30 mar 2020

Ir a contenido

Homenaje a Marta Mata en el décimo aniversario de su muerte

Los socialistas reivindican el papel de la pedagoga en la defensa del catalán y de la educación infantil

EL PERIÓDICO / BARCELONA

La pedagoga Marta Mata en mayo del 2006, unas semanas antes de su fallecimiento.

La pedagoga Marta Mata en mayo del 2006, unas semanas antes de su fallecimiento.

La figura de la pedagoga Marta Mata, de cuya muerte se celebra dentro de unos días el décimo aniversario, ha servido este sábado para reivindicar "un nuevo modelo educativo que sea justo, equitativo, de cohesión social, respetuoso con la diversidad del Estado y que trabaje por la igualdad de oportunidades", muy distinto del sistema implantado con la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) del presidente Mariano Rajoy. Mata ha sido el eje del programa educativo presentado por el PSC, donde la educación infantil y el uso de la lengua catalana son determinantes.

Continuadora del legado pedagógico de su madre, Àngels Garriga, y fundadora del movimiento de renovación educativa Rosa Sensat, Mata fue elegida en 1977 diputada socialista en la legislatura constituyente, diputada en el Parlament de Catalunya, senadora y concejala de Educación en el Ayuntamiento de Barcelona. El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha citado a la pedagoga para asegurar que "la lengua no debe dividir". "Nuestro gran objetivo es hacer del catalán patrimonio común pero para hacer este camino no queremos de ninguna manera que se produzca una separación de los niños en función de la lengua de sus padres", ha subrayado.

La candidata del PSC en las elecciones generales, Meritxell Batet, ha puesto también de relieve el modelo "de éxito" de inmersión lingüística que legó Marta Mata ya que es "una apuesta por la libertad, la igualdad y la cohesión social". "Las guarderías no son un aparcamiento", ha continuado Batet, que ha reivindicado la importancia de la etapa educativa entre los cero y los tres años.