Ir a contenido

CONGRESO

PP y Cs rechazan ceder más competencias a Catalunya

Casado considera que la cuota de autogobierno "es difícilmente ampliable"

Rivera critica a Sánchez por proponer un nuevo Estatut tras el "golpe de Estado"

Pilar Santos

Casado hace declaraciones a la prensa tras su reunión con las asociaciones de jueces y fiscales.

Casado hace declaraciones a la prensa tras su reunión con las asociaciones de jueces y fiscales. / DAVID CASTRO

El ofrecimiento a los catalanes para votar un nuevo Estatut no es una propuesta nueva de Pedro Sánchez, aunque ahora no parece querer concretarla como sí hacía hace unos años. Como líder de la oposición, en 2016, abundó en esta idea, como parte de la solución a la crisis territorial. Entonces aseguraba que él defendía dos votaciones: primero una reforma federal de la Constitución que blindara competencias autonómicas, reconociera los hechos diferenciales y modificara el funcionamiento del Senado (unos cambios que están varados en la comisión del Congreso en estos momentos) y, después, de esa nueva Carta Magna, que votarían todos los españoles, emanaría el nuevo Estatut, que también debería ser refrendado.

Este lunes, Sánchez, en la entrevista de la Cadena Ser, no recordó este plan y dijo de manera algo confusa que lo que él defiende es un “referéndum” para Catalunya. “Un referéndum por el autogobierno, no por la autodeterminación”, apuntó antes de concretar que se refería al Estatut. El principal líder de la oposición, el presidente del PP, Pablo Casado, salió apenas tres horas después para pedir al jefe del Ejecutivo que aclare qué tiene en la cabeza y advertirle de que los populares consideran que el autogobierno que tiene Catalunya "es difícilmente ampliable". "Catalunya tiene Parlamento, por supuesto. Digo 'por supuesto', porque ha habido países de la Unión Europea que este tipo de debates lo hicieron para tener Parlamento", afirmó a modo de introducción ante la prensa en el patio del Congreso. "Catalunya tiene Parlamento, tiene transferencias en sanidad, educación, los Mossos, gestiona los recursos de Administración de justicia, de muchas infraestructuras, de los servicios sociales. Ya no hay más materias para descentralizar en España", continuó. 

En la misma línea, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos exigió a Sánchez que en vez de transferirle más competencias habría que establecer más controles sobre ellas. En su opinión, Sánchez debería activar ya el artículo 155 y mandar al ‘president’, Quim Torra, el requerimiento previo que exige la aplicación de la intervención instándole a respetar la Constitución. Si no, añadió Rivera, el jefe del Ejecutivo será “corresponsable” de lo que pueda ocurrir los próximos días en Catalunya “por mirar hacia otro lado”.  "¿De verdad Sánchez cree que después de un golpe de Estado a la democracia la solución es esa?", se preguntó.

Los artículos inconstitucionales

Según han explicado en varias ocasiones dirigentes socialistas, el Gobierno central defiende recuperar algunos de los artículos que fueron declarados inconstitucionales no por su contenido sino porque el Estatut no era la norma adecuada para regular las materias afectadas.

Tanto Casado como Rivera mostraron sus dudas de que la actitud de Sánchez se deba a su propia decisión y le acusaron de estar cumpliendo un supuesto pacto secreto con ERC y el PdeCat, partidos independentistas que en junio apoyaron la moción de censura que expulsó a Mariano Rajoy de la Moncloa.

El presidente del PP sospecha que en la entrevista a Sánchez le jugó una mala pasada "el subconsciente" y dejó entrever que ha acordado un “referéndum” al ·dictado de los independentistas" para compensarles su respaldo en el Congreso. 

Rivera opinó que la actitud dialogante del líder socialista se debe a un “pacto” con Torra y “los separatistas” y le recomendó que solo llegue a acuerdos con los partidos constitucionalistas