Iglesias y Errejón rubrican su pugna por el rumbo de Podemos

Sus equipos se preparan para registrar esta noche dos listas separadas para pilotar el partido tras Vistalegre II

Ambas familias apuran el plazo para que no se les impute la ruptura de las negociaciones

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en sus escaños, este miércoles durante el pleno del Congreso.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en sus escaños, este miércoles durante el pleno del Congreso. / AGUSTIN CATALAN

Se lee en minutos

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón pasaron largo tiempo hablando en su escaño este miércoles, ya sin gesticular, casi como si fuesen holandeses, pero con gesto serio y plenamente conscientes que no había nada que pudieran hacer para alcanzar un acuerdo. Cuando la conversación terminó, se sumergieron en un teclear frenético en sus móviles. Porque mientras ellos estaban clavados en los escaños, en el pleno del Congreso, sus equipos ultimaban en los despachos las listas con las que concurren, por separado, a la asamblea estatal de Podemos, Vistalegre II. El plazo para la inscripción se fijó a medianoche del miércoles a jueves y sus colaboradores se preparan para registrar sus respectivas propuestas poco antes de que expire, puesto que nadie quiere solemnizar la ruptura de las negociaciones y cargar con la pesada losa del desacuerdo. 

Iglesias y Errejón rubricarán así su pugna por el rumbo político del nuevo Podemos. Las discrepancias que han mantenido en público y en privado desde septiembre cristalizan ahora en dos proyectos diferenciados que competirán en su cónclave estatal. Los 455.000 inscritos podrán elegir entre sus hojas de ruta (materializadas en los documentos político, organizativo, ético e igualdad) y sus listas de dirigentes para conformar la cúpula del partido. Con una salvedad. Nadie disputa la secretaría general a Iglesias. 

El líder guarda los lugares privilegiados en su lista a dirigentes de máxima confianza que han participado en la eleboración de sus proyectos, como su jefa de Gabinete, Irene Montero y el responsable de relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral. Errejón se rodea de la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre; la jefa de Igualdad, Clara Serra y el de Internacional, Pablo Bustinduy. El destituido secretario de organización, Sergio Pascual,Sergio Pascual anunció este miércoles que no estará en la lista del 'número dos'.

Con las votaciones -que comienzan este sábado y son telemáticas- saldrán elegidos 62 miembros del Consejo Ciudadano Estatal (CCE),  órgano de dirección del partido, que será completado con otros miembros natos -que se incluyen directamente- como los barones territoriales. 

Las dos familias preparan listas por separado desde hace días, lo que evidencia las escasas posibilidades de pacto, pero terminaron de confeccionarse este mismo miércoles, con unos dirigentes sumidos en la resaca de la discusión. Bronca pública, la que se vio en los escaños del congreso. Y bronca, también, en los despachos, la que no se vio, para decidir el orden de unas pantallas de votación que podrían determinar un porcentaje de voto significativo cuando el futuro de Podemos es una moneda al aire que se puede dirimir por un puñado de clicks.

Noticias relacionadas

ARRANCA LA CAMPAÑA

A partir de este jueves Iglesias y Errejón saldrán a defender sus proyectos con mayor nitidez. Saben que su fuerza está igualada y que en la carrera hacia Vistalegre II cualquier detalle -como el del orden de las pantallas de votación o un error en la campaña -es letal. Iglesias comienza su contienda a la conquista del voto catalán, con un acto este viernes en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). Errejón conversará con los simpatizantes el sábado, en los cines Palafox de Madrid.