10 ago 2020

Ir a contenido

efectos de la pademia

El Banco de España prevé que la economía caerá este año un mínimo del 9%

La actividad en el segundo trimestre registró un desplome de entre el 16% y el 21,8%

El declive en el escenario más negativo podría alcanzar este año el 15,1%, según el instituto emisor

Agustí Sala

Aviso en un comercio madrileño que acaba de abrir sus puertas.

Aviso en un comercio madrileño que acaba de abrir sus puertas. / JOSÉ LUIS ROCA

El Banco de España estima que en el segundo trimeste de este año, el conjunto de la actividad económica se ha desplomado entre el 16% y el 21,8% con respecto al primer trimestre, el momento de mayor importancia del confinamiento y la paralización de la actividad.

Tras esta etapa de fuerte declive, para el conjunto del año, la caída se situará entre el 9%, con una recuperación del 7,7% en el 2021 y del 2,4% en el 2022 y el 11,6%, con una recuperación del 9,1% y del 2,1% en el 2021 y 2022, respectivamente, según las proyecciones macroeconómicas de España 2020-2022 presentadas este lunes por el instituto.

En ambos supuestos no se alcanzará el nivel precrisis hasta al menos dentro de dos años, en línea con lo previsto por el Gobierno en las estimaciones remitidas a Bruselas en la actualización del programa de estabilidad. En el peor de los escenarios, la debacle podría ser del 15,1%, pero eso sería en el caso de que hubiera rebrotes importantes de la pandemia.  

En las estimaciones del mes pasado, la entidad, por boca de su gobernador, Pablo Hernández de Cos, se inclinó hacia un empeoramiento de las perspectivas y consideró que los escenarios más probables de caída de la actividad en el 2020 estarán en la opción del 9,5% o del 12,4%. Asimismo preveía una recuperación del 6,1%  y del 8,8% en el 2021, datos similares a las previsiones de abril. 

A juicio de la dirección general de Economía y Estadística del Banco de España, será difícil que la caída del conjunto de la economía sea inferior este año del 9%. En todo caso todo dependerá de si se producen o no rebrotes en la pandemia del coronavirus, que podrían llevar el descenso más hacia el terreno del 11%.

Más que en la zona euro

El descenso será mayor que en el conjunto del área del euro, con diferencias de en tornos a unos tres puntos, según los escenarios, pero la recuperación será más intensa. Eso se debe a que las medidas de distanciamiento social y restricciones de movilidad han sido más intensas y duraderas que en otros países comunitarios, lo que ha afectado a sectrors de peso como los servicios.

El mismo informe destaca que la tasa de paro será este año del 18,1% en la previsión que el Banco de España denomina de "recuperación temprana" y el 19,6% en la bautizada como "recuperación gradual". En ninguna de las dos perspectivas se estima que el dedsempleo baje de la cota del 17%.

El esfuerzo presupuestario para paliar los efectos de la pandemia, por su parte, se traducirá en un déficit público que este año acabará entre el 9,5% del PIB y el 11,2%. Eso se trasladará a la deuda pública, que se situará a finalo de año entre el 111,7 y el 119,3% del PIB.

Ante estas cifras, el gobernador ya hizo un llamamiento el mes pasado a una senda de consolidación fiscal y de reformas estructurales acordada en el Congreso de los Diputados por el máximo posible de fuerzas políticas y para mantenerla durante varias legislaturas.  

Según la dirección general de Economía y Estadística del Banco de España además de los escenarios de recuperación temprana y gradual, se podría producir otro panorama aún más sombrío, denominado de "recuperación muy lenta", si existieran importantes rebrotes del covid-19 y si los problemas de liquidez en muchas empresas derivaran en insolvencia, lo que provoica la destrucción de compañías y empleos.  

Crisis financiera

El informe detecta ciertos síntomas de recuperación, pero "aún en niveles muy bajos" en mayo, a medida que avanza el proceso de desescalada. En el primer trimestre de este año, el descenso del PIB fue del 5,2%, el doble que en el mismo periodo del 2009, en plena crisis financiera.

En ese periodo, entre enero y marzo, dos de las principales caídas se produjeron en el consumo de los hogares y familias, con el 7,3% y la inversión en vivienda, con el 12,3%.

A partir de mayo se han detectado ciertas mejoras, con "un aumento modesto" de afiliados a la Seguridad Social, especialmente en la construcción. A su vez se empieza a descender el número de asalariados inmersos en expedientes de regulación temporal de empleo (ertes), aunque aún suponen en torno a la quinta paerte del total, con unbos tres millones de beneficiarios.

Según las proyecciones del instituto emisor, en el tercer trimestre de este año se podría registrar una recuperación de entre el 16% y el 19% y de entre el 3% y el 6,3% en el cuarto.