Ir a contenido

EL NUEVO PRESIDENTE DE LA JUNTA

Juan Manuel Moreno Bonilla: la ambición de la normalidad | Perfil

El nuevo presidente andaluz es un líder curtido en el PP desde que se afilió tras acudir a un mitin de Aznar

Perfeccionista y obsesionado con los datos, es una persona cercana y afable y un apasionado del campo

Julia Camacho

Juan Manuel Moreno, en una de las intervenciones durante la segunda jornada del debate de investidura.

Juan Manuel Moreno, en una de las intervenciones durante la segunda jornada del debate de investidura. / JULIO MUÑOZ (EFE)

"Soy una persona normal y voy a gobernar desde la normalidad". Juan Manuel Moreno Bonilla (Barcelona, 1970) quiso hacer este martes un discurso de investidura a su medida, con su tono, y no pudo evitar la mención a quien es uno de sus referentes políticos, Adolfo Suárez. Quienes conocen la biografía del recién investido presidente de la Junta de Andalucía coinciden en describir su templanza y su talante sin estridencias. Pero justo cuando los moderados han sido barridos de todos los partidos, y las opciones menos extremas rechazadas electoralmente, será un líder que representa un cambio tranquilo quien se encargue de pilotar un momento histórico en Andalucía.

De abuelos jornaleros en Alhaurín el Grande (Málaga), sus padres emigraron a Catalunya para ganarse la vida. Él, como delineante industrial en la Seat o la Hispano Olivetti; ella, en unos grandes almacenes. Retornaron cuando Juanma, como le gusta que le llamen, tenía tres meses. Su padre, fallecido hace cinco años, lo intentó primero con un taxi, pero poco después montó la tienda de ultramarinos que permitió criar a los tres hijos del matrimonio. Unos orígenes humildes con los que combatir la imagen de señorito que algunos le intenta adjudicar.

El joven Juanma empezó a interesarse por la política en la universidad, cuando inició psicología pedagogía. Pero el flechazo definitivo lo tuvo en 1989, cuando acudió a un mitin de José María Aznar en la plaza de toros de Málaga. Un mes después se afilió al PP, dejando sus estudios para movilizar a los universitarios. Fue Celia Villalobos, entonces alcaldesa de esta ciudad andaluza, quien le abrió la puerta al incluirlo en las listas para el ayuntamiento con 24 años. Inició entonces una ascendente carrera en el partido, dejando la vida municipal para dar el salto al Parlamento andaluz y fogueándose en las juventudes del partido. Allí inició su amistad con algunos de los dirigentes que aún le acompañan, como Elías Bendodo, con quien se recorrió el país en una furgoneta recabando apoyos para convertirse con 27 años en presidente nacional de Nuevas Generaciones (1997).

Paracaidista por Cantabria

En el año 2000 decidió dar el salto a la política nacional, aunque acabó de paracaidista por Cantabria. Repitió por Málaga en el 2004, no llegó a salir y se refugió en el partido para ejercer de 'cocinero' de discursos y datos para el entonces presidente, Mariano Rajoy, encadenando puestos durante una década en su ejecutiva y trabajando codo con codo con Soraya Sáenz de Santamaría. Tras la llegada del PP a la Moncloa en el 2011, dio el salto a la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales e Igualdad junto a Ana Mato. Entre medias, conoció a su esposa, Manuela, con quien tuvo tres hijos. Politóloga y militante del PP, no duda en apelar a su conocimiento en muchas ocasiones.

El aterrizaje en la nave de mando del PP andaluz en el 2014 fue de todo menos sencillo. "Porque lo has querido tú", le dijo Rajoy al ungirlo. Moreno llegó a un partido convulsionado, en plena orfandad tras la marcha del sempiterno líder Javier Arenas y la presidencia interina de Juan Ignacio Zoido. Y envuelto en una pelea a cara de perro por el liderazgo del PP entre Dolores de Cospedal y Sáenz de Santamaría, que trataban de imponer a alguien de su cuerda en la comunidad más poblada. Ganó la vicepresidenta y Juanma fue el hombre elegido para plantar cara a Susana Díaz. A duras penas logró apaciguar el partido, con numerosos fuegos internos en estos años. Tantos, que no pocos se preparaban el pasado día 2 de diciembre para darle el relevo al frente del PP cuando tuvieron que guardar sus sables.

"No da órdenes, sino pautas"

Su entorno insiste en que gana en las distancias cortas, aunque a veces su timidez complique llegar a esa cercanía. Le apasiona el campo y el senderismo, y siempre dice que cuando cierre su etapa política quiere acabar en algo relacionado con el medio ambiente. El trabajo le absorbe y le quita tiempo para la tele o el cine, por lo que aprovecha para que en esos pocos ratos libres sean sus hijos quienes elijan cartelera. Aficionado a la música, en su juventud fue cantante de varios grupos de pop malagueños, al estilo de Danza Invisible, de los que queda alguna huella en internet.

Admirador de Churchill Kennedy, cuyo retrato cuelga en su despacho, "no da órdenes, sino pautas". Los suyos dicen también que es exigente e infatigable, muy perfeccionista y obsesionado con los datos, y que trata de huir del sectarismo, como confirma esa mano tendida a Díaz en el discurso de investidura. Ahora tendrá que apelar a esa moderación de la que hace gala para bregar con un pacto difícil con Ciudadanos y Vox, la previsible radicalización del PSOE y la de su propio partido, liderado por un dirigente menos templado. El cómo afrontará esa contradicción se verá una vez que tome posesión el viernes cuando se conozca la identidad de los consejeros del PP y si ha hecho concesiones a Pablo Casado o plasma su impronta.