en el 2012 el pistoletazo de salida al ‘procés’. Sin embargo, el mismo día, en las municipales, las fuerzas secesionistas (JxCat, Esquerra, CUP y Primàries) sumaron el el 46,1% de las papeletas.

La participación fue del 64% en ambos comicios. En las europeas, elecciones en las que se batían Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, y que suelen propiciar un voto más indómito que en el resto de citas con las urnas, los independentistas subieron casi dos puntos respecto al 2014. En cambio, en las municipales, unos comicios en los que se prima el perfil de los candidatos y la gestión de los alcaldes, el secesionismo apenas creció medio punto con relación al 2015.

EL TECHO DE CRISTAL

Un mes antes, en las generales, la suma de EsquerraJxCat y Front Republicà quedó bastante más abajo, en el 39,4%. Con todo, fueron 7,3 puntos más que en las legislativas del 2016 y 8,3 puntos más que en las del 2015. Las generales han sido tradicionalmente las elecciones más refractarias para el independentismo, aunque en estas últimas se movilizó como nunca antes, propiciando que la participación se elevase hasta el 77,5%.

Más allá del porcentaje de votos, el número de papeletas favorables a la independencia de Catalunya se dio otra vez de bruces con un techo de cristal. En las europeas hubo 1.720.550 sufragios secesionistas; en las generales, 1.626.001; y en las municipales, 1.583.469. Son registros similares a los que ha ido recabando en cada convocatoria electoral un independentismo cuya cima holló en los últimos comicios autonómicos, en diciembre del 2017: 2.079.764 votos.

Ganador por municipio en las elecciones municipales y europeas en Catalunya

NÚMERUS CLAUSUS

En números absolutos, el apoyo independentista sí ha crecido levemente en cada convocatoria porque influye la subida de la participación. La suma de votos de Junts pel Sí y la CUP en las últimas elecciones, 1.966.508 papeletas, fue muy parecida a los apoyos que obtuvo el 'sí-sí' en el simulacro de consulta del 9-N del 2014: 1.897.274. En el 1-O del 2017, los 'síes' fueron 2.020.144. Y en las catalanas de ese mismo año, 2.079.764.

Pero sobre censo electoral –la base a "ensanchar"–, el porcentaje de voto secesionista se ha resentido con cada embate y cada enredo por los que atraviesa el 'procés'. El apoyo a la secesión de Catalunya atrajo el 9-N del 2014 al 34,42% del censo electoral; el 27-S del 2015 (elecciones catalanas), al 35,68%; el 1-O del 2017, al 37,8%; y el 21-D del 2017 (las últimas autonómicas), el 37,4%.

La triple cita con las urnas de esta primavera, en pleno juicio a los líderes del 1-O en el Tribunal Supremo y con los presos y huidos de la justicia como cabezas de lista en muchos casos, ha desplomado este porcentaje. En las generales votaron a candidaturas independentistas el 29,1% del censo; en las municipales, el 29,2%; y en las euroelecciones, el 31,8%. Es decir, en los tres casos, tres de cada 10 catalanes con derecho de voto han apostado por formaciones secesionistas.

¿Y EL REFERÉNDUM?

Otra máxima constante, pero a la baja, ha sido el magma de votantes partidarios de un referéndum de autodeterminación. En las catalanas del 2017 fueron 2.387.056 (suma de JxCat, ERC, Catalunya en Comú y CUP). En las generales, a las que no concurrió la CUP pero sí Front Republicà, pasó a ser de 2.240.739. En las europeas, sin la CUP, se quedó en 2.012.638. Y en las municipales, con la CUP, descendió hasta 1.883.108.

El independentismo gana pero no crece