Ir a contenido

Escenificación en Francia

El telón de ETA cae en Cambo-les-Bains

Declaraciòn de Arnaga: "Es el fin del último grupo armado en el continente" y "perduran heridas profundas"

Invitados internacionales, políticos nacionalistas vascos y de Podemos certifican la disolución de la banda

Juan José Fernández

Jonathan Powell lee la versión en inglés de la Declaración de Anaga, en Cambo-Les Bains (País Vasco francés).

Jonathan Powell lee la versión en inglés de la Declaración de Anaga, en Cambo-Les Bains (País Vasco francés).

Sesenta años después de nacer como "organización revolucionaria de liberación nacional" vasca y casi justo 50 años después de que, ya como banda armada, asesinara a su primera víctima -el guardia civil José Pardines Arcay-, ETA ha dejado oficialmente de existir con un evento que ha levantado acta de su disolución este viernes en el palacete de Arnaga, en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains. (Todas las reacciones al anuncio).

Ha sido el acto final de una despedida mediática y escenificada por capítulos, que duraba desde el pasado 20 de abril y cuyo culmen ha sido la lectura de la "Declaración de Arnaga", dos folios de letra apretada con varias peticiones y ninguna condena. "Hará falta espíritu de generosidad para curar las heridas", ha recitado Irati Cuevas, de 29 años, vecina de Gernika elegida como voz joven y femenina para leer la Declaración en euskera.

El documento celebra que ETA "reconoce los sufrimientos que ha ocasionado", y asegura que "aún están por resolver asuntos importantes, como el de los presos y las personas huídas". 

La declaración admite que "heridas profundas perduran: familias y comunidades permanecen divididas. Debe haber más esfuerzos para reconocer y asistir a todas las víctimas". Es su única referencia a los muertos.

Invitados internacionales

La disolución que ETA anunció este jueves ha sido certificada por cinco observadores internacionales: el norirlandés Gerry Adams, exlíder del Sinn Féin; el exjefe del gobierno irlandés Bertie Ahern; el político mexicano Cuauhtémoc Cárdenas; Michel Camdessus, ex director del FMI, y Jonathan Powell, que fue jefe del gabinete del primer ministro británico Tony Blair. Todos, convocados por el Foro Social, la plataforma Bake Bidea y el Grupo Internacional de Contacto del abogado surafricano Brian Currin.

A su invitación han acudido dirigentes de  la izquierda aberzale (a la cabeza, Arnaldo Otegi), del PNV (liderados por su presidente, Andoni Ortúzar), de la rama vasca de Podemos, sindicatos y  políticos locales vascofranceses. No han estado -ni realmente se les esperaba- el PP, el PSOE ni Ciudadanos, que tildan de acto propagandístico al evento de hoy.

"Jornada histórica"

El acto ha comenzado con un minuto de silencio "en honor de todas las víctimas de este conflicto”, ha dicho, oficiando de anfitrión, Jean René Etchegaray, presidente de la Mancomunidad Vasca.

Después habló Brian Currin: “Hoy es un día de celebración y de reflexión intelectual”. El surafricano propuso que “esta jornada del 4 de mayo sea su día para todas las vascas y todos los vascos”.

En el turno de salutaciones, Powell ha sentenciado: "Tendremos una Europa sin violencia política a partir de hoy". Y Camdessus ha leído un mensaje del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, que califica  de "histórica" a una jornada que "se debería celebrar en toda Europa".

El exlíder del Sinn Féin, Gerry Adams, interviene en el acto de verificación de la disolución de ETA en CAmbo-les-Bains / Bake Bidea

Gerry Adams ha pedido al Gobierno que acerque a los presos de ETA, y ha recordado que él mismo fue preso. "Cumplí mi pena, y para mi familia habría sido muy distinto estar lejos o cerca", ha contado, para insistir: "El enfado no es una política, y la venganza no es una solución".

El mexicano Cárdenas ha terminado recordando que "los objetivos por los que ha venido luchando el pueblo vasco siguen vivos" si bien se ha producido "un cambio muy importante en la forma de alcanzar esos objetivos".

El futuro

Han trufado los discursos las referencias a lo "histórico" del día, y las alusiones al futuro. Las principales, de la izquierda abertzale, que comienza a andar sin ETA, pero con un "conflicto político que se va a mantener", ha dicho Otegi, porque "esta vieja nación tiene derecho a decidir libremente su futuro".

Aranaldo Otegi y la dirigente abertzale Anita Lopepe en el acto de verificación de la disolución de ETA en Cambo-les-Bains / BAKE bIDEA

A un futuro con "condenas que se seguirán cumpliendo" ha aludido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una declaración en la que ha adelantado que no se quiere ver solo en futuras decisiones, o sea, que convocará al Pacto Antiterrorista.

De cara a esa reunión, dirigentes socialistas, con el exlendakari Patxi López al frente, han abogado por revisar la política penitenciaria, y también por combatir el blanqueo de la negra historia de ETA. Lo ha resumido así la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié: "ETA no puede pretender construir un relato de que hubo una guerra".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.