21 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

La imparable ola feminista

La ley de violencia sexual es una de las manifestaciones más claras de lo que puede lograr el activismo y el movimiento feminista

firma editorial cast

El Periódico

Una manifestante sostiene una pancarta durante la concentración estudiantil del pasado 8-M de Barcelona

Una manifestante sostiene una pancarta durante la concentración estudiantil del pasado 8-M de Barcelona / Albert Bertran

Hay algunos factores que hacen que el 8-M de este año sea diferente al de anteriores ediciones. Uno de ellos es la epidemia de coronavirus, que podría frenar la afluencia de personas a las manifestaciones que se han convocado, por el temor a un contagio. La expansión mundial del covid-19 ha empujado a ciudadanos, empresas e instituciones a extremar las medidas de precaución, e incluso se han suspendido congresos, actos deportivos y otros acontecimientos masivos. Entraría, pues, dentro de la normalidad que las acciones feministas previstas para este 8-M no sean tan multitudinarias como en otras años. 

Otro factor distintivo tiene que ver con el calendario: que la jornada reivindicativa sea en domingo, y por tanto día no laborable en numerosos sectores, ha desincentivado la convocatoria de una huelga feminista a nivel estatal (aunque sí hay llamamientos al paro en Catalunya y otras autonomías). No habrá tampoco, entonces, la clamorosa ausencia de mujeres en sus puestos de trabajo que en el 2018 y el 2019 visibilizaron con éxito que sin ellas (sin nosotras) se para el mundo. Por todo ello, este 8-M puede que sea menos vistoso en las calles, pero el mensaje feminista sigue vivo y vigente. Hay razones de sobras para reivindicar la igualdad. Las noticias que recibimos a diario, desde los asesinatos machistas hasta la brecha salarial o los casos de acoso como los admitidos, tras su mea culpa, por personajes como Plácido Domingo, bastan por sí solas para seguir en esta batalla. Ni el coronavirus ni el hecho de que el 8-M caiga en domingo restan un ápice a la fuerza de la reivindicación.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El Día de la Mujer de este año coincide además con la flamante aprobación en el Consejo de Ministros de la ley de violencia sexual. Al margen de interpretaciones políticas, esta ley es una de las manifestaciones más claras de lo que puede lograr el activismo y la lucha feminista. Sin la presión social y la indignación que despertó la primera sentencia de 'la Manada', que calificaba de abusos lo que finalmente el Supremo acabó considerando violación, no se habría producido el cambio legislativo que pone en el centro el consentimiento expreso a mantener relaciones sexuales. En definitiva, que solo sí es sí.

Este avance se ha visto empañado, no obstante, por el enfrentamiento entre los dos socios del Gobierno de coalición, PSOE y Podemos. Las desavenencias entre los ministerios de Igualdad y de Justicia, avivadas con la acusación de «machismo» de Pablo Iglesias a este último, hizo que la bronca política arrebatara el protagonismo al contenido de la ley. La participación en los actos institucionales del 8-M de líderes socialistas y morados por separado intensificarán la imagen de desunión dentro del Ejecutivo, tan perjudicial para llevar a cabo el programa progresista y feminista que, sobre el papel, ambos partidos aseguran defender.

La división dentro del Gobierno no es la única que, lamentablemente, veremos este 8-M. El movimiento feminista se halla fragmentado en múltiples frentes, gastando energías en batallas internas, ignorando que para conseguir los cambios profundos que necesita esta sociedad hay que ir todas a una. Todas también a nivel global, porque cuando las plazas de todo el mundo se llenan de mujeres cantando 'El violador eres tú', himno que denuncia el machismo institucional que impregna desde la educación hasta la justicia, significa que este problema no conoce ni fronteras ni clases.

Un repaso a las discriminaciones de género que se siguen perpetuando demuestra que no podemos bajar la guardia. Las estadísticas indican que las mujeres tienen más riesgo de caer en la pobreza y que acaparan los empleos precarios. Que aumentan los crímenes machistas (55 asesinadas en España el 2019, la cifra más alta en los últimos cinco años). Que apenas hay científicas liderando proyectos que sirvan de referente a niñas y jóvenes.  Pero también hay logros: la mencionada ley del sí es sí, la mayor concienciación contra el acoso tras la sentencia de Harvey Weinstein y el escándalo de Plácido Domingo, la ampliación del permiso de paternidad (que facilita la conciliación). Mientras algunos reaccionarios se revuelven por mantener los privilegios de un sistema patriarcal desfasado, la ola feminista avanza imparable.

Nos queremos vivas. Nos queremos libres. Feliz 8-M.