07 jun 2020

Ir a contenido

LEY DE VIOLENCIA SEXUAL

Iglesias aviva la tensión entre PSOE y Podemos por la ley de violencia sexual

El vicepresidente segundo del Gobierno asegura que hay "mucho machismo frustrado" en las "excusas técnicas" de Justicia

Desde el Ministerio de Juan Carlos Campo se asegura que su compromiso con la igualdad es "el eje central" en todas sus políticas

Miguel Ángel Rodríguez / Ángeles Vázquez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias / DAVID CASTRO

La aprobación por el Consejo de Ministros de la ley de violencia sexual no cerró la grieta abierta entre PSOE Unidas Podemos a causa de esta normativa. Las discrepancias entre socialistas y morados por la tramitación del texto legislativo parecían solventadas a última hora del lunes cuando quedó claro que el Gobierno incluiría el proyecto normativo en la reunión semanal del Gobierno haciéndolo coincidir con la semana del Día Internacional de la Mujer. Sin embargo, horas después de que el Ejecutivo dieran el visto bueno a la ley, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, reabrió el conflicto con sus socios al asegurar que hay "mucho machismo frustrado" en las "excusas técnicas" que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, argumentó para tratar de retrasar la puesta en marcha de la ley.

Los roces en el Gobierno de coalición a causa de La introducción en el Código Penal del 'solo sí es sí' se vienen produciendo hace ya varias semanas. Desde mediados de febreros, fuentes del ministerio de Igualdad, liderado por la 'podemista' Irene Montero, recriminan a Campos el escudarse en "generalidades de procedimiento, sin concretar" para dilatar la tramitación de la ley. Y en el entorno de Sánchez acusan a los morados de "cierta bisoñez". Unos roces que parecían solventada con la aprobación de la ley. Un éxito para los ministros de Podemos que, al parecer, no fue suficiente para Iglesias.

Retomar el conflicto

El vicepresidente segundo del Gobierno cargó contra sus compañeros de Gobierno al ser preguntado por si compartía las afirmaciones de que tanto la vicepresidenta, Carmen Calvo, como el responsable de Justicia habían alegado "excusas técnicas" para que no prosperara la ley. "A las mujeres en este país se les ha puesto muchísimas excusas. Creo que históricamente las excusas han sido una manera de tratar de limitar y tratar de detener el avance del movimiento feminista. En las excusas técnicas creo que hay mucho machismo frustrado", respondió Iglesias tajante.

Desde Justicia se aseguró que todas las cuestiones técnicas aportadas trataban de que la ley, cuyo "espíritu comparte", fuera la mejor de las posibles. Para ello se contó con la experiencia de sus expertos en las distintas jurisdicciones y se propuso los cambios que entendió más convenientes desde la "lealtad".

De hecho, la Comisión de Codificación del ministerio trabajó durante toda la anterior legislatura en una reforma de los delitos sexuales que no pudo salir adelante por la disolución de las Cortes. Ello hizo que para el ministerio de Juan Carlos Campo contara ya con un amplio conocimiento de la materia reformada antes de disponer incluso de texto propuesto por Irene Montero.

Además de ello, fuentes de Justicia destacaron el compromiso con la igualdad del ministerio y del propio ministro y recordaron que anualmente prepara unas jornadas específicas para formar en este aspecto a los distintos operadores jurídicos.

Templar gaitas

Fueron Calvo y Montero quienes se dedicaron a templar gaitas y dejar a un lado el conflicto. La vicepresidente primera, antes de que Iglesias se pronunciara, ya dejó claro que el proceso de elaboración del texto legislativo fue "lo normal" cuando se trata de un proyecto "complejo". "No tiene ninguna especialidad diferente", defendió. En este mismo sentido, hizo hincapié en que dentro del Gobierno están "orgullosos" del resultado porque varios ministerios han trabajado de manera coordinada, "con el impulso" que ha dado la ministra morada a la ley, "colocando este proyecto con rapidez y agilidad". 

Por su parte, Montero también rebajó el choque con Calvo y Campos y aseguró que los desacuerdos en el Consejo de Ministras se quedan dentro de la reunión de los ministros. Además, en una entrevista en El Intermedio aplaudió el compromiso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para sacar adelante la ley.