Ir a contenido

EL 'CASO FERNÁNDEZGATE'

La fiscalía no investigará a Daniel de Alfonso por malversación de fondos

La acusación pública sostiene que no se ha podido comprobar el orígen lícito de las grabaciones con Fernández Díaz

El ministerio público intentaba averiguar si el exdirector de Antifrau utilizó dinero de esta entidad para fines particulares

J. G. Albalat

El que fuera director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, comparece ante la comisión de Afers Institucionals del Parlament.

El que fuera director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, comparece ante la comisión de Afers Institucionals del Parlament. / ALBERT BERTRAN

La Fiscalía de Barcelona no investigará finalmente al exdirector de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) Daniel de Alfonso por presunta malversación de fondos públicos durante su etapa al frente de esa institución. El ministerio público quería averiguar si De Alfonso, que fue cesado de su cargo por el Parlament tras hacerse pública la conversación que mantuvo en el 2014 con el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la que hablaban de buscar casos de corrupción que afectasen a ERC y CDC, podría haber utilizado dinero de la entidad que dirigía para fines privados.

El motivo por el que la fiscalía ha descartado iniciar una investigación es que se desconoce, según concluye un informe policial elaborado en Madrid, qué personas grabaron las conversaciones entre el ministro y el entonces director de la OAC y quiénes procedieron a su posterior difusión. Por lo tanto, no pudiendo certificar el "origen lícito" de la grabación, “no se puede conferir plena validez al contenido" de la misma a efectos de calificarla como 'noticia criminis' (información sobre la comisión de un posible delito) para abrir una investigación. De esta grabación podría desprenderse que De Alfonso utilizó fondos de Antifrau para fines personales.

A pesar de que la fiscalía sostiene que no hay suficientes elementos para investigar la posible utilización de fondos públicos por parte de De Alfonso para fines particulares, deja abierta la opción de que la propia Oficina Antifrau haga las “comprobaciones respecto a los gastos contabilizados que sean imputables a su anterior director”.

PROPUESTA DESDE MADRID

La Fiscalía del Tribunal Supremo propuso en julio de este año a sus colegas de Barcelona que investigaran la gestión de De Alfonso al frente de la OAC por si pudo cometer un delito de malversación de fondos públicos. En concreto, según las fuentes consultadas por este diario, el que fuera director de Antifrau había utilizado dinero público de la entidad que dirigía para cubrir gastos particulares, por ejemplo, de sus estancias veraniegas en Cantabria, donde ahora está destinado.

El ministerio público recopiló todas las denuncias presentadas por este escándalo, incluidas las de ERC y En Comú Podem, y se escuchó el contenido íntegro de las grabaciones que fueron desveladas por el diario 'Público'. Los fiscales consideraron que estas grabaciones fueron efectuadas por un tercero, que es el que cometió el delito, así como la persona que lo filtró al medio de comunicación. Descartaron que se hicieran a través de un 'hackeo' del móvil de los interlocutores, entre otras cosas porque en el Ministerio de Interior, donde se produjo el encuentro entre De Alfonso y Ferández Díaz, hay instalados inhibidores.

Los fiscales del alto tribunal no observaron la comisión de delito, ni por parte del ministro del Interior ni del exjefe de Antifrau, "para iniciar un proceso por preconstitución falsa de pruebas" ni por prevaricación administrativa. Por tanto, con la decisión que ahora ha tomado la Fiscalía de Barcelona, el 'caso Fernándezgate', que irrumpió en la penúltima campaña electoral, ha llegado a su fin.