Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Los planes de las derechas para Catalunya

Un 155 de máxima potencia, ilegalización de partidos y cortes de financiación, entre las medidas estrella

El PP quiere controlar TV3, educación y prisiones; Cs, prohibir los indultos, y Vox, apretar por la vía penal

Gemma Robles

Albert Rivera, Pablo Casado y Santiago Abascal

Albert Rivera, Pablo Casado y Santiago Abascal

Las relaciones del actual Gobierno y los independentistas catalanes no pasan por su mejor momento, a pesar de que Pedro Sánchez Quim Torra hayan abierto la puerta a poder sentarse cara a cara, en Barcelona, el próximo viernes. De fondo, nuevas sacudidas en torno a la crisis con Catalunya y un posible adelanto electoral si cae definitivamente el apoyo parlamentario de PDECat y ERC a Sánchez. La tensión, rebajada a última hora por ambas partes para no cruzar líneas de difícil retorno, se sigue notando en el ambiente. Está ahí, es indisimulable y será sin duda el tercer convidado en esa cita presidencial que, de llegar a producirse, protagonizará la semana. El contexto de incertidumbre acrecienta la sensación de inestabilidad y resta opciones a los que apuestan por intentar agotar la legislatura, aún sin presupuestos.

La oposición de centroderecha y Vox, en el foco tras las convulsas elecciones andaluzas y aspirante a entrar en Cortes en las próximas generales, toman nota. El PP, Ciudadanos y el partido ultra de Santiago Abascal tienen prisa por ver convocadas las legislativas. Y preparan sus cartas (155 elevado a la máxima potencia; prohibición de determinados indultos; apertura de vías para la ilegalización de partidos y asociaciones independentistas, cortes en su financiación…) por si en unos meses son ellos los que están sentados en la mesa de juego político.

La derecha, con sus distintas siglas, algunas diferencias y posiciones más o menos distantes del llamado centro, tienen planes para Catalunya. Los naranjas, sabedores de que aún pueden conquistar más voto centrista, rechazan que se les equipare con Vox, pero en la estrategia ante el secesionismo hay zonas comunes. Todos critican la postura, a su juicio, excesivamente complaciente de Sánchez. Le exigen al jefe del PSOE medidas que saben que no adoptará en esta legislatura salvo situación de alarma, pero van lanzando las migas electorales que marquen el camino a seguir si tienen suerte en las urnas.

Responsabilidades penales y civiles

La consigna es mano dura para frenar la deriva independentista, esa que en las últimas jornadas y no de forma unánime ha llegado a abrazarse a la ‘vía eslovena’ y al término "uniteralidad". Y que considera que el Gobierno socialista es y ofrece más de lo mismo a los catalanes cuando aboga por votar sobre una reforma de autogobierno, no sobre la autodeterminación.

Piden PP y Cs al unísono el despliegue inmediato de un 155. Vox, cuya influencia en el futuro está por comprobar y cuya apuesta clave son las querellas en los tribunales (es la acusación popular en el juicio al 'procés'), solicita asimismo la suspensión de la autonomía hasta "la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades penales y civiles".

Las diferencias fundamentales entre unos y otros se esconden en el cómo hacerlo. Ciudadanos ofrece pactar tiempo, plazo y competencias a bloquear entre los grupos constitucionalistas, incluyendo al PSOE. Y sugiere un freno a la cesión de nuevas competencias y el reforzamiento de la Alta Inspección del Estado, especialmente en los centros educativos.

Aznar, el faro 

Los populares, los que más experiencia acumulan en el estudio de este artículo constitucional, exigen ahora con Pablo Casado una intervención más severa, intensiva y extensiva de la que impulsó Mariano Rajoy: ya anuncian que tomarán las riendas de Hacienda, Educación, medios de comunicación públicos, Mossos e Instituciones penitenciarias, sin descartar el Parlament y sin comprometerse con un final concreto. Al 'estilo Ulster'. Hay juristas que avisan que eso es inaplicable en España si se respeta a rajatabla la Carta Magna, pero en el renovado PP no se cree así. 

A eso se suma que el expresidente José María Aznar, figura política de respeto cuando no de culto para muchos de los integrantes de la nueva derecha, ha sentenciado en 'El Mundo' que el 155 de Rajoy se hizo "tarde y mal" y que toca afrontar la "insurrección" en Catalunya. El modo de hacerle frente a esa situación será, sin duda, uno de los puntos clave de la Convención que los populares celebrarán en enero, en el que pretenden revisar su doctrina ideológica. No para suavizarla.

En todo caso, Casado ya tiene sobre su mesa un 'pack' de medidas contra el independentismo antes de haber llegado a esa Convención: además de la intervención sin paños calientes de la Administración, promoverá que vuelva al Código Penal (como en tiempos de Aznar) la convocatoria de un referéndum considerado ilegal, así como que se prohiban los indultos para condenados por rebelión y sedición -una de las banderas que ha ondeado Albert Rivera en las Cortes-.

Defiende que se prohiban los fondos públicos para organizaciones con integrantes 'rebeldes o sediciosos' y la ilegalización por incitación a la violencia, entre otras cosas. Vox, con diferencias menores, recoge también estas medidas en sus embriones de programa electoral, aunque su plato fuerte es la supresión del Estado autonómico y, por ende, de sus policías.