Opinión

Crisis económica. La nueva era 'globotics' se confirma

Europa pierde protagonismo internacional en favor de China y EEUU en un contexto de frenazo al crecimiento

2
Se lee en minutos
Un hombre con la cara pintada participa en una acción promocional de una empresa en una calle de Shangái.

Un hombre con la cara pintada participa en una acción promocional de una empresa en una calle de Shangái. / EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

La era mundial 'Globotics' se confirma. El liderazgo mundial de China y EEUU para las próximas décadas, que ya se anunciaba en la guerra comercial de 2019, se ha hecho realidad. El cambio generado en torno al trabajo, la globalización y la tecnología ha configurado ya una cuarta revolución industrial en la que Europa apenas cuenta. En plena guerra de Ucrania, tensiones geoestratégicas, inflación desatada y tipos de interés al alza, Europa pierde fuelle y se queda sin protagonismo. Ya lo dijo estos días en Barcelona el exministro Josep Piqué en una reunión de la Asociación Española de Directivos (AED). Bajo el título 'El nuevo escenario geopolítico global', Piqué abordó la realidad descarnada de que Europa ya no juega un papel protagonista en el mundo. Ni siquiera como actor secundario.

Mientras EEUU y China pugnan por el liderazgo, nuevos actores consolidan su posición, basada en el control de materias primas o la posesión de mercados interiores potentes y en crecimiento. Son Rusia, India, Irán o Turquía grandes potencias que se dibujan en el futuro.

Y ante esta situación a Europa solo le queda aprovechar sus cartas y defender sus valores. Cuestión de honor y prestigio. "La profundización del proyecto político europeo es completamente fundamental", en referencia a ganar un mayor peso global, dijo Piqué. Para ello, el economista, empresario y exministro opinó que Alemania debe asumir el liderazgo de Europa: "Francia siempre ha querido liderar Europa, pero no puede, le falta capacidad. Alemania puede y no ha querido, pero quizás ha llegado el momento en que asuma esa responsabilidad".

Noticias relacionadas

El escenario económico mundial hace ya algunos años que ofrecía pistas de estos cambios que ya se han producido. La ofensiva china por las materias primas en África y Latinoamérica era uno de ellos. Después se recrudeció la guerra comercial con EEUU. La pandemia fue la puntilla que evidenció las dependencias de Asia. Al final, de todas las previsiones se ha establecido la menos deseable, la que el economista Juan Tugores describió en 2019 como de "fricciones crecientes", en la que el resultado es una 'slowbalization' o frenazo claro del crecimiento. Con liderazgo asiático.

El nuevo mundo pospandemia se dibuja en torno a cinco tendencias principales, según la visión de Piqué. La evolución demográfica es el primer elemento, ya que por primera vez se prevé que la población mundial empiece a descender excepto en África. A finales de siglo Nigeria tendrá más población que China. La urbanización creciente. El campo se vacía y las ciudades se llenan. El universo de los servicios deberá adaptarse a ese cambio.  La globalización hace que se vaya a una pérdida de poder adquisitivo de los europeos, fruto de esa competencia global, en el que los crecimientos se dan fuera de Europa. La transición energética. La reducción de las emisiones de gases es imperativa, por lo que las inversiones cambian. Desplazamiento del centro de gravedad. Europa ya no es el centro del mundo y no lo volverá a ser.