Ir a contenido

Acoso en Twitter

Linchamiento en redes a una horchatería por hablar con Inés Arrimadas

En las redes se han sucedido los insultos y amenazas de boicot después de que los propietarios del Tío Che recibiesen una vvisita de la candidata durante un paseo electoral

Ernest Alós

Inés Arrimadas, durante su visita a la horchatería El Tío Che.

Inés Arrimadas, durante su visita a la horchatería El Tío Che. / EFE / ENRIC FONTCOBERTA

Cualquier visita de político al barrio de Poblenou de Barcelona, en campaña electoral o fuera de ella, incluye una parada en la horchatería el Tío Che, que además de acabar siempre con foto suele convertirse en la ocasión para que la propietaria, Teresa Moreno, exponga las demandas de los comerciantes de la Rambla de Poblenou. Recientemente han pasado por allí Ada Colau, Manuel Valls, Jaume Collboni o el candidato de ERC Ernest Maragall. Pero el pasado viernes la visita fue, en pleno paseo electoral, la de Inés Arrimadas Celestino Corbacho. Y la reacción no ha sido la misma.

Este es el tuit que desató la tormenta. 

Las primeras críticas se produjeron en un grupo de Facebook seguido por unas 5.000 personas, Poblenou i la gent del barri. Allí, Moreno intentó explicar que había recibido a los políticos de Ciudadanos de forma educada, como hace con los de cualquier otra formación, y aprovechó para explicarles las demandas del pequeño comercio. Pero el hilo tomó tal cariz que la moderadora del grupo lo cerró. En Twitter, en cambio, no hubo freno: insultos y llamadas al boicot comercial.

En las primeras reacciones al Tweet de Arrimadas se le echaba en cara que quizá había paseado por Poblenou para lograr un escena de rechazo de la que poder hacer victimismo posteriormente, como en otros actos electorales de Ciudadanos que han topado con muestras de rechazo, como en Vic, pero que no lo había conseguido. De hecho, ha sido la comerciante que habló con ella quien ha salido escaldada. Con unos pocos que han salido en su defensa, eso sí.

De hecho, el establecimiento colabora desde hace años con las presentaciones de libros de la cercana librería Etcètera, por las que han pasado los autores de todos los títulos dedicados a defender a los presos del 'procés', por ejemplo.

Pero eso, al parecer no basta. Y ha recibido hasta la horchata, por no catalana.

El debate en redes ha seguido con réplicas, más de usuarios de los que se intuye un perfil próximo a Ciudadanos que de independentistas incómodos con el boicot. Algunos de los primeros tampoco se han distinguido por la sutileza de sus argumentos. Otros han argumentado con un poco más de moderación. O incluso en lugar de limitarse a insultar, han argumentado politicamente y han reprochado a Arrimadas que lance mensajes sobre el pequeño comercio que entran en contradicción con la política económica desregularizadora de Ciudadanos.