02 jul 2020

Ir a contenido

Sánchez se verá con Torra en Barcelona a principios de febrero

El presidente abre la puerta a rebajar las penas por el delito de sedición

Señala que quiere aprobar los Presupuestos "antes de que finalice el verano"

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez, el pasado 14 de enero, en la Moncloa. 

Pedro Sánchez, el pasado 14 de enero, en la Moncloa.  / DAVID CASTRO

En su primera entrevista desde las elecciones del pasado 10 de noviembre, después de aceptar un Gobierno de coalición con Podemospactar con ERC y sacar adelante su investidura, Pedro Sánchez anunció que se verá con Quim Torra a principios de febrero. "Estoy encantado de tener esa reunión", dijo este lunes el jefe del Ejecutivo en TVE.

La cita con el 'president' de la Generalitat no será la única que mantenga a corto plazo con los mandatarios autonómicos, pero sí la primera. Y tendrá lugar en Barcelona. Porque Sánchez quiere invertir la dinámica de este tipo de reuniones, en las que los líderes territoriales acudían a Madrid, al Palacio de la Moncloa, para verse con el presidente. Ahora será el revés, con todos: Sánchez será quien se desplace a las autonomías. "Quiero abordar con energía el diálogo territorial", señaló el líder socialista.

Tras el encuentro con Torra, dentro de dos semanas, se producirá la primera cita de la mesa de negociación entre gobiernos pactada entre el PSOE y ERC a cambio de la abstención de los republicanos en la investidura. El acuerdo señalaba que este organismo de nuevo cuño debía reunirse en un plazo máximo de 15 días desde la formación del Ejecutivo central, algo que se verá incumplido, pero el presidente señaló que se debía a la insistencia de Torra en tener primero un cara a cara con él.

"Vamos con la mejor de las voluntades, aunque sabemos que tenemos muchas discrepancias", insistió Sánchez. Su objetivo, continuó, es llegar a un acuerdo con la Generalitat que después sea sometido a consulta entre los catalanes. "Eso significaría que hemos superado esta crisis política", explicó, dejando claro que en ningún caso aceptaría un referéndum de autodeterminación, porque "si se propone una votación, es para unir, no para dividir a los catalanes".

El cambio  

El discurso territorial de Sánchez, como su tono hacia Podemos, ha cambiado mucho desde los comicios del pasado 10 de noviembre. Ahora es mucho menos duro, más conciliador, y está plagado de palabras como "diálogo" y "entendimiento". Incluso algunas promesas electorales han quedado atrás. Durante el único debate de la pasada campaña, el líder socialista anunció que si continuaba en el Ejecutivo promovería un cambio en el Código Penal para recuperar el delito de referéndum ilegal. Esta vez, sin embargo, se limitó a señalar, preguntado por esta propuesta, que lo que le "gustaría" es que "no hubiera" un nuevo referéndum como el del 1-O.

Al mismo tiempo, Sánchez abrió la puerta a un cambio para reducir las penas de sedición, modificación que podría aplicarse a los líderes independentistas actualmente en prisión, como Oriol Junqueras. "Hay que ir paso a paso. Esta crisis ha mostrado que tenemos un Código Penal que no corresponde con lo que estamos viviendo", señaló.

Subida a los funcionarios y crisis climática

De momento, el Consejo de Ministros de este martes, después de que el Gobierno de coalición decidiera dejar de celebrar las reuniones de este organismo los viernes, tomará dos medidas. Por un lado, la anunciada subida de un 2% del sueldo de los funcionariosque forma parte del pacto al que llegó Mariano Rajoy con los sindicatos de trabajadores públicos.

Por otro, el Ejecutivo aprobará sus prioridades contra la crisis climática para alcanzar la neutralidad climática en el 2050 como muy tarde, a través de iniciativas como un sistema energético completamente renovable y un parque de turismos y vehículos comerciales no contaminantes. Los nuevos Presupuestos, concluyó el presidente, deberán estar aprobados "antes de que finalice el verano", según sus planes.