10 ago 2020

Ir a contenido

EMPEORAMIENTO DE LAS PERSPECTIVAS

El FMI sitúa a España como la economía más damnificada por el coronavirus

El PIB español se contraería este año un 12,8% para crecer un 6,3% en 2021

El organismo internacional vaticina una recuperación más lenta de lo esperado hace dos meses

Ricardo Mir de Francia

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la reunión anual de octubre del 2019 del organismo.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la reunión anual de octubre del 2019 del organismo.

Ninguna de las grandes economías mundiales saldrá tan mal parada de la crisis generada por el coronavirus como España. Solo Italia la iguala. El Fondo Monetario Internacional calcula que la economía nacional se contraerá este año un 12,8%, casi cinco puntos más de lo predijo en abril, un mes después de que comenzaran los confinamientos. El correctivo es superior al previsto por la OCDE (11,1%) y al  peor escenario barajado por el Banco de España (11,6%) siempre que no haya un rebrote del virus. Pero quizás lo más desalentador no es el impacto inmediato de pandemia, sino la lenta recuperación que vaticina el organismo internacional en todo el mundo. En la península se traduciría en un crecimiento del 6,3% del PIB en el 2021, básicamente la mitad de la riqueza que se perderá este año. 

De la debacle prácticamente no se salva nadie. Ni las economías avanzadas ni las emergentes ni los países pobres. El 95% de las economías mundiales registrarán un crecimiento negativo de los ingresos per cápita, según afirmó la economista jefe del Fondo, Gita Gopinath. La factura global rondará los 12 billones de dólares en los dos próximos años, que se evaporarán a una velocidad sin precedentes en muchas décadas. "La pandemia del Covid-19 ha tenido un impacto peor del esperado en la primera mitad del 2020 y la recuperación se prevé más gradual de lo previsto hasta ahora", dice el informe del FMI presentado esta mañana en Washington. 

"Una crisis como ninguna otra"

Su título es muy ilustrativo: "Una crisis como ninguna otra, recuperación incierta". La contracción mundial será en este ejercicio del 4,9%, casi dos puntos más que hace dos meses, para crecer nuevamente en el 2021 el 5,4%. El Fondo atribuye sus revisiones a la baja a la persistencia de las medidas de distanciamiento social, que espera que se prolonguen en esta segunda mitad del año, medidas que minarán la productividad de las empresas y el potencial de la oferta. "Esta crisis no tiene precedentes, es la peor recesión desde la Gran Depresión. Ya lo era en abril, pero ahora lo es todavía más", subrayó Gopinath. Lo único bueno es que se espera que sea más corta. La Gran Depresión duró en el mundo entre 1929 y 1939. 

El organismo multilateral no ha entrado a explicar con detalle el varapalo para España, pero ha dado suficientes pistas para atribuírselo a su dependencia del turismo, que representa casi el 15% del producto interior bruto español. "A medida que reabren los países, el repunte es desigual. Por un lado, la demanda está favoreciendo a sectores como el comercio minorista. Por el otro, está perjudicando a aquellos con un contacto social intensivo, como la hostelería y el turismo, que se mantendrán deprimidos", explicó Gopinath. "Los países que más dependen de estos sectores tendrán un impacto más profundo y prolongado”

El golpe económico para la economía española es, no obstante, muy parecido al de los países de su entorno. La contracción en Italia se espera del 12,8%, mientras que la francesa será del 12,5%. El vecino del norte es el que ha sufrido una revisión a la baja más acentuada, concretamente de 5,3 puntos. Tampoco le va mucho mejor al conjunto de la Unión Europea, que espera un bache superior al 10%, para repuntar el 6% el año que viene. Para el comercio exterior español, que depende de sus socios europeos y latinoamericanos, el panorama es sombrio. América Latina está sufriendo severos brotes de coronavirus y la previsión apunta a una contracción por encima del 9%.  

Algo mejor les irá a Estados Unidos y Alemania, con una caída del 8% en ambos. China es la única gran potencia con un crecimiento positivo para este año, el 1%, cinco puntos menos que en 2019. Todos estos números hay que tomarlos en cualquier caso con mucha cautela porque el Fondo reconoce que "la incertidumbre es mayor que nunca".

La factura laboral es particularmente aterradora. Las horas de trabajo perdidas en la primera mitad del año equivalen a la destrucción de 130 millones de empleos en todo el mundo, una cifra que crecerá hasta los 300 millones en la segunda mitad del 2020, según los cálculos de la Organización Internacional del Trabajo. "El impacto adverso es especialmete agudo entre los hogares con menores ingresos, lo que pondrá en peligro el progreso realizado para reducir la pobreza extrema en todo el mundo", afirma el organismo que dirige Kristalina Georgieva.   El Fondo vaticinó en abril que el paro en España aumentará cuatro puntos para situarse cerca del 21% de la población activa.

Dudas sobre la fortaleza de la recuperación

Todo hubiera sido bastante peor de no haber sido por los masivos estímulos fiscales aprobados en todo el mundo o la liquidez inyectada por los bancos centrales, que han prevenido hasta ahora una crisis financiera y la oleada de quiebras empresariales que algunos presagiaban. 

La gran pregunta de cara al futuro pasa por saber cómo será la recuperación, si tendrá la forma de V, de U o de W. Las bolsas parecen apostar por la primera, a tenor de sus recientes repuntes, pero el FMI no lo tiene tan claro. "Aunque podemos decir que probablemente el mundo haya tocado fondo y que la recuperación ha empezado, es muy difícil predecir su fuerza porque no hay todavía una solución la crisis sanitaria”, dijo Gopinath refiriéndose a la ausencia de una vacuna o un tratamiento contra el Covid-19

Lo que está claro es que las finanzas públicas saldrán muy debilitadas tras el esfuerzo fiscal realizado para amortiguar el impacto económico de la pandemia. La deuda pública global batirá en 2020-2021 records históricos para situarse en el 101% del PIB global, 19 puntos más que hace un año. Mientras que el déficit publico global, aumentará 10 puntos para asentarse en el 14%, cifras que superan con creces a las de la crisis del 2008.

Temas FMI