12 jul 2020

Ir a contenido

SIGUEN IMPUTADOS

Libertad para los nuevos CDR imputados por terrorismo al no pedir medidas el fiscal

Cuatro se niegan a responder al ministerio público y se limitan a acreditar su arraigo ante el juez

La comparecencia se ha realizado por videoconferencia desde juzgados catalanes

Ángeles Vázquez

Operativo de la Guardia Civil contra los CDR.

Operativo de la Guardia Civil contra los CDR. / EFE

El teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, no ha solicitado ninguna medida cautelar para los últimos imputados en la causa en la que se investiga a miembros de los CDR por delitos de integración en organización terrorista, tenencia y fabricación de explosivos y conspiración para cometer estragos, informaron fuentes jurídicas. Para acordar este tipo de medidas impera el principio acusatorio, por lo que si no lo piden las acusaciones, el juez no puede fijar ninguna, como ha ocurrido en este caso, por lo que todos ellos seguirán en libertad, aunque se mantenga la imputación en su contra.

La comparecencia de estos seis imputados, cuatro nuevos y otros dos ya con esa condición desde que en septiembre del año pasado se produjo la operación Judas, aunque no llegaron ni a ser puestos a disposición judicial, se ha producido por videoconferencia desde los juzgados de Sabadell y Mollet del Vallès (Barcelona). El portavoz de su defensa, Xavier Pellicer, del colectivo Alerta Solidària, precisó que la declaración de dos de ellos se ha pospuesto al próximo lunes por problemas de agenda de sus abogados.

Mostrar arraigo

Durante la videoconferencia celebrada los imputados rehusaron contestar a las preguntas del fiscal y se limitaron a responder a sus defensas, para dejar constancia del arraigo que todos ellos tienen en Catalunya, lo que haría innecesario adoptar medidas para asegurar su presencia en el procedimiento. 

Los imputados que han comparecido ante el juez son Queralt Casoliva, segunda teniente de alcalde de la CUP en el Ayuntamiento de Sentmenat (Barcelona), Esther García, Clara Borrero y David Budria, informa Europa Press. La letrada de los encausados, Eva Pous, se refirió a una supuesta "continuidad de las irregularidades", porque no se entregó a las defensas el escrito en el que el fiscal pedía su citación, lo que les impide saber el motivo de la imputación. No obstante, en general se les considera integrantes del "Equip de Resposta Tàctica (ERT), grupo fuertemente organizado y clandestino, cuyos miembros claman por un aumento manifiesto de la radicalidad de sus acciones".

El juez añadía en el auto de citación de uno de ellos que "tenía conocimiento de los hechos que se estaban desarrollando en el 'laboratorio clandestino' donde preparaban y confeccionaban diversos compuestos explosivos, principalmente termita, así como también habría servido para el almacenamiento y depósito para terceros de diferentes precursores y sustancias químicas peligrosas".

Todos los detenidos en la operación Judas quedaron en libertad, después de que la Sala de lo Penal pusiera en duda el delito de tenencia de explosivos al no encontrarse mezcladas las sustancias para fabricarlos.