Juego de tronos

Las 3 claves de la semana política

Las 3 claves de la semana política

El Periódico

3
Se lee en minutos
Albert Sáez
Albert Sáez

Director de EL PERIÓDICO

ver +

La política contemporánea padece de un exceso de tacticismo. La irrupción en las salas de máquinas de los llamados spin doctors, que han pasado de asesores externos a coroneles, sumada a la inmediatez de las redes sociales, que generan un espejismo de opinión pública, acaba convirtiendo la acción política en una mera suma de impactos. Los periodistas, en este esquema, corremos el peligro de hacernos cómplices y ayudar a disfrazar los impactos para que parezcan hechos en lugar de cumplir nuestra obligación de analizar y explicar los hechos que esconden los políticos buscando lograr esos impactos. Igual que el periodismo populista no está nunca dispuesto a que la realidad le estropee un buen titular, el tacticismo político no soporta que las decisiones convenientes le estropeen un buen impacto. Estas líneas semanales nacen para explicar los hechos y las consecuencias que hay detrás de esa tormenta de impactos en la que los spin doctors elevados a coroneles quieren convertir la política.

'Momentum' Junqueras

Máxima expectación el lunes pasado por el primer saludo público entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès. Todos los focos puestos en una de las catedrales de la Catalunya de toda la vida, Foment del Treball, ahora dirigida por el gestor de moda de la influencia política y económica, Josep Sánchez Llibre, forjado en la escudería Duran Lleida. En el epicentro de la escena Javier Godó, galardonado por los 140 años de La Vanguardia. Hasta ahí los hechos. Pero el flamante coronel de la presidencia Aragonès, Sergi Sabrià, genera un impacto filtrando minutos antes a La Sexta una carta de Oriol Junqueras poniendo en valor los indultos que está estudiando el gobierno Sánchez. Ese impacto altera el sentido de cada una de las palabras y de cada uno de los gestos que se producen en el acto de Foment. Actúa como la clave en las partituras musicales: interpreta las notas. Desde la Moncloa se reverbera el impacto que, además, el equipo de Sabrià ha concebido como la presentación en sociedad del nuevo rol de Junqueras en esta Generalitat republicana: se ha reservado el papel que tuvo históricamente Xabier Arzalluz en el PNV. El segundo impacto de esta nueva etapa de Junqueras es la publicación del libro Contra l’adversitat en el que pasa cuentas con el PSOE mientras llegan los indultos y se pone en marcha la mesa de diálogo. El invento pretende que el ruido pase del Gobierno a los partidos en esta nueva etapa. Junqueras tiene dotes para hacer de Arzalluz, otra cosa es que ERC tenga la solidez interna del PNV. Con todo, el cambio de escenario es sustancial: pasamos de una presidencia activista como la de Torra a una presidencia institucional, al menos en los dos próximos años.

------------------------------

Otro Sánchez que quiere tiempo

El guante de Junqueras en el independentismo lo recogió con otra carta en el Ara el martes, Jordi Sànchez, la persona que trata de convertir Junts per Catalunya en un partido político. Le afea al republicano lo anecdótico, que tutele a Aragonès, pero el principal mensaje lo lanza a los suyos: el 1-O fue un instrumento y no una finalidad, como decía Junqueras. El futuro no es salvar el instrumento sino hacer política para alcanzar el fin. Jarro de agua fría a los que conciben Junts como un club de fans y no como un partido. Mazazo a los partidarios de acumular hechos erróneos para conseguir impactos. Sànchez ha hecho presidente a Aragonès para tener dos años, hasta las municipales, para depurar a los frikies y alinear a los políticos en sus filas. Puigneró y Giró son claves en esta operación.

Noticias relacionadas

--------------------------

Colón, Sevilla y el cielo europeo

Pedro Sánchez, Oriol Junqueras y Jordi Sànchez comparten en este momento una misma necesidad: dos años de tiempo. Ni ideología ni proyecto político. El impacto del lunes ha puesto sordina a la manifestación de este domingo en Colón. Si acaba siendo más un acto de Vox que del PP, Pedro Sánchez puede acabar la semana con todo a punto para asegurarse la legislatura: el control pleno del PSOE si Espadas derrota a Susana Díaz , la consolidación de Podemos como apéndice del comunismo clásico, más partidario de los acuerdos que de los impactos, y la implicación de Esquerra. Será el momento de indultar. En caso contrario, algún coronel sufrirá, más en Moncloa que en Sant Jaume.