CITA CON LAS URNAS

JxCat acusa a Sánchez de practicar el 'apartheid' contra el independentismo

El programa electoral posconvergente exige ejercer la autodeterminación y una relación bilateral con el Estado

Se abre a "cualquier medida" que mejore las condiciones de los presos independentistas y obvia la violencia policial post-sentencia

Laura Borràs, en un acto de JxCat frente a Lledoners, este domingo.

Laura Borràs, en un acto de JxCat frente a Lledoners, este domingo. / ACN

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal

Siempre es más interesante destacar lo que no dice que lo que afirma un partido político. En el caso de Junts per Catalunya (JxCat), el programa electoral de abril y el actual son casi un calco total. Es decir, que pese a la polémica respecto a la actuación de los Mossos d'Esquadra y el Cuerpo Nacional de Policía tras la sentencia, por ejemplo, o aunque se estén cada día concretando más los nubarrones sobre la economía, el programa no incorpora ni una palabra sobre la actuación de la policía ni respecto a medidas adicionales a las que ya describia en abril para afrontar una nueva etapa recesiva.

Y en el terreno de las ausencias, cabe consignar también que la propuesta del 'president', Quim Torra, de volver a ejercer la autodeterminación al final de la presente legislatura en Catalunya no merece comentario alguno en las 112 páginas del documento.

Ejercer la autodeterminación

En cuanto a las exigencias respecto a una eventual negociación de investidura para la que se pidan los votos de JxCat, la formación posconvergente no añade concreción alguna a lo que ya reclamaba en abril: "reconocer el derecho de autodeterminación" y una "relación bilateral" del Estado con Catalunya para iniciar el diálogo. Es cierto que en un decálogo introductorio el texto añade no solo el reconocimiento sino el "ejercicio" del derecho de autodeterminación de Catalunya. En ese mismo decálogo aparece una única mención implícita a los altercados de los últimos días: la "no violencia" como método único para "culminar" la independencia. 

Sí se aprecian ciertas dosis extra de contundencia verbal, como cuando se afirma que el presidente en funciones y candidato socialista, Pedro Sánchez, ha intentado aplicar una "política de 'apartheid'" al independentismo catalán.  O en el momento de introducir una defensa de los CDR detenidos en septiembre acusados de terrorismo "pese a que durante todos estos años el movimiento independentista ha demostrado reiteradamente qué es". También se ha añadido una referencia a los atentados de Barcelona y Cambrils, acusando a las "cloacas del Estado" de gastar recursos en "la operación terrorista del 17-A, vistas las vinculaciones entre el imán del CNI" (sic).

En relación a la sentencia del 'procés', tampoco se explaya en exceso el programa, si bien abre la puerta a "cualquier medida" que represente una mejora de las condiciones de encarcelamiento de los políticos condenados. Y a renglón seguido, sin aplaudirla con entusiasmo, apunta a la "amnistía" como una de las "soluciones lógicas".

Sin subir impuestos

No ha cambiado ni una coma todo lo afirmado en abril respecto a la política económica. Junts per Catalunya mantiene que la situación "no es buena" pero que el mercado laboral catalán ha mejorado "significativamente" pese a "la descarada política contra la actividad económica catalana liderada por el Gobierno [de MarianoRajoy con el apoyo del PSOE y Cs". Sobre la política fiscal, es decir, sobre los impuestos, apuesta clara por no subirlos, salvo algunos "ajustes", que no incluyen subidas del IRPF a las rentas altas sino quizá bajadas de los "tipos excesivos" a las rentas del trabajo.

Respecto al mercado laboral, se propone reformar la actual reforma laboral (del Gobierno del PP apoyada por CiU) y un modelo llamado "mochila austríaca" (un fondo de capitalización de los trabajadores nutrido de aportaciones empresariales). El mismo modelo que defiende Ciutadans.

Noticias relacionadas

Y en políticas sociales, se ha añadido una referencia a la maternidad subrogada -que dio un quebradero de cabeza a la candidata Laura Borràs en abril-, de forma muy prudente, apostando por "avanzar en el debate sobre la posibilidad de regulación" de esta práctica. Son pequeños matices en un documento calcado al de abril.

Críticas al Rey

JxCat ha presentado el decálogo electoral en un mitin en Lleida en el que Borràs, la cabeza de lista, a cargado contra la visita del rey Felipe VI a Barcelona. Borràs ha afirmado que "alguien que se tiene que esconder es alguien que no escucha, no mira, no ve, no siente, no puede saber, no quiere entender qué pasa en Catalunya". Según la candidata, el Rey ha perdido la neutralidad institucional. "Cuesta creer que no tenga una adscripción política", aseguró la candidata, en relación al discurso que pronunció el 3 de octubre del 2017.