Ir a contenido

Flexibilizar la inmersión lingüística

Lenguas para conocer y amar

LEONARD BEARD

Lenguas para conocer y amar

Miquel Iceta

Hemos de adaptarnos a la realidad sociolingüística de cada escuela e instituto. Y asegurar el pleno dominio del catalán, castellano e inglés por parte de todos los alumnos vivan donde vivan

Sí, comprèn-la i fes-la teva també,

des de les oliveres,

L'alta i senzilla veritat de la presa veu del vent:

"Diverses són les parles i diversos els homes,

I convindran molts noms a un sol amor" 

Salvador Espriu

Con mucho gusto respondo a la amable invitación de Joan Tardà a comentar la propuesta socialista de flexibilizar la inmersión lingüística, lejos del ruido y la simplificación de Twitter, que tanto Joan como yo conocemos bien.

Defendemos un modelo que recibe las críticas de los partidarios del monolingüismo, tanto los contenidos en el manifiesto Koiné como los objetivos españolizadores de los partidarios del exministro Wert.

Ya en 1981 en una declaración de la dirección del PSC nos comprometíamos a "una labor permanente y vigilante a favor del restablecimiento de la normalidad del catalán como lengua propia de Catalunya [definición estatutaria], una actitud firme en la defensa de los derechos de las personas en su lengua, ya sea la catalana o la castellana: un rechazo decidido ante cualquier intento de división del pueblo trabajador de Catalunya".

Los socialistas queremos plantear una alternativa para flexibilizar y modernizar la inmersión teniendo como principio inspirador básico la igualdad de oportunidades porque siempre hemos entendido que la igualdad de oportunidades es la mejor herramienta para asegurar la cohesión social.

Pluralidad política y cultural

Sabemos que Catalunya, como dijo Vicens Vives, ha sido y es "fruto de muchas semillas" y que solo puede garantizar su continuidad y construirse un futuro común desde el respeto a su pluralidad política y cultural y desde el denominador común que mezcla y fusiona. Quien atenta contra este amplio consenso atenta contra la Catalunya que hemos construido, que queremos y que defenderemos.

No es con la consolidación de dos comunidades inconexas o, peor, en conflicto, como se hace Catalunya: así solo se deshace. Siempre lo hemos dicho y hemos ejercido de bisagra y de crisol contra este mal. La política lingüística que hemos impulsado en todo momento ha sido un factor clave en este dirección.

Tres criterios han inspirado la política lingüística del PSC:

1. Respeto absoluto a los derechos lingüísticos de los hablantes, tanto en catalán como en castellano.

2. Situar la lengua catalana como centro de gravedad del sistema educativo y de los medios públicos de comunicación y promoción del catalán en el contexto global.

3. Escuela común, con el fin de no separar a los niños por razón de lengua.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pensamos que es el momento de una actualización. La realidad lingüística actual tiene poco que ver con la de los años 80. Los tres criterios deben seguir siendo vigentes en la realidad actual. ¿Cómo? Adaptándose a la realidad sociolingüística de cada escuela e instituto. Y asegurando el pleno dominio del catalán, castellano e inglés por parte de todos los alumnos vivan donde vivan. En algunos lugares habrá que reforzar el catalán, en otros el castellano y el inglés en todas partes. ¿Quién puede estar en contra de este principio? Solo aquellos que persiguen una sociedad monolingüe.

El documento del Departament d'Educació 'El model lingüístic del sistema educatiu de Catalunya. L’aprenentatge i l’ús de les llengües en un context educatiu multilingüe i multicultural' difundido en octubre del año pasado es muy claro al respecto: "Las lenguas curriculares (catalán, castellano y extranjeras) se tratan como lenguas de aprendizaje y como vehiculadores de contenidos durante el tiempo lectivo y el tiempo escolar de acuerdo con los proyectos lingüísticos de cada centro".

Avanzar hacia un modelo plurilingüe

Por lo tanto, es necesario seguir avanzando hacia un modelo plurilingüe en la educación que haga realidad el deseo de Marta Mata de hacer que "nuestros niños conozcan y amen el catalán y el castellano". Los socialistas ahora añadimos el inglés.

Hay que evitar toda instrumentalización política de las lenguas. Las lenguas son para comprender el mundo, para comunicarse, para hablar, para entenderse. Y no se puede aceptar que nadie las convierta, intencionadamente o no, en munición contra el otro, en un campo de batalla excluyente que juega a la contra de la pluralidad y la igualdad de oportunidades.

En el congreso que celebraremos dentro de unos días, los socialistas debatiremos esta flexibilización de la política lingüística para modernizarla, con el máximo empoderamiento y apoyo de los profesores y de las profesoras, junto con propuestas como hacer que, de forma progresiva, la emisión por defecto de los medios de comunicación sea en versión original subtitulada. Este será también un instrumento para conocer y amar todas las lenguas.