04 ago 2020

Ir a contenido

Chequeo

Jóvenes de compras tras la apertura de las rebajas de la verano.

Eduardo Parra / Europa Press

Escucha el latido de la recuperación

Rosa María Sánchez

Las compras con tarjeta, el consumo eléctrico, la afiliación y las búsquedas en Google hablan de reactivación

Está abierta la carrera del empeoramiento de las previsiones. Siempre pasa. Cuando la economía está en horas bajas, cada previsión que se publica es peor que la anterior y tardan en dar la cara las que empiezan a detectar la estabilización. Está estudiado. Es como si hubiera miedo a pecar de ingenuidad.

En los últimos días hemos visto la secuencia de empeoramiento de las proyecciones sobre la economía española para el 2020. Empezó el Banco de de España, con la previsión de una caída de entre el 9% y el 11,6% del PIB (en situación de no rebrote con confinamiento); le siguió la OCDE, con un -11,1% en el mejor de los casos; y luego llegó el FMI, con la estimación de una recesión del 12,8%.

El virus somete las previsiones a una incertidumbre máxima y hacer apuestas ahora sobre cuál será la más acertada es solo eso, una apuesta arriesgada. Sobre todo, cuando la magnitud del desastre, incluso en el mejor de los casos, es descomunal.

Pero sucede que, a menudo, los economistas tardan en señalar el cambio de tendencia pues el cóctel de sus fórmulas matemáticas se suele nutrir de datos atrasados respecto del momento en que publican sus previsiones. Es como si se hicieran mirando el retrovisor, en lugar del paisaje lateral y el camino por delante.

Frente a esto, existen los indicadores económicos de alta frecuencia —a veces, diaria— que ayudan a identificar el latido de la economía en tiempo real.

Es el caso de las compras con tarjeta en terminales de compra TPV; el consumo diario de energía; el tráfico de coches y camiones; las búsquedas en Google; la afiliación diaria a la Seguridad Social; o la cartera de pedidos de las empresas, con su carácter anticipatorio de la actividad.

En su último informe relativo al periodo del 15 al 21 de junio, el servicio de estudios BBVA Research detecta que el gasto semanal con tarjetas españolas superó en un 9% el nivel previo a la crisis y en un 5% el de la misma semana del año pasado. Eso muestra que había mucho consumo embalsado pendiente de la apertura de comercios.

El consumo diario de electricidad ya se encuentra cerca de niveles cercanos precrisis, sobre todo en servicios (algo más retrasado en la industria). Cada día salen de los ertes decenas de miles de trabajadores y se están recuperando las búsquedas en Google de vuelos y restaurantes, aunque las de hoteles van más retrasadas.

Algunos de estos datos son los que la Autoridad Fiscal (Airef) incorpora en su modelo de predicción en tiempo real (Mipred). Hace una semana, la Airef estimó una caída del PIB superior al 18% para el segundo trimestre; ahora lo ha corregido, al -14% (el Banco de España apunta una horquilla de entre el 16% y el 22%) y eso le hace esperar una recesión anual en el entorno del 9% (enorme, sí; pero casi cuatro puntos menos que el FMI) tras escuchar el latido diario de la recuperación.