Ir a contenido

EL PULSO SOBERANISTA

Pedro Sánchez ofrecerá a Carles Puigdemont su alternativa al referéndum

El candidato socialista y el 'president' se reúnen este martes en el Palau de la Generalitat

El líder del PSOE quiere atraer al convergente hacia la reforma federal de la Constitución

Roger Pascual Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez y Carles Puigdemont se han reunido en el Palau de la Generalitat. / AFP / J. LAGO / VÍDEO: MÒNICA TUDELA

Pedro Sánchez y Carles Puigdemont se han reunido en el Palau de la Generalitat.
Puigdemont defiende que su reunión con Sánchez es una muestra más de que dialoga con todos.

/

Pedro Sánchez y Carles Puigdemont se reunirán este martes al mediodía en el Palau de la Generalitat. Hace dos meses, cuando fue elegido contra pronóstico ‘president’ tras las intensas negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP para la investidura catalana, Puigdemont recibió una protocolaria llamada de felicitación del líder socialista, que volvió a descolgar el teléfono hace una semana para concertar esta cita. Se trata, según ambas partes, de un encuentro institucional, en el que Sánchez trasladará a Puigdemont su alternativa al referéndum de independencia en Catalunya, que pasa por una reforma constitucional que también traería consigo un nuevo Estatut.

La reunión, evidentemente, no es ajena al complejo escenario político en España. El PP la aprovechó este lunes para intentar minar el pacto del PSOE y Ciudadanos, explotando las diferencias en materia territorial entre ambas siglas. El partido de Albert Rivera señaló que no había sido informado del encuentro, algo que tampoco criticó porque no se considera con derecho a saber de antemano la agenda del líder socialista, pero advirtió de que si el objetivo de la cita era tratar la consulta separatista, la alianza con Sánchez, que solo suma 130 diputados (90 socialistas y 40 de C's) y se ha mostrado insuficiente para garantizar la gobernabilidad del Estado, quedaría anulada. “Si Sánchez se sale de ese acuerdo, Ciudadanos se levantará de la mesa”, dijo en Barcelona el secretario de Comunicación de la fuerza naranja, Fernando de Páramo.

Ciudadanos amenaza con romper el pacto de investidura si el líder socialista aborda la consulta independentista

CONTRA EL DERECHO A DECIDIR

No hay “ningún peligro” de que eso ocurra, contestaron fuentes de la dirección del PSOE. El pacto con Rivera incluye el compromiso de “oponerse a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España”, y Sánchez, mucho antes de firmar la alianza con C's, ya había dejado claro que en ningún caso facilitará una consulta de ese tipo. Es uno de los varios asuntos que le separan de Podemos a la hora de alcanzar un acuerdo de investidura.

Como ya hizo Alfredo Pérez Rubalcaba con Artur Mas en abril del 2013, el líder socialista trasladará a Puigdemont su oferta de reforma federal de la Constitución, que no forma parte del pacto con C’s y que aboga, entre otras iniciativas, por blindar las competencias autonómicas, reconocer los hechos diferenciales y reformar el Senado para que se convierta en una verdadera cámara territorial. El PSOE considera que esta es la única vía para sanar la actual herida, no a través de un referéndum “que divide”, sino con dos votaciones acerca de “lo que nos une”, según suele señalar Sánchez. La primera sería sobre la reforma constitucional agravada, en la que participarían todos los españoles, y de ahí nacería un nuevo Estatut que también tendría que ser refrendado por los catalanes.

Sánchez propondrá retomar la comisión bilateral, mejorar la financiación y estudiar las 23 propuestas de Mas a Rajoy

Es poco probable que el líder socialista disuada con estos argumentos a Puigdemont para que abandone la vía de la desconexión iniciada por el Govern, que de acuerdo con Sánchez “fractura” a los catalanes, pero ambos dirigentes encontrarán en otro ámbito un terreno común. Dentro del “nuevo entendimiento” entre Catalunya y el resto de España por el que abogó en el primer discurso de su fallida investidura, Sánchez propone reactivar la comisión bilateral Estado-Generalitat (que no se reúne desde julio del 2011) y estudiar las 23 iniciativas que Mas entregó a Mariano Rajoy hace dos años y desde entonces esperean respuesta, así como mejorar el sistema de financiación autonómica. Oriol Junqueras ya la planteó al ministro Luis de Guindos la semana pasada la opción de reducir al 0% del interés que Catalunya paga por el FLA (este año pedirá 7.500 millones de euros), con lo que las arcas de la Generalitat dispondrían de 380 millones extras.

AL MARGEN DE LA INVESTIDURA

Son medidas que le pueden acercar a Puigdemont, cuyo entorno señaló este lunes que no esperaba “grandes novedades”, pero sí que la reunión sirva para constatar que “más allá de las discrepancias” ambas partes son “partidarias del diálogo” y del respeto institucional. “Diálogo es lo que ha faltado entre la Generalitat y el Gobierno central”, dijo hace un par de semanas Sánchez, que quiere que el encuentro muestre que la tensión entre las dos administraciones se rebajaría si él ocupara la Moncloa. Aun así, fuentes del PSOE desvinculan la cita de las negociaciones de investidura, ya que rechazan valerse de los votos independentistas (ERC logró nueve diputados y Democràcia i Llibertat ocho) para alcanzar el Ejecutivo.