Ir a contenido

Al contrataque

El globo del ’baby Trump’, este martes, durante la manifestación en Londres contra el mandatario estadounidense.

ANDY RAIN (EFE)

Dejen de amenazar, señores

Xavier Sardà

Se pone en el mismo saco el 'brexit' duro, la crisis económica y la sentencia del 'procés'. Venga, que no decaiga

Estamos cansados de la amenaza pendiente respecto a la sentencia del 'procés'. Todo el mundo parece dar por sentado que aquí se va a montar un auténtico pollo y, para evitarlo o aminorarlo, no se hace más que repetir que es uno de los temas capitales de la legislatura nonata. Se pone dentro del mismo saco el 'brexit' duro, la crisis económica y la sentencia del 'procés'. Venga, que no decaiga.

Miren, aquellos que hemos ponderado hasta lo indecible para que esto no se incendiase, no merecemos vivir bajo el enigma implacable de la postsentencia. Que cada cual haga lo que considere oportuno y, si acaso, que haya una hondonada de ostias que es lo que beneficia a los 'indepes' y a los que quieren un 155 permanente revisable.  Eso sí, que aquí se monte un Hong Kong de la señora Pepeta no beneficiará a los que están en la cárcel. Solo faltaba que en el debate de política general los socialistas no presentasen una alternativa solvente al independentismo, y que Ciutadans se apuntase al “todo es ETA”. Por su parte, el Govern le saca indigno rédito a las detenciones de los presuntos. Gallinero sin huevos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Otra amenaza, lo del 'brexit' duro y sus dramáticas consecuenciasJohnson y sus mentalmente malcriados le dijeron al exmandatario belga que encabezaba la comisión europea sobre el tema que era intolerable una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte. Se quieren ir de Europa, pero piden fronteras amables. Solo esa. Pues haberlo pensado antes, adoquines. Basta de amenazas. Hagan el 'brexit' duro y que cada palo aguante su vela. El Parlamento del Reino Unido es ahora de quita y pon y van hacia el lado oscuro. Gran sentencia del Supremo. El 'impecheado' Donald Trump elogia a Boris Johnson. Se gustan.  Si es verdad que Dios los cría, que dimita.

Si llega la crisis

La crisis económica es otra amenaza con la que alegrar nuestra existencia. Dicen que ya viene. Vamos, que ya está aquí. Los economistas dicen que España crecerá menos. En Catalunya no sabemos nada porque el Govern es sordomudo y resistencial. El caso es que la amenaza de crisis planea sobre nuestras cabezas como un gigantesco pterosaurio. Mejor que no llegue la crisis, pero si tiene que llegar, que pase sin disimular con su curva de rendimiento infectada, con los bonos a corto chafados y la subida del petróleo. Pase y deje de amenazar con la deuda y la madre que la parió.

Ya está uno cansado de tantas amenazas, hasta el punto de que deberíamos erguirnos para poder pisar seguro y respirar y ser (Celaya) y para poder decir que ya estamos hasta las narices. Entiéndase aquí que 'narices' es un eufemismo de genitales. Miren, con el colesterol, los triglicéridos, las almorranas y el calentamiento global, ya tenemos amenazas suficientes. Paren, oigan.