Ir a contenido

LOS JUICIOS DEL 'PROCÉS'

El Supremo, sobre Cosidó: "El whatsapp le retrata a él"

Rechaza apartar a Marchena, porque de hacerlo bastaría "emitir mensajes falaces" sobre un juez para configurar un tribunal

Sostiene que el mensaje del portavoz del PP en el Senado es un mero argumentario para justificarse a sí mismo

Ángeles Vázquez

Ignacio Cosidó, Jorge Fernández Díaz y Francisco Martínez, en una imagen de archivo.

Ignacio Cosidó, Jorge Fernández Díaz y Francisco Martínez, en una imagen de archivo. / PACO CAMPOS (EFE)

El Tribunal Supremo es muy crítico con el 'whatsapp' del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, que propició la renuncia del presidente de la Sala Segunda, Manuel Marchena, a presidir el alto tribunal y el Consejo General del Poder Judicial. En el auto en el que rechaza apartar a este magistrado y a los otros seis designados para juzgar el 'procés' afirma que con él mostró que "desconoce por completo el funcionamiento de la Administración de Justicia".

"El whatsapp atribuido al señor Cosidó le retrata a él (si fuera suyo, cuestión en la que no entramos), pero eso no es extensible a nadie más", señala la sala.

Añade que "demuestra su inaptitud de raíz para conocerla (por falta de los elementos más básicos de la separación de poderes) en su propia defensa para justificar un pacto" entre el PSOE y el PP para renovar el CGPJ "que estaba siendo criticado por su grupo parlamentario porque consideraban que era un mal acuerdo".

La resolución explica que es imposible apartar a Marchena por lo que ha hecho otra persona, porque si no se podría determinar la configuración de cualquier tribunal con solo "emitir mensajes u opinones falaces sobre, por ejemplo, la persona o ideología de un magistrado para solicitar su recusación de manera inmetiata".

Explica que Cosidó "se justificaba a sí mismo" en su  mensaje "y  usó en su defensa cualquier argumento que le parece adecuado. Pero algo que debe interpretarse como una opinión", que califica de "inaceptable", realizaza "en el ámbito político, no es traladable, sin más, al ámbito juridisdiccional".

Como la parcialidad de Marchena no queda cuestionada por el mensaje de Cosidó, menos puede estarlo la de los otros seis magistrados a los que el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, extendió su recusación.